Verde y Azul
árboles ciudades

Los árboles refrescan las ciudades en verano, confirma un estudio

Los árboles son una poderosa arma para luchar contra las olas de calor que azotan las ciudades en verano debido al calentamiento global. Su presencia logra reducir la temperatura de las áreas urbanas en que se hallan, más incluso que aquellas áreas ajardinadas pero que carecen de árboles. El más amplio estudio realizado hasta ahora sobre este tema así lo confirma.

Los árboles urbanos influyen en las temperaturas de las ciudades, pero ¿cuánto y en qué contextos climáticos? Ahora, un estudio ha permitido constatar que las zonas urbanas europeas que disponen de árboles son aproximadamente de 2 a 4 veces más frías que aquellos espacios verdes urbanos sin árboles.

Esta es la principal conclusión de un trabajo liderado por la suiza Escuela Politécnica Federal (ETH) de Zúrich, realizado a partir de datos satelitales sobre las temperaturas de la superficie terrestre y la cubierta vegetal. Esta investigación ha obtenido datos de 293 ciudades europeas, algunas de ellas españolas.

Liderados por Jonas Schwaab, los autores explican en su artículo en la revista Nature Communications que, si bien se sabe que los árboles influyen en las temperaturas, su eficacia para mitigar el calor urbano en diferentes contextos climáticos y en comparación con los espacios verdes urbanos “no se ha estudiado lo suficiente”.

Parque arbolado en París. Foto: Pixabay

Así, basándose en datos de alta resolución, los investigadores han querido con este análisis confirmar el potencial de los árboles urbanos para conseguir ciudades más frescas y para ello compararon las diferencias de temperatura entre las zonas urbanas con árboles, los espacios verdes urbanos sin árboles y las zonas totalmente edificadas.

Además, calcularon las diferencias de temperatura de la superficie terrestre entre los pastos rurales, los bosques rurales y las zonas edificadas en forma de tejido urbano.

Las zonas verdes sin árboles, menos eficaces

Los autores descubrieron que los espacios verdes urbanos sin árboles son en general menos eficaces a la hora de reducir la temperatura de la superficie terrestre y su efecto de enfriamiento es aproximadamente 2-4 veces menor que el provocado cuando hay árboles urbanos.

Por otro lado, mostraron que estas plantaciones urbanas permiten disfrutar de temperaturas más bajas que las registradas en el tejido urbano en la mayoría de las ciudades europeas en verano y durante el calor extremo; esta diferencia es especialmente alta en las ciudades de Europa central.

En comparación con el tejido urbano continuo, las temperaturas medidas en zonas con árboles urbanos son en promedio 0-4º C más bajos en las regiones del sur de Europa y hasta 8-12º C más bajos en Europa Central.

El enfriamiento en función de las diferentes estaciones también muestra un claro patrón regional.

De este modo, en ciudades del sur de Europa, como Córdoba (España), y de Turquía, como Gaziantep y Antalya, el enfriamiento durante la primavera es mayor que el que ocurre en verano (o muy cercano a él). En las ciudades europeas de todas las demás regiones el enfriamiento es más alto durante la época estival.

Córdoba, una de las ciudades analizadas. Foto: Pixabay

El enfriamiento durante el otoño es más bajo en todas las ciudades y regiones, en comparación con el enfriamiento en verano y primavera.

Las diferencias de temperatura entre los bosques rurales y tejido urbano se parecen mucho a las distinciones de temperatura entre los árboles urbanos y tejido urbano, pero hay algunas diferencias notables, según los autores.

Por ejemplo, los árboles urbanos reducen las temperaturas en superficie más que los bosques rurales en las regiones de Europa central; sin embargo, en Turquía pasa lo contrario.

La presencia de arbolado es considerada por muchos expertos como una garantía para luchar contra el efecto ‘isla de calor’ que ejercen las ciudades, dado que los materiales con que están hechas las convierten en más proclives al calentamiento durante el verano.

Los árboles, en cambio, tal y como demuestra este y otros estudios recientemente publicados, permiten bajar las temperaturas en las ciudades y combatir así los rigores de las temperaturas extremas en los periodos cálidos.

Foto principal: árboles en Barcelona. Pixabay

Estudio de referencia: https://www.nature.com/articles/s41467-021-26768-w

Te puede interesar: Cómo pueden enfriarse las ciudades y reducir sus emisiones

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario