Verde y Azul

La reducción de residuos sigue sin arrancar en España

España no logra reducir la cantidad de residuos que genera. Esta es la conclusión que puede extraerse de las últimas cifras dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que demuestran que en 2018, último ejercicio analizado, el volumen de residuos urbanos generados por cada español subió un 0,4% respecto al año precedente. De este modo, el ciudadano español, como promedio, no solo no está reduciendo su generación de residuos, sino que continúa incrementando este proceso.

Según dicha estadística, de los 22,7 millones de toneladas de residuos que se recogieron en España en 2018, la mayor parte de ellos (18,3 toneladas) siguen siendo residuos mezclados, mientras que únicamente 4,4 millones proceden de la recogida separada. Es decir, que cada español separó 94,6 kilos por fracciones de reciclaje y en cambio generó 391,3 kilos de residuos mezclados. Eso supone que cada ciudadano separa únicamente un 25% de sus desechos domésticos. Sin embargo, al final del proceso de gestión de residuos, el porcentaje de elementos reciclados se situó en el 38,7% del total.


Los ciudadanos que más basura generan son los de Baleares, donde en 2018 cada persona generó, de promedio, 815,2 kilos de residuos, mientras que los habitantes de Madrid son los que menos residuos produjeron, con 386,1 kilos per cápita. En cifras globales, las autonomías que mayor volumen generan son las de Andalucía (4,4 millones de toneladas), Cataluña (casi 3,5 millones) y la Comunidad Valenciana y Madrid, ambas con 2,5 millones de toneladas.

Crecen más los residuos que la población

Llama la atención el hecho de que, a pesar de que la población española permaneció estancada durante el periodo analizado (en 2018 creció un 0,3%), el volumen de residuos producido por la economía nacional aumentó en el mismo año un 4,3% respecto al anterior. Es decir, que ni analizando el conjunto del país ni analizando el comportamiento per cápita se logra rebajar la generación de residuos mediante un consumo y una producción más eficientes y sostenibles. Cada vez generan más basura los ciudadanos individuales y las grandes empresas. Ese hecho amenaza con intensificar el problema derivado de la exportación de residuos a países asiáticos, donde su reciclaje no siempre está garantizado.

De hecho, los hogares generaron el 16,5% del total de residuos en el año, lo que supone un 0,6% más que en el ejercicio precedente, en tanto que la actividad económica fue responsable del 83,5% del total. De estas actividades, las que más incrementaron sus residuos fueron las de suministro de agua, saneamiento, gestión de residuos y descontaminación (un 13,6% más) y la construcción (un 7,7% más), mientras que la industria los redujo un 1,3%.

 


Esta situación contradice los objetivos de la economía circular, recuerdan las entidades conservacionistas, que persigue no sólo el reciclaje de la basura, sino también su reducción, pues como recuerda Greenpeace España, “el mejor residuo es aquél que no se genera nunca”.
Sin embargo, la estadística del INE ofrece algún rayo de esperanza, como el aumento registrado en el reciclaje de plásticos, que en el año analizado fue la fracción que experimentó un mayor aumento en su recuperación, al subir un 38,2% respecto al ejercicio anterior.

Pero otras cifras vuelven a mostrar el largo camino que queda por recorrer en nuestro país: del total de los residuos que se recogieron a lo largo del año, casi la mitad (48,2%) siguen terminando en el vertedero, debido al gran predominio de basura mezclada. Solo un 38,7 de los residuos se reciclan y un 10% se reutilizan para operaciones de relleno o similares, en tanto que un 3,1% se incineran. El volumen total de reciclaje subió un 5,2% respecto al año anterior.

Joan Lluis Ferrer

Hacer un comentario

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.