Verde y Azul

Abre la primera planta europea para reciclar el poliestireno de las demoliciones

Reciclar el poliestireno procedente de las demoliciones de edificios será a partir de ahora más sencillo en Europa, tras la apertura en los Países Bajos de la primera planta del continente especializada en esta tarea.

El poliestireno expandido (EPS) es una especie de espuma plástica muy empleada en la construcción como aislante térmico o acústico debido a su gran capacidad de resistencia a la humedad, al envejecimiento o la acción de microorganismos que provocan la putrefacción de los materiales.

Su composición se basa aproximadamente en un 2% de poliestireno y un 98% de aire, y son precisamente esas cavidades las que hacen que sea un buen material de aislamiento para edificios. Por su ligereza también se emplea en embalajes, envolturas y empaquetado de todo tipo de productos. Un ejemplo de ello son las frecuentes bandejas blancas de poliespán que se emplean para la conservación de alimentos.

Esa pequeña proporción de poliestireno que conforma el EPS es plástico 100% reciclable, aunque siempre ha sido un proceso muy complejo ya que debe separarse del resto de residuos de la construcción como, por ejemplo, el cemento, cuando se retira durante los procesos de demolición.

Además, el propio procedimiento químico que requiere la fabricación del poliestireno expandido supone, en sí, un gran hándicap para poder reciclar este material.

Inauguración de la planta de Terneuzen.

El EPS se obtiene a partir de pequeñas “bolitas” de poliestireno que se someten a altas temperaturas para que esas cuentas se expandan -ya que contienen pentano, un agente expansor-.

Después se dejan enfriar, se introduce aire en los huecos generados en su interior y a continuación vuelven a pasar por vapor de agua para que las cuentas se suelden entre sí.

Nueva planta en los Países Bajos para reciclar el poliestireno

De esto se encargará desde esta semana la planta PolyStyreneLoop, inaugurada hace pocos días en Terneuzen, en los Países Bajos, una fábrica en la que se eliminarán de forma segura aditivos e impurezas propias del cemento para poder reciclar el poliestireno expandido y también el extruído (XPS), con una composición diferente pero también con gran capacidad de aislamiento.

Se trata de la primera instalación de este tipo en todo el continente, por lo que se ha considerado un “hito para el reciclaje de plásticos” en Europa.

De hecho su codirector, Lein Tange, lo definió como “un paso más” para conseguir cerrar el ciclo del reciclaje del EPS en suelo europeo y avanzar hacia el concepto de economía circular también en el ámbito de la construcción.

La idea es sencilla: reciclar la espuma de poliestireno de la construcción y las demoliciones para convertirla en nuevos materiales aislantes empleados en la obra.

La planta de reciclaje de Terneuzen.

La PolyStyreneLoop se encargará de recoger y reciclar residuos de demoliciones de otros países para convertirlos en material aislante nuevo y de alta calidad. El aditivo resultante y otros tipos de impurezas, como el cemento, se eliminarán «de forma segura, mientras se recupera el valioso bromo», señala la empresa.

Capacidad para reciclar 3.300 toneladas métricas al año

La planta tiene capacidad para reciclar 3.300 toneladas métricas de residuos de demoliciones al año, permitiendo así que las espumas de poliestireno puedan «integrarse completamente en la economía circular».

«Espero que esta nueva planta contribuya a una renovación de edificios más sostenible», indicó el alcalde de Terneuzen, Erik van Merrienboer, en la inauguración oficial de la planta.

Para el secretario de Estado neerlandés de Infraestructura y Gestión del Agua, Stientje van Veldhoven, esta planta es «un activo para Países Bajos y Europa» y es un «gran ejemplo de creación de valor» y «un modelo de negocios que merece ser propagado, y que lo será».

La estructura legal de PolyStyreneLoop también es única. Sus miembros engloban más de 70 representantes de la industria de toda la cadena de valor del poliestireno, incluyendo productores de materias primas, fabricantes, proveedores de aditivos, transformadores y recicladores, así como EUMEPS, la asociación y voz de los fabricantes europeos de poliestireno expandido.

Representando a la industria española, Anape (Asociación nacional de Poliestireno Expandido) es miembro de la Cooperativa PolyStyreneLoop que fue formada con el apoyo del programa LIFE de la Unión Europea.

Web de la cooperativa PolyStyreneLoop: https://polystyreneloop.eu/

También te puede interesar: Las diez claves (y las cinco carencias) de la nueva Ley de Residuos de España

Ana I. Montañez