Verde y Azul

“El dengue ya no es una enfermedad tropical, está en el Mediterráneo y puede afectar al turismo”

Rubén Bueno, profesor de la Unidad Docente de Parasitología de la Universidad de Valencia, asegura que el cambio climático está directamente relacionado con la aparición de nuevos insectos y vectores, y el Mediterráneo es la zona de Europa donde mayor es la problemática para salud, lo que puede afectar al turismo. El más habitual es el mosquito tigre (Aedes albopictus), que transmite el dengue y otras enfermedades para las que no hay vacunas. Los insectos son capaces de adaptarse muy bien a los incrementos de temperaturas. No regulan su temperatura, dependen directamente de la temperatura externa, se adaptan, se activan y comienzan a multiplicarse de forma masiva. Bueno participó recientemente en las jornadas “Cambio climático, globalización y su impacto en la salud”.

–¿Los insectos se adaptan a cualquier tipo de clima?

–Tienen sus preferencias pero, normalmente, observamos una mayor reproducción de insectos en los climas cálidos, siempre con unos umbrales. En estas zonas de climas templados, casi tropicales, es donde encontramos la mayor variedad de insectos.

Ruben Bueno.

–¿Al adaptarse mejor que otras especies incide también en la virulencia del picotazo?

–A mayor población de insectos habrá más picaduras. Las hembras de los mosquitos son las que pican, necesitan sangre para poner los huevos y cuantas más hembras haya más picaduras habrá. Y también está comprobado que cuando las temperaturas son más altas pueden picar más veces para realizar más puestas, hasta cinco o seis, con lo cual, de nuevo, habrá más picaduras. No es que aumente la virulencia de la picadura pero si tendremos más. Solo pican las hembras porque en el momento de la puesta necesitan un aporte mayor. En ese proceso de picadura es cuando te inyectan los patógenos.

– Calor y humedad, el cóctel perfecto. ¿España es un paraíso para los mosquitos?

–En general, en el Mediterráneo está el foco a nivel europeo, tanto en España como Italia, Grecia, Francia… Un clima templado como el  del Mediterráneo, con un invierno que a veces ni existe, favorece más la presencia de vectores. La densidad de población también favorece la aparición de plagas. El mosquito tigre, por ejemplo, no necesita calor excesivo ni grandes precipitaciones. Con una pequeña cantidad de agua que se puede encontrar en cualquier recipiente doméstico encuentran un hábitat ideal.

–¿Qué gravedad tienen las enfermedades que transmiten estos vectores. El dolor de la picadura en ese momento o hay cosas más serias?

–Las que más nos preocupan ahora mismo son las que el agente causal es un virus. Por ejemplo, podemos destacar el dengue, que tradicionalmente asociamos a zonas de clima tropical pero ya vamos teniendo casos de dengue autonómico. Gente que no ha salido de España y ha sido infectada con el dengue. Es una enfermedad cuyo grado de letalidad es bajo y es asintomática, pero ya no estamos hablando de un tema individual de salud pública sino que hablamos de algo general como puede ser su impacto en el turismo. Que haya transmisión de dengue en las ciudades costera del Mediterráneo pues, obviamente, puede ser un elemento disuasorio para el turismo internacional, de ahí que la importancia de incorporar recursos para reducir el riesgo. Otro virus que también nos preocupa es el del Nilo Occidental, que provoca fiebres. Un virus que transmite el mosquito común, que lo coge de las aves. El año pasado tuvimos 74 casos en España y siete fallecidos. También nos preocupan las garrapatas.

Fotografía de un mosquito tigre enviada por un voluntario a la app Mosquito Alert. Foto: Mosquito Alert

–¿Qué precauciones deben tomarse?

–En ciertos parques urbanos ha aumentado también mucho la biodiversidad y debemos tomar medidas. En prevención deben activarse mecanismos que debe poner en marcha la Administración. Identificar las zonas de mayor riesgo para aumentar el control. No hay vacunas, por lo que la prevención, evitar el contacto con el insecto es clave para frenar la transmisión.

–¿Y a nivel individual?

–Es muy importante, por ejemplo, evitar aguas estancadas en casa, cualquier recipiente con aguas, los bebederos de los mascotas hay que cambiarlos cada dos o tres días, las piscina sin clorar fuera del invierno. Y emplear repelentes homologados, los de la farmacia, y no ponérselos por la mañana y olvidarse todo el día. La verdadera protección individual son los repelentes.

Informe científico sobre el dengue (en inglés): https://journals.plos.org/plosntds/article?id=10.1371/journal.pntd.0009496

Te puede interesar: Perfeccionan la app que permite identificar el ‘mosquito tigre’

Hacer un comentario