Verde y Azul
recicla 30% envases

España solo recicla el 30% de los envases que van al contenedor

Nuevas críticas al sistema de reciclaje de envases en España. Ahora es la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la que advierte de que, en realidad, solo se recicla el 30% de los envases que se depositan en el contenedor amarillo, debido, entre otras cosas, a la dificultad técnica para reciclar determinados envases, que son rechazados por las plantas de recuperación. El 70% de nuestras botellas, tetra bricks, latas, etc. termina en un vertedero, en una incineradora o exportado a países del tercer mundo, donde a menudo terminan tirados en la naturaleza.

Según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), solo se está reciclando en España un 30% de los envases, frente al 79% que anuncia Ecoembes, la empresa encargada de la gestión de este proceso.

En un comunicado, la OCU señala que poco más de la mitad de los envases pasan el primer filtro de clasificación en la planta de tratamiento. Y, luego, parte de ellos son rechazados por los recicladores, sobre todo los plásticos multicapa flexibles, los de tipo PS y los PET opacos, que dificultan mucho su recuperación.

Los envases que mejor se reciclan son los de acero y aluminio. Mientras que, entre los plásticos, solo los de tipo PEAD y PET transparentes se reciclan de forma mayoritaria.

OCU reclama a la Administración que defina las condiciones que ha de tener un envase para que pueda anunciarse como 100% reciclable. También reclama a los fabricantes que hagan  diseños que faciliten más el reciclaje y a Ecoembes, que se responsabilice de la calidad del reciclado.

“Lamentablemente, la presencia de sellos ecológicos y alegaciones sobre reciclabilidad en el etiquetado de un producto no garantiza que termine finalmente reciclándose, tal y como demuestra un reciente estudio de reciclaje sobre los residuos de envases generados en diez hogares realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios”, señala esta organización.

Un cangrejo atrapado en un envase de plástico. Foto: Greenpeace

Unas veces los problemas de clasificación y reciclaje tienen su origen en el propio diseño del producto. Así, la etiqueta que envuelve al envase puede causar una clasificación equivocada, mientras que el color negro es invisible para los sensores ópticos de la planta de reciclado.

“Pero es que, además, los envases multicapa, como los briks, los bebibles para niños, los botes y bolsas de patatas fritas o los tubos de pasta de dientes son complicados de aprovechar, ya que están fabricados a partir de distintos materiales que no se pueden separar fácilmente”, añade la OCU en su nota.

Otros, como los envases pequeños, de menos de 5 centímetros una vez aplastados, se pierden durante el proceso de clasificación.

Otras veces es el tipo de material el que define el resultado final: los envases de acero y aluminio se reciclan casi al 100%; entre los plásticos, solo los PEAD y las botellas transparentes de PET se reciclan de forma mayoritaria; pero el resto no tiene demasiado valor.

Casualmente, este tipo de envases son también los que peor se clasifican: se trata, básicamente, de plásticos multicapa, de tipo film, rígidos de mezcla (bandejas de alimentos), PS (vasitos de yogur, de arroz…) o los PET opacos o de colores intensos (botes y botellas de agua y leche, por ejemplo).

En definitiva, tal y como se explica en la revista Compra Maestra del mes de julio, OCU reclama a la Administración mejorar y redefinir, junto con fabricantes y Ecoembes, todo el proceso de fabricación y reciclaje de envases.

Interior de una planta de reciclaje. Foto: Randy Olson

Primero, para mejorar el diseño de los productos, segundo para controlar que el sello “reciclable” solo se use en lo que de verdad se recicla, y tercero para obligar a Ecoembes a mejorar el proceso de clasificación y reciclado. “No puede ser que el 70% de los envases que separan los consumidores termine en un vertedero, una incineradora o en un tercer país”, agrega la organización de consumidores.

A pesar de todo, OCU anima a los consumidores a seguir reciclando y, en la medida de lo posible, contribuyendo a mejorar la eficacia del actual sistema. ¿Cómo? Evitando la compra de envases que sabemos que rechazan las plantas, como los de color negro y de botellas de agua de colores intensos.

Pero también favoreciendo su reciclaje, vaciando el contenido de los envases (el exceso de peso puede provocar una mala clasificación), separando el etiquetado y los distintos materiales cuando sea posible (por ejemplo, el plástico del cartón o la tapa del tarro de vídeo) y dejando puesto el tapón cuando es de plástico después de comprimir el envase.

Para facilitar esta tarea a los consumidores OCU ha puesto en marcha la campaña “cámbiate al verde” que tiene como objetivo promover el consumo sostenible entre los ciudadanos, donde estos pueden recibir información y herramientas que les permitan aprender y llevar a cabo un consumo más respetuoso con el medio ambiente y sostenible.

Más información en la web: https://www.ocu.org/consumo-familia/consumo-colaborativo/noticias/reciclaje-envases

Te puede interesar: «Es posible que no se haya reciclado ningún envase de yogur en dos décadas»

Te puede interesar: El reciclaje en España, bajo sospecha

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.