Verde y Azul

¿Qué es la COP26 de Glasgow y qué va a suceder allí?

Acordar recortes más severos en las emisiones para poder cumplir los objetivos del Acuerdo de París, garantizar la financiación climática de los países pobres, clarificar el mercado de emisiones de carbono y convencer a China para que acelere su transformación energética son los grandes ejes en torno a los cuales girará la Cumbre de Glasgow COP26, que tendrá lugar del 1 al 12 de noviembre.

¿Qué es la COP26? Este término significa Conferencia de las Partes número 26, es decir, la vigesimosexta reunión de los países desde la Cumbre de la Tierra de Brasil, celebrada en 1992, donde se acordaron estas reuniones anuales. Por tanto, son reuniones anuales (aunque el año pasado no se celebró por la pandemia) y cada vez tienen más repercusión mediática por la gravedad que ha alcanzado la situación climática.

“Más ambición”. Esta es la frase que sale de todos los expertos y casi todos los políticos que estos días hablan sobre la Cumbre de Glasgow. El Acuerdo de París de 2015 (COP21) marcó el camino a seguir, pero en la COP26 se deben actualizar, concretar y perfilar las estrategias de actuación acordadas en aquella ocasión. Ese es el deseo común, pero a efectos prácticos ¿qué cabe esperar de la nueva cumbre?

Cumbre de la Tierra de 1992, el punto de partida de las COP. Foto: Efe

La buena noticia es que no  hay ninguna potencia que abiertamente quiera torpedear los objetivos de París (todos, en mayor o menor medida, reman en la misma dirección), pero la mala es que la situación climática empeora más rápidamente de lo previsto.

No subir más de 1’5º C para 2100: objetivo clave

Los últimos informes de la ONU apuntan a que, de mantenerse la situación actual (incluso con los recortes de emisiones ya aprobados), la temperatura global puede llegar a subir 2,7º C, o incluso más, a final de siglo, en vez de solo 1’5º C, como se decidió en París. Por tanto, todo indica que Glasgow producirá una nueva ‘vuelta de tuerca’ para acordar recortes más severos en las emisiones.

Para ello, los diferentes países deben presentar actualizados en la cumbre sus estrategias nacionales de reducción de emisiones, de modo que se garantice no sobrepasar los 1,5ºC de calentamiento para 2100, teniendo en cuenta los nuevos informes científicos. Eso requerirá nuevos esfuerzos.

Los científicos estiman que las emisiones deben reducirse en un 45% para 2030, en comparación con los niveles de 2010, y de ahí a cero emisiones netas para 2050, si se quiere que el mundo tenga posibilidades de permanecer dentro del umbral de 1,5 ° C.

“Los esfuerzos que hay que hacer a nivel internacional para quedarse en 1,5 grados y no llegar a 2 son gigantescos”, ya que una diferencia de medio grado implica “cientos de millones de personas afectadas por la subida del nivel del mar y los fenómenos meteorológicos extremos”, asegura el investigador del CSIC Valladares.

Más de 70 países han presentado sus planes de reducción de emisiones (NDC, en inglés), pero todavía faltan muchos por hacerlo y cabe esperar que en la nueva cumbre se incremente su número, si bien es cierto que los grandes contaminantes ya las tienen en marcha.

Financiación para los países pobres

Otra de las cuestiones que deberá resolver la cumbre es la financiación de las acciones contra el cambio climático en los países más empobrecidos. La llamada financiación climática es el dinero que se envía a dichos países, desde fuentes públicas y privadas, para ayudarles a reducir las emisiones y hacer frente a los impactos que ya están sufriendo por el clima extremo. En la COP de 2009 en Copenhague se prometió a los países más desfavorecidos que recibirían 100.000 millones de dólares al año para el año 2020.

Sin embargo, esa promesa se ha incumplido parcialmente. La OCDE señaló en un informe hecho público hace pocas semanas que el año pasado solo se entregaron alrededor de 80.000 millones de dólares.

Por tanto, los países receptores de estas ayudas quieren recibir en esta cumbre la seguridad de que el dinero llegará lo antes posible y quieren ver un nuevo acuerdo financiero que amplíe además los fondos disponibles más allá de 2025.

Regular el mercado de emisiones

Asimismo, en la agenda de la cumbre está presente el ya viejo debate sobre el artículo 6 del Acuerdo de París, aquél que alude a la compraventa de derechos de emisión de carbono. En líneas generales, establece un mecanismo por el cual los países ricos más contaminantes  pueden realizar sus recortes de emisiones en otros países diferentes, pagando las instalaciones necesarias (como un parque fotovoltaico, por ejemplo), ayudando de este modo a dicho país con esa inversión y, al mismo tiempo, contabilizando como propia esa reducción de emisiones.

Foto: Efe

Sin embargo, es un mecanismo con grandes márgenes para la manipulación y el mercadeo, con lo que el reto de la cumbre es fijar de manera estricta su funcionamiento y garantizar que la reducción de emisiones se haga en todos los países, tanto ricos como pobres.

Por otra parte, los ojos del mundo estarán, una vez más, situados sobre China, el mayor emisor del mundo. La posición de su gobierno parece ir en la buena dirección, sobre todo después de que haya anunciado las cero emisiones netas en el país para 2060.

Junto a esta promesa, el presidente Xi Jinping anunció el pico máximo de emisiones en 2030,  pero todo parece indicar que durante la cumbre se presionará al gobierno chino para que adelante ese momento a 2025. Y es que el esfuerzo que haga este país en concreto es suficiente como para variar significativamente el futuro del clima en un sentido u otro.

Foto principal: Efe

Página oficial de la COP26: https://ukcop26.org/

Te puede interesar: Efecto rebote de las emisiones: crecen un 4,8% en 2021

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario