Verde y Azul

«El mar es un medio cada vez más ruidoso por la actividad humana»

Entrevista a Txema Brotons, Director científico de Tursiops

Aunque el mar debería ser el reino del silencio, no lo es. Y ello, a causa de la navegación de grandes buques, maniobras militares o prospecciones sísmicas. Los cetáceos son las grandes víctimas de este impacto.

La Asociación Tursiops, que opera sobre todo en Baleares, en una entidad sin ánimo de lucro que realiza investigaciones sobre los cetáceos del Mediterráneo occidental. Los efectos del ruido submarino es uno de sus campos de actuación más destacados.

-¿Cuáles son las especies más amenazadas actualmente entre los cetáceos españoles?

-Cuando hablamos de España, englobamos poblaciones tan dispares como las de las costas atlánticas, el Estrecho de Gibraltar o las islas Baleares. En el Mediterráneo, el delfín mular, el más costero de los habitualmente presentes en estas aguas, sufre los impactos derivados de la franja próxima a la costa, la más antropizada. El cachalote, por otra parte, está considerado en peligro en el Mediterráneo, pero no en el resto de poblaciones. Por otra parte, las orcas del Estrecho de Gibraltar están en claro peligro de extinción y la marsopa está en momentos críticos en Galicia. En Canarias, existe un serio problema de colisiones entre cachalotes y embarcaciones; otra presión es la que ejerce el turismo sobre los calderones, entre otros. Y, aunque no es propiamente un cetáceo, sino un mamífero marino, la foca monje del Mediterráneo ha desaparecido ya prácticamente.

-Usted estudia los efectos del ruido submarino sobre los cetáceos ¿En qué consiste el problema?

-Los cetáceos son animales 100% acústicos. Basan su vida en el sonido. Así que el ruido es un problema para ellos: dificulta su comunicación, les cuesta más encontrar alimento, sufren estrés… Los cetáceos viven en un mar cada vez más ruidoso, debido a la actividad humana y, especialmente, a la navegación. Esto puede obligar a los delfines a abandonar zonas donde se alimentan habitualmente. Los cachalotes y los rorcuales, por ejemplo, han mostrado un gran alejamiento ante detonaciones de prospecciones sísmicas [para buscar hidrocarburos].

-La creación del corredor de cetáceos frente a las costas levantinas ¿ayudará a preservar estas especies?

-Dependerá de la normativa que se aplique en dicho espacio. Es una figura legal que ha llegado de carambola como consecuencia de la amenaza de varios proyectos de sondeos petrolíferos en el área, pero ahora hay que sentarse y ver cómo se gestiona dicho corredor. Crear corredores o reservas es perfecto, pero no sirve de nada si no tienen una gestión, y una gestión adecuada, además. Lo contrario podría llegar a ser incluso contraproducente para el espacio y para la futura creación de nuevas zonas protegidas.

-¿Existe concienciación sobre los efectos de ruido sobre los cetáceos en España?

-No. Aunque el ruido submarino es uno de los descriptores científicos que se usan para describir el buen estado ambiental, estamos en pañales. El estrecho entre Ibiza y Formentera es uno de los pocos lugares de España con una serie histórica de datos de ruido submarino. Actualmente, tenemos siete hidrófonos instalados alrededor de Ibiza y Formentera, en un proyecto que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad. El problema es que datos como estos son excepcionales, por lo que se necesita desarrollar un esfuerzo de investigación en este sentido.

Joan Lluís Ferrer

Hacer un comentario

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.