Verde y Azul
osos asturias

Más informadores ambientales en Asturias por riesgo de encuentros con osos

El aumento de la población de osos en Asturias y la posibilidad de encuentros fortuitos con seres humanos ha llevado a la Fundación Oso de Asturias (FOA) a reforzar su trabajo de campo de seguimiento de la especie, así como la labor informativa sobre las mejores prácticas para una convivencia segura en las zonas oseras. Para ello, reforzará este verano el número de vehículos e informadores medioambientales en los parques naturales de Somiedo, Las Ubiñas-La Mesa y los Valles del Oso, y de manera puntual en otras áreas en las que puedan existir indicios de presencia de plantígrados.

La FOA resalta que la convivencia entre humanos y osos ha cobrado notable actualidad a raíz del incidente registrado en mayo en el concejo de Cangas del Narcea, donde una mujer resultó gravemente herida al encontrarse con un oso mientras paseaba.

El patronato de la FOA ha hecho suyas las consideraciones que a raíz de ese incidente ha elaborado su comité científico, al estimar que señala “pautas y líneas de trabajo útiles y adecuadas a las actuales circunstancias”.

El comité científico de la FOA ha elaborado un informe con seis puntos en relación al incidente registrado en Cangas del Narcea.

En primer lugar, el comité científico, y por extensión la FOA, espera y desea “la pronta recuperación de la mujer herida”, que ya se encuentra dada de alta y en su casa.

En segundo lugar, ante incidentes como el ocurrido en Cangas del Narcea, el comité científico llama a la “prudencia de todas las instituciones y entidades con responsabilidad social a la hora de valorar los hechos”. Porque “sin una adecuada información sobre lo sucedido, una interpretación apresurada puede contribuir a generar intranquilidad y confusión”, apunta.

Informadoras ambientales en un parque natural de Asturias. Foto: Efe

El comité resalta asimismo que la “profusa e impropia utilización” de términos como “oso humanizado”, “acción agresiva”, “oso habituado”, “oso peligroso” u “oso problemático” construyen y prejuzgan un relato de lo ocurrido que “no ayuda al conocimiento de las circunstancias habidas y al entendimiento por la sociedad de las causas de estos incidentes”.

El de Cangas del Narcea fue un “encuentro fortuito”, no un ataque

“Incluso el término ‘ataque’, que ha estado presente en prácticamente todos los titulares de noticias y comunicados, tiene una connotación ofensiva y ‘proactiva’ que no se ajusta al comportamiento ‘reactivo’, que todo indica ha rodeado este caso”, añade.

En tercer lugar, aunque reconoce que la información oficial disponible es “limitada” y muchos de los informes periciales y partes médicos tienen en estos momentos “carácter reservado”, el comité afirma que el de Cangas del Narcea fue “un encuentro fortuito de un oso con la mujer, en una pequeña carretera local y de unos pocos segundos, y que en la huida, el animal la golpeó con una de sus manos, derribándola”.

Como consecuencia de ello la mujer sufrió heridas graves en la cara y, como resultado de la caída, la rotura de la cadera. El lugar donde se produjo el accidente está ubicado a unos 400 metros del pueblo de Sonande, habitado por unas 30 personas y de donde es originaria la mujer accidentada. Por lo tanto, el incidente no ocurrió “en un núcleo habitado, y ni siquiera en sus inmediaciones”, destaca.

En cuarto lugar, la FOA subraya que estos incidentes son “extremadamente raros y excepcionales”. De hecho, el de Cangas del Narcea sería el octavo ocurrido en la Cordillera Cantábrica con la población de osos en las tres últimas décadas y el primero en Asturias.

El quinto punto recoge que la FOA estima “necesario” avanzar en el conocimiento de estos casos, las condiciones y características de los osos implicados y el comportamiento del animal y de las personas involucradas.

Porque “si bien el razonamiento de que más osos pueden causar más incidentes como el ocurrido es sencillo, la realidad es más compleja, como así lo atestiguan las investigaciones realizadas sobre este tipo de accidentes en todo el mundo”, señala.

“Ni siquiera en este caso, como en todos los ocurridos en las últimas décadas en la Cordillera Cantábrica, se puede hablar de un suceso en los alrededores de un núcleo habitado y que esté relacionado con la cercanía de los osos a los pueblos”, añade el comité científico de la FOA.

Incidentes excepcionales, pero con gran impacto social

Por último, el escrito resalta que la “excepcionalidad de estos incidentes” no evita el gran “impacto social” que ocasionan y que “no puede ser desatendido por los responsables de las políticas de conservación de la especie, especialmente en lo que a campañas informativas se refiere”.

“Queremos recordar aquí las recomendaciones que desde la FOA se han hecho en caso de encuentro cercano de osos y personas y a la que animamos a reforzar estas acciones educativas contribuyendo así a mejorar la convivencia y tolerancia social con estos magníficos animales”, recoge el escrito.

Entre las recomendaciones de la FOA en caso de encuentro con un oso están las de ser siempre prudentes;mantener la calma en todo momento; evitar si es posible el encuentro; no hacer frente al animal en ningún caso; hacerse notar si no nos ha visto y está a corta distancia, pero sin aspavientos ni voces; y retirarse hablando suave, sin gestos amenazantes, sin correr, sin hacer ruido y sin perderlo de vista.

En el improbable caso de un ataque, lo mejor es tumbarse boca abajo o en posición fetal, con la cara y la cabeza protegidas con las manos y permanecer inmóvil. Y en el caso de un encuentro en la carretera mientras se conduce, nunca perseguirlo, parar o reducir la marcha hasta que abandone la carretera, y encender las luces de emergencia

La Fundación Oso de Asturias es una entidad cultural privada sin ánimo de lucro, cuyo fin es promover y desarrollar actividades dirigidas a la conservación del oso pardo cantábrico y de su hábitat. Fue creada en el año 1992 por varias entidades asturianas sensibilizadas ante el inminente peligro de extinción que amenaza al oso pardo en España, con el fin de intervenir activamente en la protección de esta especie tan representativa de la fauna silvestre de la Cordillera Cantábrica.

Web de referencia: http://www.osodeasturias.es/

Qué hacer ante la presencia de un oso (guía): http://www.osodeasturias.es/resources/articles/410/attach/FOP_OSOS_Desplegable_Castellano-OK.pdf

Te puede interesar: https://verdeyazul.diarioinformacion.com/un-oso-pardo-ataca-y-hiere-a-una-mujer-en-asturias.html

 

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).

1 comentario

  • Al final la culpa ye de la paisana por salir a pasear!!
    Si vos ataca un oso hay que tirase a matase!! Nun podeis defendevos !!
    Si te mata un oso nun pasa nada pero si lu mates tu metente en la carcel y nun pagues con lo que tienes.