Verde y Azul

¿Por qué el gorrión está desapareciendo de las ciudades?

Tanto en España como en el conjunto de Europa se está registrando una caída en picado de las poblaciones de gorrión desde hace unas décadas. Esta tendencia es más acusada en las ciudades que en el campo. En España la situación es grave (aunque parece atisbarse una tímida recuperación), pero hay ciudades europeas donde han desaparecido el 90% de los gorriones.

Las poblaciones de gorrión han descendido en Europa más del 60 por ciento en los últimos cuarenta años en Europa. Solo en la última década, España puede haber perdido unos 30 millones de gorriones. Pero se ha registrado una ligera recuperación en los dos últimos años, según han desvelado SEO/BirdLife y el European Bird Census Council (EBCC) con motivo del Día Mundial del Gorrión, una iniciativa de Nature Forever Society que se celebra hoy, 20 de marzo.

Al menos desde que comenzaron los programas de seguimiento de aves comunes en Europa, en el año 1980, las poblaciones de gorrión común han caído en picado. Este declive fue más acusado en los primeros diez años. En cambio, desde la década de los noventa la población se mantuvo estable. De hecho, la tendencia para el gorrión común, si se considera solo el sur de Europa (España, Italia, Francia y Portugal) de la que se tienen datos desde 1989, se considera estable, según la información de EBCC, que reúne la información de los seguimientos de las aves comunes de todos los países del continente.

La información sobre las poblaciones de gorrión está disponible en España desde el año 1998, gracias al programa Sacre de SEO/BirdLife (censos anuales). En la península ibérica las poblaciones de gorrión común también han descendido en los últimos 25 años, pero se observa una ligera recuperación desde 2019.

No obstante, la tendencia de las poblaciones no es homogénea en las distintas regiones de España. Así, en la mitad sur de la península, Levante y la franja eurosiberiana es donde se registran los mayores declives, próximos al 10 por ciento desde hace dos años. Sin embargo, en la meseta norte y parte de Extremadura las poblaciones sí registran un ligero aumento.

SEO/BirdLife resalta que las poblaciones de pequeñas aves como el gorrión común son “muy fluctuantes”, por lo que solo un seguimiento a largo plazo determina la evolución real de cada especie. En el caso del gorrión común, estos altibajos llevan más de dos décadas mostrando, en conjunto,un franco declive en las poblaciones y, según SEO/BirdLife, la recuperación experimentada en los dos últimos años puede ser “un cambio de tendencia real o simplemente una pequeña mejora, como otras que ya ha tenido anteriormente en su manifestado declive a largo plazo”.

Aunque todavía no se conocen con exactitud los factores que están afectando a la especie, sí se ha constatado que las poblaciones de gorrión están descendiendo de forma más acusada en las zonas urbanas que en el medio rural. De hecho, diversos estudios científicos han revelado que el estado físico de las poblaciones de gorrión en las grandes ciudades es mucho peor que el de las que se encuentran en la periferia de esas mismas ciudades o el de las que se ubican en medios rurales.

En las ciudades, SEO/BirdLife identifica algunos problemas graves, como la falta de zonas verdes y de lugares adecuados para nidificar, dado que los edificios de nueva construcción son cada vez “menos amigables para las aves”. Asimismo, la dificultad cada vez mayor para encontrar alimento en las urbes modernas, el electromagnetismo, la predación, la eliminación de arboleda y la competencia con especies invasoras podrían ser algunos de los problemas que sufren los gorriones.

“Devolver la naturaleza y conservar la biodiversidad en las ciudades” resulta “imprescindible” para mejorar la situación de la fauna y la flora urbanas, dado que el 20 por ciento de las especies de aves que existen en el mundo y el 5 por ciento de las plantas vasculares habitan en las ciudades y algunas de esas especies están amenazadas.

Fuente: SEO/BirdLife

En el mundo rural existen otros factores, como la intensificación agrícola, el empleo abusivo de plaguicidas o el abandono de los pueblos. Porque, según SEO/BirdLife, también el despoblamiento rural afecta “negativamente” a los gorriones, que han evolucionado “muy ligados a su convivencia con el ser humano”.

Conseguir unas ciudades “más verdes y saludables para las aves y para las personas” es el principal objetivo del programa de Biodiversidad Urbana e SEO/BirdLife, que ha incluido diferentes campañas para dar a conocer la situación del gorrión común y de otras aves urbanas y que sean consideradas por los vecinos como“Aves de barrio”.

Tal y como recoge la web del programa ‘Aves de barrio’, ningún pájaro representa como el gorrión común la convivencia entre el ser humano y las aves silvestres, una relación que surgió “con la invención y expansión de la agricultura, hace 10.000 años. Desde entonces el gorrión se ha convertido en nuestro vecino alado más familiar y cercano, siendo rara su ausencia allí donde el ser humano se haya establecido”.

El informe ‘Gorrión común, ascenso y declive de nuestro vecino más fiel’, SEO/BirdLifedenuncia que el uso abusivo de agroquímicos y fitosanitarios no solo afectó a la salud de las personas, también impactó en la de las aves silvestres. Apunta asimismo que las últimas décadas del siglo XX fueron muy negativas, especialmente para los gorriones de las grandes capitales europeas, en las que se ha visto disminuir año tras año el número de ejemplares, arrojando datos realmente pesimistas para la especie.

Casi extinto en varias capitales europeas

“Londres constituye quizá uno de los casos más llamativos, ya que han desaparecido entre el 90 y el 95 por ciento de sus gorriones; aunque este descenso tan drástico es compartido por otras ciudades de Reino Unido como Glasgow o Edimburgo, y por la capital de Irlanda, Dublín”, recoge el documento.

Pero el problema no parece restringirse sólo a las islas británicas: en otras ciudades como Bruselas, Amberes, Gante o Hamburgo también se considera prácticamente extinto al gorrión común, y otras como Berlín, París o Praga han visto su número drásticamente disminuido. Además, en los países escandinavos se estima que se ha perdido alrededor del 40 por ciento de la población en las áreas más urbanizadas.

En España el gorrión común no atraviesa una situación diferente a la observada en otras partes del mundo. Gracias al programa Sacre de SEO/BirdLife, se estima que desde 2008 hasta 2018, la especie ha sufrido un descenso poblacional del 21 por ciento, lo que implicaría una pérdidas del orden de 30 millones de aves en tan sólo una década.

“Este declive es alarmante, pues de no estabilizarse la tendencia poblacional regresiva podríamos encontrarnos muy pronto con campos y ciudades sin apenas gorriones”, señala el informe. Resta ahora por ver si la ligera recuperación de la especie en 2019 y 2020 se consolida.

Página del programa “Aves de barrio”: https://www.avesdebarrio.seo.org/gorrion/

Informe de SEO/BirdLife sobre el gorrión: https://www.avesdebarrio.seo.org/wp-content/uploads/2019/03/Informe_gorrion_AvesDeBarrio.pdf

Hacer un comentario