Verde y Azul

¿Cuáles son los diez animales más inteligentes del mundo?

La inteligencia no es exclusiva del ser humano. El reino animal está integrado por alrededor de un millón de especies diferentes y algunas de ellas tienen habilidades cognitivas asombrosas. Y no solo instintivas, también racionales. Memoria, sentimientos, emociones, resolución de problemas de pensamiento, entendimiento o razonamiento, consecución de objetivos, adaptación al entorno, capacidad de comprensión, cualidades comunicativas… Algunos animales tienen incluso conciencia de sí mismos. Decidir cuáles son los animales más inteligentes no es tarea sencilla, porque ni siquiera los científicos se ponen de acuerdo para definir el concepto de inteligencia.

Una de las pruebas que realizan algunos científicos para establecer el grado de inteligencia es la denominada “prueba del espejo”. Cuando un animal es capaz de reconocerse en un espejo significa que es consciente de sí mismo y de su propia existencia. Para determinarlo, los investigadores marcan al animal de manera inadvertida con un tinte inodoro y observan si reconoce que la señal se encuentra en su propio cuerpo.

Hasta ahora han superado esta prueba, además del ser humano, los grandes simios, los macacos de Rhesus y los monos capuchinos, los delfinidos (incluidas las orcas), los elefantes, los cerdos, los córvidos, las mantarrayas y, según algunos estudios, la paloma y un pez, el lábrido limpiador.

Si se acepta que inteligencia es la capacidad para aprender, entender, razonar, resolver problemas y comprender el mundo circundante, entre los animales más inteligentes del planeta se encuentran con toda seguridad los siguientes.

Grandes simios

Foto: pixabay

Chimpancés, bonobos, orangutanes y gorilas son los animales más parecidos al ser humano. Sus parientes más cercanos. El chimpancé comparte con el ser humano más del 98% del ADN. Son capaces de resolver problemas matemáticos, usan herramientas, crean juguetes para sus crías, tienen comportamientos altruistas y son conscientes de sí mismos. Pueden aprender a comunicarse con el ser humano mediante lenguaje de signos, desarrollan complejos roles sociales, son seres empáticos, tienen una enorme capacidad de aprendizaje por imitación y presentan habilidades de memoria incluso superiores a las humanas. Son capaces de utilizar símbolos y combinarlos para transmitir ideas y utilizan un sofisticado lenguaje.

Delfín

Foto: pixabay

Es el animal marino más inteligente. Tanto que su inteligencia es comparable a la de algunos primates. Su cerebro es mayor que el del ser humano. Son muy sociales, tienen un lenguaje muy complejo y sofisticado y son capaces de razonar para resolver problemas y para superar situaciones conflictivas. Son muy curiosos (signo de inteligencia), desarrollan estrategias de caza y de defensa y se cuentan entre los pocos animales que practican sexo por placer. Los delfines han superado con nota la “prueba del espejo”. Tienen autoestima e identidad social (autoconcepto que cada individuo hace de sí mismo en cuanto a los grupos sociales a los que pertenece). Transmiten los conocimientos a otros ejemplares de su especie.

Elefante

Foto: pixabay

La expresión “tener memoria de elefante” tiene su explicación. Este animal tiene una extraordinaria capacidad para memorizar y recordar. Crean interacciones muy complejas dentro del grupo y son mucho más empáticos entre ellos que los seres humanos. Tienen el cerebro más grande de todos los animales terrestres, y tantas neuronas como el ser humano. También pasan la prueba del espejo, así que son conscientes de sí mismos. Son capaces de utilizar herramientas de la naturaleza y, como los humanos, limpian los alimentos antes de consumirlos. Tienen gran capacidad de aprendizaje y muestran comprensión y compasión hacia sus congéneres, e incluso hacia especies más pequeñas en tamaño.

Pulpo

Foto: pixabay

Es el invertebrado más inteligente del planeta. Es capaz de resolver problemas, aprende de sus errores y elabora estrategias de caza. Siente dolores emocionales complejos, como los humanos. Tiene una memoria extraordinaria, elevadísima capacidad de aprendizaje, capacidad de juego, rasgos estables de personalidad y conciencia de sí mismo. Sus ocho brazos son capaces de ‘pensar’ y de tomar decisiones de manera independiente, ya que los pulpos cuentan con nueve cerebros, uno principal en la cabeza y ocho secundarios, uno en cada tentáculo. Los científicos sospechan que sueñan, pues mientras duermen experimentan un estado análogo al REM humano y cambian de color, como si reaccionaran a algún tipo de ensoñación.

Cerdo

Foto: pixabay

Es el animal doméstico más inteligente del mundo, más que el perro. De hecho, los cerdos que conviven con perros desde corta edad casi siempre suelen convertirse en los líderes de la manada. Los cerdos (también los jabalíes) son capaces de resolver laberintos, expresar y reconocer emociones y comprender representaciones abstractas. Sorprendentemente, pasan la prueba del espejo a una edad más temprana que los seres humanos. Son capaces de adaptarse a una enorme variedad de condiciones ambientales para sobrevivir. Tienen una muy buena memoria a largo plazo y gran capacidad de aprendizaje, interactúan socialmente y muestran empatía con sus congéneres e incluso con ejemplares de otras especies.

Cuervo

Foto: pixabay

Es el ave más inteligente del mundo. Es uno de los pocos vertebrados no primates capaz de crear herramientas. Las introducen en los árboles para buscar alimento. Algunos investigadores creen que los cuervos depositan nueces en las carreteras para que los coches las abran al pasar por encima. Son capaces de reconocer rostros humanos, entienden la relación causa-efecto y se comunican de forma compleja. Pasan la prueba del espejo, que los bebés humanos suelen fallar hasta el primer año y medio o dos. De hecho, los científicos creen que su inteligencia se corresponde con la de un niño de cinco años.

Caballo

Foto: pixabay

Es un animal muy inteligente, con un sistema emocional muy parecido al del ser humano. Los caballos son seres muy sensibles y emocionales, además de nobles y fieles. Pueden crear vínculos muy intensos con humanos. Son incluso capaces de comprender emociones en las personas: ‘leen’ las expresiones de enfado y alegría. En definitiva, se percatan del estado de ánimo de los seres humanos que los rodean. Entienden palabras y tienen gran capacidad de aprendizaje. Su inteligencia varía según la raza (existen más de 300) y depende en gran medida de sus condiciones de vida: los que viven encerrados presentan un pobre desarrollo intelectual. Son muy curiosos, y capaces de recordar sucesos, lugares y a personas.

Perro

Ejemplar de border collie. Foto: pixabay

El grado de inteligencia depende de la raza (existen 343). Border collie, caniche, pastor alemán, golden retriever, dóberman pinscher y labrador son las razas más inteligentes. Los perros son capaces de adquirir nuevos conocimientos y de aprender todo tipo de señales y directrices rápidamente. Se cuentan entre los pocos animales capaces de interpretar el estado de ánimo de los seres humanos. Aplican la lógica, sienten empatía y tienen una gran memoria. Son capaces de adaptarse a nuevos escenarios y de buscar soluciones a problemas. Son muy sensibles y sienten emociones complejas: dolor, alegría, miedo, tristeza, ansiedad, depresión… Tienen gran inteligencia instintiva, adaptativa y de trabajo y obediencia.

Rata

Foto: pixabay

Es un animal muy sociable, actúa con lógica para resolver problemas y es capaz de planificar y elaborar estrategias. Es la especie que más test de inteligencia ha pasado y muestra siempre resultados asombrosos. Las ratas son extraordinarias resolviendo laberintos y tienen una memoria prodigiosa: cuando aprenden una ruta jamás la olvidan. Algunos estudios han concluido que son animales sensibles, que padecen estrés, que sienten empatía e incluso que sufren remordimientos cuando realizan una mala acción. Son capaces de aprender, memorizar y asimilar todo tipo de conceptos complejos. Las ratas domésticas, además, pueden llegar a aprender trucos y a responder a su propio nombre.

Loro

Foto: pixabay

Hay 369 especies diferentes. Cuentan con un sofisticado sistema de vocalización que les permite imitar todo tipo de sonidos, incluidas las voces humanas. Pero varios estudios han demostrado que pueden comprender el significado de esos sonidos o, al menos, de asociarlos a un objetivo concreto; por ejemplo, pueden aprender a decir “dame una galleta” cuando tienen hambre. En su hábitat utilizan objetos de la naturaleza como herramientas para conseguir comida. Actúan en grupo para conseguir objetivos o para resolver problemas después de haber analizado la situación. Son capaces de resolver puzzles y de reconocer decenas de palabras, colores y formas.

Otros animales que podrían estar en esta lista son el gato, capaz de aprender rápidamente y con un sistema sensorial muy sofisticado; la orca, con capacidades similares a las de los delfines, capaz de comunicarse e interactuar con sus congéneres y de coordinarse para resolver problemas; la hormiga, el insecto con mayor masa cerebral, con una compleja organización social, que se coordina con sus congéneres para establecer métodos de defensa y ataque; la paloma, que recuerda imágenes y memoriza rutas durante años y que, según algunos científicos, se reconoce ante un espejo; la ardilla, capaz de retener mucha información gráfica gracias a su gran memoria, y de realizar trucos y desarrollar estrategias para alimentarse y sobrevivir; o el mapache, que recuerda la solución de problemas complejos durante años y puede incluso abrir cerraduras.

Artículo sobre cognición animal: https://plato.stanford.edu/entries/cognition-animal/

Te puede interesar: Los animales dejarán de ser objetos: el Senado los reconoce como “seres sintientes”

Foto principal: pixabay

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).

Hacer un comentario