Verde y Azul

El debate sobre el lobo ibérico: cinco actores, cinco visiones

El agrio debate sobre el futuro del lobo en España se dilucidará en los tribunales de justicia. A ellos ha recurrido la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL): ha demandado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico por no proteger al lobo en toda España (en la actualidad solo está protegido al sur del río Duero). El conflicto que rodea a esta especie enfrenta a múltiples bandos y facciones, que a menudo pelean todos contra todos. Aunque hay más actores, los cinco principales son: los ganaderos, los ecologistas, los gobiernos autonómicos, el Gobierno de España y la Unión Europea. Cada uno de ellos tiene su propia visión sobre cómo debe ser el futuro de esta emblemática especie en la Península.

Ejemplar de lobo ibérico.

Los ganaderos

Los profesionales del sector primario llevan años denunciando el enorme quebranto económico que les provocan los ataques del lobo. Aseguran que los pagos por daños de la Administración no cubren “ni de lejos” los perjuicios sufridos y que el lobo está provocando la desaparición del ganado menor (cabras y ovejas) y pone en peligro la producción de queso artesano, del que viven cientos de familias. El regidor de pastos de Cangas de Onís, Toño García Álvarez, es uno de los portavoces más activos del sector y capitanea desde hace años la lucha contra el lobo. En su opinión, “donde hay ganadería extensiva no puede haber lobos”.

Los ecologistas

La iniciativa de proteger al lobo en toda España fue presentada por ASCEL en octubre de 2019. La propuesta aportaba argumentos técnicos y legales sobre la necesidad de modificar el estatus del lobo en las comunidades situadas al norte del río Duero, en algunas de las cuales está permitida, incluso, su caza. ASCEL reclamaba la inclusión del lobo en el Catálogo de Especies Amenazadas, con la categoría de “vulnerable”, o en su defecto en el listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Es el único gran carnívoro de la Península que no está catalogado y que es objeto de controles letales de población.

Las consideraciones de ASCEL, que ya ha conseguido tumbar en los tribunales todos los planes de caza de la Junta de Castilla y León, fueron estudiadas por el Comité Científico, dependiente del Ministerio que capitanea Teresa Ribera, que las respaldó por unanimidad el año pasado. Al no atender Transición Ecológica las recomendaciones de los científicos, ASCEL ha decidido judicializar la discusión, presentando un recurso contencioso-administrativo, al considerar que el Ministerio debió impulsar la protección del lobo “inmediatamente después de que así lo reclamara el conocimiento científico”, señala Ignacio Martínez, portavoz de la organización no gubernamental.

Ejemplar joven de lobo en los Picos de Europa. Foto: LNE

Los Gobiernos autonómicos

Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León han manifestado su firme rechazo a que el lobo sea protegido y apuestan por seguir gestionando a la especie mediante controles de población y, en el caso castellano-leonés y cántabro, permitiendo su caza. Auguran “problemas sociales” si se protege al lobo en toda España, porque dejarán de tener “herramientas para gestionarlo”, señala el consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial del Principado de Asturias, el socialista Alejandro Calvo. El titular de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones (PP), por su lado, también ha manifestado su “rechazo total” a la protección del lobo y ha reclamado al Gobierno central que le permita continuar con la gestión “prudente y equilibrada” que realiza del lobo.

Según las comunidades del noroeste de España, el lobo goza allí de “buena salud”. Más aún, la población y el número de manadas crece cada año, y la especie va conquistando cada vez más territorio. Consideran “indispensable” el control de la especie porque provoca numerosos daños a la cabaña ganadera; sobre todo, en Asturias, donde el Gobierno del Principado cifra en 2 millones de euros el dinero que desembolsa cada año para compensar a los afectados por los ataques del lobo. Y han lanzado una severa advertencia: se opondrán “con todos los medios” a cambiar el actual estatus del lobo. Los planes y programas del lobo permitían matar 420 lobos en la temporada 2019-2020 en las cuatro regiones del Noroeste.

Manifestación en Potes (Cantabria) contra el lobo. Foto: LNE

El Gobierno central

Lleva varios meses dando bandazos. Si en diciembre el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, defendía la inclusión del lobo en el Catálogo de Especies Protegidas, de acuerdo al criterio científico, en enero el Gobierno central daba marcha atrás y retiraba la propuesta de ASCEL, tras una tensa reunión de la Comisión Estatal para  el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, en la que las comunidades del Noroeste protagonizaron un motín.

La decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez llega siete meses después de que la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, enviara una carta a ASCEL en la que revelaba que tanto ella como Hugo Morán eran partidarios de la inclusión del lobo en el Catálogo de Especies Amenazadas. Y animaba al colectivo ecologista a denunciar a Castilla y León si seguía oponiéndose a la protección del lobo.

La Unión Europea

Exige proteger al lobo en todas aquellas áreas en las que no se encuentre en “situación favorable”. Y su última evaluación sexenal (2013-2018) concluyó que el lobo presentaba en España un estado de conservación “desfavorable e inadecuado”. Estos calificativos fueron los que llevaron a ASCEL a reclamar la protección del lobo en todo el territorio español. Porque, como recordaba Cristina Narbona en su carta al colectivo conservacionista, existe una sentencia del Tribunal Europeo de Justicia, referida a un caso de Finlandia pero que creó jurisprudencia, que exige “proteger al lobo también en áreas habitadas”.

También te puede interesar: Polémica ante el aumento de protección del lobo ibérico

Catalogación del lobo en la península ibérica

Portugal: Especie en peligro de extinción, por lo cuentan con el máximo grado de protección legal.

España: Al sur del río Duero el lobo está incluido en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Al norte del Duero no existe cobertura legal nacional de carácter especial. Bajo este manto normativo, las comunidades autónomas aplican diferentes criterios:

­Especie cinegética: Cantabria, Castilla y León, Galicia y La Rioja

Especie no cinegética: Asturias

Especie de interés especial: País Vasco

Especie en régimen de protección especial: Andalucía

Especie en peligro de extinción: Castilla-La Mancha y Extremadura

Especie extinguida: Navarra y Murcia

Sin catalogar: Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).

17 comentarios

  • Tenemos que proteger al lobo ibérico, es imprescindible para impedir que se extinga , que el lobo ivrico ha ido perdiendo poblacion por culpa de cuatro inveciles, que los da igual , el gobierno central no se puede echar atrás como lo ha echo , que hasta Europa ha dicho que se proteja esa especie , los agrarios subvencionados más, por las perdidas , peor que lo haga el gobierno central que las comunidades no resuelven esto

  • La especie humana desaparecerá sino es capaz de girar el proceso destructivo que iniciamos hace mucho tiempo y para ello tenemos que aceptar cambios que al igual que el coche eléctrico hará desaparecer muchos puestos de trabajo y los trabajadores se tendrán que reciclar en beneficio de la salud los ganaderos se tendrán que adaptar y reciclarse en beneficio del patrimonio natural que también es salud.

    • Joder… que el lobo tiene comida de sobra con la fauna silvestre, a ver si os enterais. Pero es muy intligente, y le es mucho más fácil cazar ovejas y ganado doméstico que no se defienden, que perseguir y cazar gamos, corzos, jabalíes, etc. Porque como sabréis cada día hay mas quejas sobre la superpoblación que hay de jabalíes. ¿Por qué no los cazan los lobos si los tienen ahí? Hay que mantener la existencia del lobo, pero tambien controlandolo para que no cause daños, y punto. Sabemos que sólo los legisladores de despacho y oficina, que no viven ni sufren en sus carnes este problema, son los que defienden la extensión, sin límites, del lobo.

  • El lobo donde pueda y dónde deba existir,lo dijo el gran Félix Rodríguez de la Fuente,gran conocedor del cánido y amantísimo de este animal.Hagámosle caso por el bien del lobo,nadie mejor que èl conocía la gran pugna entre el lobo y el hombre,en todas las disputas es necesario ceder por ambas partes,los extremismos no benefician a nadie.

  • Plantear el debate ganaderos vs lobos términos de «equidistancia» es directante capcioso, los censos de lobo en España están por debajo probablemente de los 2000 ejemplares, y sus daños no alcanzan ni el 1 por ciento de la produccion ganadera. Su conservación es sólo una cuestión de voluntad política y de pagar generosamente los ganderos afectados.
    El el ganadero extensivo no puede imponer un ley de extinción sobre terrenos de los que por otra parte no es propietario. Eso lo decidimos los ciudadanos europeos que dicho sea de paso le pagamos al ganadero extensivo más de un 25 porciento de lo que ganan en forma de ayudas de la PAC a cambio de su papel medioambiental.

    • El problema es que «todos» los lobos están en el mismo sitio, hay pocos lobos en España pero sobran en Galicia, Castilla y León o Cantabria. Fomentar la especie donde está en peligro es incluso deseable, pero también hay que controlar su número dónde abunda. Por otra parte como han comentado ya los lobos son oportunistas, no perderán el tiempo con las especies silvestres (más difíciles de cazar) si hay ovejas, vacas o caballos, además si pierden el miedo a las personas será difícil su gestión a posteriori. Pagar a los ganaderos es una solución fácil de plantear y difícil de ejecutar, se puede pagar una res pero no el trabajo que lleva cuidarla y el «lucro cesdante». No ver esto es desconocer el campo y al propio lobo.

  • Por favor, tomen todas las medidas oportunas para la protección del lobo, especie maltratada y desprotegida. Tienen el mismo derecho que nosotros a compartir espacio. Se puede convivir con ellos. Los ganaderos pueden vallar, mastines,…, ayudas. Ver cómo lo hacen en Europa los ganaderos que conviven con el lobo. Aquí hay también quienes los apoyan y comparten espacio. Reflexionen y busquen soluciones, pero no nos carguemos ninguna especie que tienen tanto derecho como nosotros a vivir en este planeta.

  • Hay que convivir con el lobo porque es una especie que es capaz de controlar las poblaciones de otras especies, evitando que se extiendan las enfermedades como la sarna o la brucelosis. Hay que reintroducir al mastín en la ganadería. Los mastines evitan que las pérdidas de los ganaderos sean excesivas y no son muy caros de mantener. El lobo es un cazador inteligente que selecciona a sus presas en función de la dificultad que suponga la cacería y los mastines saben alejarlos de los rebaños.

  • Más lobos hacen falta para controlar superpoblación de jabalí y ciervo,es una aberración tener que depender de los escopeteros…Que es lo que quieren los políticos.Pero este país es así,dependemos de los iluminados como Don Simón…mienten sobre el número de lobos en España.

  • Al lobo hay que protegerlo si, pero no a costa de nadie, si el lobo crea estragos en la ganadería no es porque no haya ciervos, ni jabalíes en los campos, que por cierto, hay muchos, es porque una oveja es más fácil de cobrar, y el lobo, que es listo, lo sabe. Se debe compensar justamente los daños del lobo, e intentar evitarlos por supuesto, por ejemplo, con mastines, que alguien decía por aquí. El control de población es absolutamente necesario en aquellos sitios donde hay poblaciones sanas, que es donde se hace, por cierto. S medida que se vaya extendiendo, cosa que esta ocurriendo y me alegro mucho, el control tendrá que ir a la par. No seamos bobos. Desear campos infestados de lobos desde el centro de Madrid es maravilloso…un depredador tan importante no se puede dejar a su libre albedrío. Conste que me encanta el lobo, la naturaleza, y el mundo agrario tradicional también, pero no comparto para nada la opinión de ciertas asociaciones que hay por ahí donde se antepone a toda costa el bienestar animal al humano. Los lobos fueron casi aniquilados por completo por gentes de la misma opinión que ellos tienen ahora, a la inversa claro, esa es mi sensacion. Saludos

  • Estoy a favor de que el lobo sea declarado especie protegida en todo el territorio nacional,y prohibida su caza.Tenemos la suerte de ser uno de los pocos países de Europa occidental donde todavía tenemos lobos, y esta especie debe estar protegida igual que el lince ibérico.