Verde y Azul

El calentamiento cambiará la ecología de la superficie marina en 2100

Hasta el 95 por ciento de la superficie marina de la Tierra habrá cambiado sus características ecológicas hacia fines de siglo, a menos que la humanidad controle sus emisiones de carbono, según una investigación publicada este jueves.

El clima de la superficie del océano está integrado por parámetros como la temperatura del agua superficial, la acidez y la concentración del mineral aragonito, que muchos animales marinos utilizan para formar huesos y conchas. Estos elementos sustentan la gran mayoría de la vida marina y son fundamentales para la conservación de las especies.

Hace ya tiempo que se sabe que los mares del mundo han absorbido alrededor de un tercio de toda la contaminación por carbono producida desde la Revolución Industrial. El mar, junto con los grandes bosques tropicales, son los grandes sumideros que atrapan el CO2 de la atmósfera.

Pero con los niveles de dióxido de carbono aumentando a un ritmo sin precedentes en la historia de la humanidad, cada vez es más posible que los climas de la superficie marina se vuelvan menos hospitalarios para las especies que alberga.

Investigadores norteamericanos han investigado cuáles son los efectos que ya ha tenido la contaminación por carbono en la superficie del océano desde mediados del siglo XVIII y, al mismo tiempo, han realizado también una proyección del impacto de las emisiones hasta el 2100.

Foto: Pixabay

Para ello, modelaron los climas oceánicos globales en tres períodos de tiempo: principios del siglo XIX (1795-1834); finales del siglo XX (1965-2004); y finales del siglo XXI.

Luego, ejecutaron los modelos a través de dos escenarios de emisiones. El primero, conocido como RCP4.5, es el más moderado, puesto que prevé un pico en las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050 seguido de una lenta disminución durante el resto del siglo.

El segundo escenario, RCP8.5, es un enfoque más pesimista, donde las emisiones continúan aumentando durante los próximos 80 años.

Según el estudio publicado en Nature Scientific Reports, los investigadores concluyeron que bajo el escenario RCP4.5 es probable que el 36 por ciento de las condiciones de la superficie del océano que han estado presentes a lo largo del siglo XX desaparezcan para el 2100.

Sin embargo, en el escenario de altas emisiones, ese nivel de desaparición aumentaría hasta el 95 por ciento.

El equipo también descubrió que, a pesar de que los climas de la superficie de los océanos mostraron pocos signos de cambio durante el siglo XX, para el 2100 hasta el 82 por ciento de la superficie marina puede experimentar climas nunca vistos en la historia reciente.

Esa nueva realidad se traducirá en mares más calientes, más ácidos y que contendrán menos minerales vitales para el crecimiento de la vida marina.

La autora principal del estudio, Katie Lotterhos, del Centro de Ciencias Marinas de la Universidad Northeastern, dijo que la composición cambiante del océano debido a la contaminación por carbono probablemente afectará a todas las especies de la superficie.

Foto: Pixabay

«Las especies que viven ligadas a un clima que está desapareciendo tendrán que adaptarse a condiciones diferentes», dijo a la agencia AFP.

«Un clima en el que la temperatura y la química del agua es común hoy en día será raro o estará ausente en el futuro», añadió.

Opciones decrecientes para adaptarse

Si bien las especies que viven en la superficie podían desplazarse hasta ahora de un lugar a otro para evitar áreas del océano anormalmente cálidas o ácidas, el estudio ahora presentado sugiere que en el futuro sus opciones de desplazamiento pueden ser limitadas debido a que el calentamiento y la acidificación pasarán a ser casi uniformes.

«Muchas especies marinas ya han cambiado de distribución en respuesta a aguas más cálidas», dijo Lotterhos.

«Las comunidades de especies que se encuentran en un área continuarán cambiando y cambiando rápidamente durante las próximas décadas», en busca de lugares más propicios para vivir.

También consideró que los gobiernos debían monitorear los cambios de hábitos futuros en las especies marinas de la superficie.

Pero, en última instancia, los océanos del mundo necesitan que cesen las emisiones que provocan su calentamiento y acidificación.

«Sin la mitigación (de las emisiones), los climas nuevos y en desaparición en la superficie del mar se generalizarán en todo el mundo para el 2100», añadió Lotterhos.

Artículo de referencia: doi.org/10.1038/s41598-021-94872-4 , www.nature.com/articles/s41598-021-94872-4

Te puede interesar: El colapso de la corriente atlántica helará Europa

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario