Verde y Azul

Alicante ya es la nueva ‘sartén de España’ por el cambio climático

La inusual bonanza climatológica con que ha empezado noviembre, con días auténticamente primaverales, son una demostración de que el calentamiento está afectando de forma especial a Alicante. Las estadísticas demuestran que el número de noches tropicales (con una mínima de 20ºC) se ha triplicado allí en los últimos años y que las noches ecuatoriales (mínima de 25º) se ha duplicado en un solo año. La sensación térmica en Alicante durante el verano ya supera incluso a la del valle del Guadalquivir, considerado hasta ahora el lugar más tórrido de España. La ‘sartén de España’ se desplaza al Levante.

Temperaturas tropicales al inicio de noviembre en la provincia de Alicante, que han llegado para quedarse. La inesperada entrada de una potente bolsa de aire de poniente ha provocado que desde las primeras horas de la tarde del domingo la provincia de Alicante, sobre todo la franja litoral, haya registrado esta semana dos jornadas anómalas a mitad del otoño con máximas de 29 grados el pasado fin de semana y con el mar a 23/24 grados. El 1 de noviembre, festivo, fue un buen día para darse un chapuzón en un Mediterráneo ‘tropical’, algo totalmente inédito.

El viento de poniente posibilitó, además, un nuevo récord, ya que en ciudades costeras como Alicante la temperatura mínima no bajó de los 22 grados durante el fin de semana, es decir, una nueva ‘noche tropical’ y ya van 85 este año, según los datos del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante.

Imagen de la playa del Postiguet, este verano. Foto: Información

Su director, Jorge Olcina, tiene claro que «lo de las noches tropicales es una evidencia del cambio climático. Hemos tenido alguna en febrero y noviembre otros años, pero este año van ya 85. El Mediterráneo es la zona de España que más está notando sus efectos y la provincia es un ejemplo claro. Que la temperatura está en 23/24 grados arrancando noviembre es algo a tener muy en cuenta y debe preocuparnos».

Hasta hace un par de año, la media de noches tropicales en la provincia era de unas treinta al año, cifra que se ha triplicado ese año.

Se duplican las noches ecuatoriales (más de 25ºC) en un año

El aumento de la temperatura del mar Mediterráneo (29 grados en la costas de la provincia en pleno verano) ha tenido un efecto demoledor en el incremento del disconfort térmico del verano en la provincia de Alicante, ya que, por ejemplo, entre el 1 de junio y el 18 de agosto, el Laboratorio de Climatología de la Universidad censó un total de 71 noches tropicales, es decir, cuando la temperatura no baja de los 22 grados. De ellas, cinco fueron ecuatoriales (25 grados o más de mínima), el doble que en el verano de 2020, y completadas con un alto grado de humedad.

La causa directa es la temperatura del mar y según Jorge Olcina, es ya un hecho que en verano en ciudades como Alicante la temperatura no baja de los 20 grados en ninguna noche del verano, sobre todo en el centro urbano, donde los edificios también ayudan a mantener el calor. Es decir, en muchas ciudades todas la noches son tropicales en verano. La última sucesión seguida de noches ecuatoriales, cinco en agosto, ya se había dado en el verano de 2015.

Bañistas en Benidorm. Foto: Información

El Laboratorio de Climatología alerta de que, en los últimos diez años, el aumento y combinación calor y humedad han hecho que durante el verano la sensación térmica (bochorno), sobre todo por las noches, llegue a ser más alta que en el Valle del Guadalquivir, la zona considerada como la más tórrida de España.

En la provincia, esta situación se aprecia perfectamente en los centros urbanos de Torrevieja, Elche, Alicante, Benidorm y Dénia, según apunta Jorge Olcina, autor de un estudio junto a Samuel Biener. Las noches tropicales se han triplicado desde 1980 y como anécdota hay que destacar que el barrio de La Florida, en la ciudad de Alicante, pasa por ser el horno del municipio, según los cálculos del informe.

Debido al calentamiento del Mediterráneo, el efecto de la ‘isla de calor’ que ejercen las ciudades y el cambio climático, se está produciendo un aumento muy importante en las últimas décadas de las noches tropicales, y sobre todo, de noches tórridas (25º o más), según el informe de Climatología.

En los últimos 40 años, la temperatura media del mar frente la costas de la provincia ha aumentado 1,3 grados, triplicando, incluso, a la de la temperatura del aire. Una circunstancia que a medio y largo plazo tendrá consecuencias importantes para la propia vida en la franja litoral, intensamente ocupada, donde reside e60% de la población y en la que urge actuar, según advierte el climatólogo Jorge Olcina.

Olcina subraya, en este sentido, que el calentamiento del mar es imparable desde 1982, y obliga tomar medidas, difíciles, pero necesarias.

El cambio climático va a provocar que tengamos un gran temporal marítimo cada dos o dos años y medio, cuando hace 20 años eran muchos menos frecuentes.

Además van a ser más intensos, y no solo en la generación de lluvias torrenciales, sino en la mayor virulencia del mar batiendo contra la costa, señalan los expertos.

El resto de la costa de la Comunitat Valenciana sufre también un considerable aumento de los rigores climáticos, pues las noches tropicales se han multiplicado por más de cuatro desde 1980. En todo caso, la situación afecta de forma generalizada a la provincia de Alicante, convertida ya en avanzadilla del calentamiento global en España.

Foto principal: Campo en Orihuela. Foto: Efe

Te puede interesar: ¿Huracanes en el Mediterráneo? Ya están aquí

1 comentario