Verde y Azul

Primer paso hacia la ‘vacuna’ contra la Xylella, la plaga de almendros y olivos

La Universidad de Alicante trabaja en una posible cura contra la plaga que azota los almendros y olivos de diferentes zonas del levante español y Baleares, la bacteria Xylella fastidiosa, a través de un convenio con Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana.

El convenio tiene un compromiso de financiación para cuatro años al objeto de desarrollar el proyecto ‘Investigación e implementación de estrategias microbiológicas para combatir el crecimiento de Xylella fastidiosa en la Comunitat Valenciana’, con tres expertos de la Universidad de Alicante como investigadores principales: Francis Mojica, microbiólogo y descubridor del sistema de reparación genética CRISPR; Jesús García, también microbiólogo, y Cesar Bordehore, biólogo y experto en modelización de sistemas dinámicos y coordinador de la Estación Científica Montgó-Denia.

En junio de 2015 se aprobó el Plan de Contingencia Español, diseñado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Almentación, con el apoyo de expertos y en colaboración con las comunidades autónomas. Dicho Plan tenía como principal objetivo evitar la introducción y la propagación de la bacteria en nuestro país. Incluía un Protocolo Nacional de Prospecciones para la detección precoz y un Programa de Erradicación que recoge las medidas que deben adoptarse en caso de detectar brotes.

A partir de ahí se desarrollaron prospecciones en todo el territorio nacional, lo que permitió la detección de Xylella fastidiosa en Baleares, Alicante, Madrid y Andalucía.

El proyecto alicantino, que se desarrolla tanto en los laboratorios del campus de la UA como en la Estación Científica Montgó en Dénia, pretende abordar una posible solución de esta enfermedad vegetal a partir de la utilización de proteínas naturales codificadas en el propio genoma de Xylella fastidiosa.

«Aunque está en una fase inicial, al menos a nivel de laboratorio se han identificado moléculas activas (denominadas endolisinas) que podrían ser candidatas a una futura acción preventiva tipo vacuna (aunque realmente no lo es) o curativa similar, al efecto de un antibiótico para luchar contra esta plaga que azota varios países y diferentes especies vegetales», explica Cesar Bordehore. Esta investigación es el intento más serio realizado hasta ahora para atajar esta problemática, que no solo afecta al almendro en estas comarcas españolas, sino que también está afectando a otras especies (olivo, cítricos, vid, entre otros) en diferentes países del mundo, por lo que su repercusión puede ser significativa en este sector.

El trabajo de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Comunidad Valenciana sobre el problema en el periodo 2017-2019 permitió localizar 60 municipios con algún vegetal infectado y 2.764 muestras positivas. Los resultados de las prospecciones realizadas en 2020 (a fecha de 16 de noviembre) señalan 428 muestras positivas en 17 términos municipales de la Marina Alta y la Marina Baixa.

La Estación Científica Montgó-Dénia- ESCIMO surge de un convenio entre la Universidad de Alicante, el Ayuntamiento de Dénia y el organismo Parques Nacionales, con el objetivo de promover la investigación aplicada en Dénia y la Marina Alta, donde existe un entorno natural (terrestre y marino) privilegiado.

Esta apuesta decidida del Ayuntamiento de Dénia por la investigación en materia de medio natural y ciencia aplicada empieza dar sus frutos en diferentes campos de la ciencia, como la microbiología, epidemiología, contaminación marina, contaminación del agua, conservación de la biodiversidad, restauración de ecosistemas, dinámica costera, seguridad en playas, entre otros. La estación cuenta con la participación de una extensa red de científicos de diferentes disciplinas e instituciones, tanto en España como a nivel internacional.

La primera detección de Xylella fastidiosa en Baleares se notificó en noviembre de 2016. Actualmente está presente en todas las islas excepto en Formentera, con más de 1.000 muestras positivas, tres subespecies de la bacteria (multiplex, fastidiosa y pauca) y cuatro tipos de secuenciación genética ST de la bacteria, que han afectado a más de 20 especies vegetales.

El 20 de enero del 2017 se publicó la Orden APM/21/2017, por la que se establecen medidas específicas de prevención en relación con la bacteria Xylella fastidiosa, adoptando la medida cautelar de prohibir la salida de Baleares de todos los vegetales para plantación, excepto semillas, de las especies cuya sensibilidad a las cepas europeas y no europeas de Xylella fastidiosa es conocida, en tanto se completen las investigaciones para conocer la presencia real de la bacteria en el territorio de las Islas Baleares.

Dada la presencia en Ibiza de la subespecie de la bacteria pauca, que sí afecta al olivo, las autoridades regionales han prohibido los movimientos de especies susceptibles desde la isla de Ibiza, para impedir con ello la propagación de esa cepa, no solo fuera de las islas, sino también entre islas.

Actualmente se está aplicando la estrategia de contención basada en la eliminación de los positivos y una vigilancia intensiva del organismo nocivo en todo el territorio balear.

Como consecuencia de las prospecciones oficiales anuales para la detección de la bacteria Xylella fastidiosa realizadas de acuerdo a la Decisión de Ejecución (UE) 2015/789, el 11 de abril de 2018, se notificó un positivo en un único olivo en el municipio de Villarejo de Salvanés (Madrid). Se está aplicando la estrategia de erradicación. Los resultados de los muestreos realizados no han arrojado nuevos positivos a la bacteria.

Por otro lado, en Almería detección se produjo como consecuencia de los controles que se deben hacer en los viveros previos a autorizar la circulación de material de alto riesgo en cumplimiento de la Decisión (UE) 2015/789. En abril de 2018, se notificó la detección de Xylella fastidiosa en 3 plantas de Polygala myrtifolia de un vivero dedicado al cultivo de plantas ornamentales en el municipio de El Ejido en Almería, con protección física frente a vectores.

La Xylella fastidiosa es una bacteria Gram-negativa, aeróbica, y cuyo óptimo de crecimiento se sitúa entre los 26-28ºC. Es una bacteria que se encuentra en el xilema, y se multiplica dentro de los vasos llegando a taponarlos y a obstruir el flujo de savia bruta, lo que provoca síntomas que se corresponden con falta de agua o carencia de nutrientes.

Artículo de referencia: https://www.mapa.gob.es/es/agricultura/temas/sanidad-vegetal/organismos-nocivos/xylella-fastidiosa/

Te puede interesar: La cubierta vegetal, clave para los cultivos

Hacer un comentario

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.