Verde y Azul
plumero de la pampa

¿Cómo frenar el plumero de la Pampa que invade España?

Pese a su apariencia inofensiva, el plumero de la Pampa (Cortaderia selloana) es una de las especies exóticas invasoras más dañinas del planeta. Provoca pérdida de calidad del paisaje y de biodiversidad, desplaza a la vegetación autóctona, causa pérdida de conectividad para la fauna, reduce la productividad forestal y de pastos, genera problemas de alergia y perjudica al turismo por el deterioro de parajes naturales. Además, combatirla supone un alto coste económico. En España invade ya treinta provincias. Pero también afecta a países como Portugal y Francia. De ahí que organismos públicos, entidades privadas y grupos conservacionistas se hayan unido en una alianza transnacional para erradicarlo.

El plumero de la Pampa, procedente de Sudamérica, reúne características que lo hacen muy competitivo frente a la vegetación autóctona. Es una planta poco exigente en cuanto a sus requerimientos ecológicos. Se adapta rápidamente a gran variedad de ecosistemas. Produce gran cantidad de semillas (cada penacho de flores, varios decenas de miles), que se dispersan con facilidad gracias al viento o enganchadas a vehículos, personas o animales, alcanzando grandes distancias (más de 30 kilómetros). Coloniza rápidamente zonas degradadas. Y su esperanza de vida es alta.

Pero no es imparable. También tiene debilidades. Necesita humedad y terreno disponible para germinar. Es sensible a las heladas en los primeros estadíos de desarrollo. Y muestra dificultad para instalarse en zonas de interior y altitudes por encima de los 600 metros.

Ejemplar adulto de Cortaderia. Foto: Life Stop Cortaderia

El Grupo de Trabajo de Lucha contra la Cortaderia selloana, celebró hace unos días una jornada de trabajo en Urdaibai (Vizcaya), que reunió a científicos, asociaciones, técnicos de administraciones locales, diputaciones forales y empresas públicas del País Vasco y Cantabria.

Dunas, marismas y acantilados, afectados

La jornada, organizada por SEO/BirdLife y Basoinsa en el marco del proyecto Life Stop Cortaderia, ha determinado la necesidad de aprobar un marco normativo que garantice la cooperación en la lucha contra el plumero.

Los cincuenta expertos, técnicos e investigadores asistentes compartieron las soluciones técnicas y los métodos más eficaces para la gestión de esta planta invasora, que ha saltado en los últimos años de los espacios degradados a los hábitats naturales más valiosos y delicados, “como las dunas, marismas y acantilados costeros”, señalo Juan Antonio Campos, investigador de la Universidad del País Vasco.

Los asistentes aplaudieron la puesta en marcha de procedimientos de apercibimiento a los propietarios de fincas con presencia de Cortaderia, que realiza desde hace un tiempo la concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Castro Urdiales (Cantabria). Una acción que debería extenderse por los municipios con presencia del plumero de la Pampa.

También respaldaron la incorporación de la obligatoriedad de controlar la presencia de Cortaderia entre las condiciones para la autorización de licencias de obras en carreteras u obras hidráulicas, por parte de la Diputación Foral de Vizcaya.

Colonia de plumeros de la Pampa junto al centro Niemeyer, en Avilés. Foto: Miki López / La Nueva España

Sin embargo, resaltaron la necesidad de establecer un marco normativo que corresponsabilice a los propietarios o gestores de terrenos en los que se encuentre esta planta invasora. Porque la responsabilidad de eliminar la planta, y así evitar que disperse sus semillas al entorno, debe de ser compartida por los propietarios. Ya que debe de ser considerada un perjuicio ambiental, cuya gravedad debe de venir determinada por una norma de carácter autonómico, que desarrolle el Real Decreto de creación del Catálogo Nacional de Especies Exóticas Invasoras, aprobado en 2013, señalaron.

Labores de restauración ambiental

La reunión permitió constatar la unanimidad de los participantes en la necesidad de planificar las actuaciones de control del plumero de la Pampa. Abogaron por no dejar abandonado el terreno tras la intervención, sino que se realicen labores de restauración ambiental que “cubran el terreno con rapidez y aporten sombra que dificulten el crecimiento de nuevas plantas de plumero”, explicó Antonio Urchaga, técnico de SEO/BirdLife para el proyecto Life Stop Cortaderia.

Los expertos reconocieron asimismo la importancia del seguimiento posterior a las actuaciones de eliminación, durante al menos tres años, para garantizar que no queden semillas o plantas sin eliminar.

Hélia Marchante, investigadora del Instituto Politécnico de Coimbra especialista en invasiones biológicas, apostó por divulgar y dar a conocer a la ciudadanía los problemas ambientales y sociales del plumero; ya que este tipo de especies no son percibidas como un problema por gran parte de la población, que puede actuar como vector de dispersión involuntario.

Distribución del plumero de la Pampa en España. Fuente: Life Stop Cortaderia

En la jornada se demandó, una vez más, la cooperación y la coordinación de los actores públicos y privados para controlar la expansión de la especie, capaz de brotar en suelos degradados con escasa materia orgánica y que se desarrolla rápidamente en lugares donde otras plantas no lo consiguen, como márgenes de carreteras, vías de tren, taludes, canteras o plantaciones forestales.

Esta demanda ya había quedado refrendada en el Congreso Mundial de la Naturaleza, celebrado en septiembre en Marsella, donde se aprobó con un amplio consenso (el 95% de las ONG y el 87% de los gobiernos) la moción coordinada por SEO/BirdLife consistente en una “Acción urgente contra la gramínea Cortaderia selloana fuera de su área de distribución natural”.

Objetivo, contener la expansión de la Cortaderia

Esta moción insta a establecer planes de detección temprana y control del plumero de la Pampa en Europa, y a regular su comercio, dado que en algunos países, como Francia, su comercialización aún no está prohibida, y a que en otros en los que está prohibido, como Portugal y España, sigue vendiéndose a través de internet.

Además, solicita que algún gobierno proponga la inclusión de esta especie en la Lista de Especies Exóticas Invasoras Preocupantes para la Unión Europea, un paso fundamental para que se tomen medidas encaminadas a la planificación de las acciones de control y erradicación en los países en los que Cortaderia invade tanto terrenos degradados como áreas de gran valor ambiental.

La conjura contra el plumero de la Pampa ya está en marcha, a través de Life Stop Cortaderia, proyecto financiado por la Comisión Europea, que cuenta entre sus objetivos dinamizar a los actores públicos y privados, así como a la sociedad, para la cooperación en la lucha contra el plumero, gracias a la creación de una alianza transnacional a la que es posible adherirse y colaborar.

Países de Europa con invasión de plumero. Fuente: Life Stop Cortaderia

El proyecto persigue la eliminación de esta planta invasora de los espacios protegidos costeros de la Red Natura 2000 de Cantabria y la contención de su expansión hacia el interior de la región. Pero Life Stop Cortaderia extiende sus acciones a otros territorios del arco atlántico europeo como Galicia y Portugal.

SEO/BirdLife ha advertido de que es precisamente en esta época del año (septiembre y octubre) cuando los penachos de plumero contienen semillas altamente invasoras por lo que es importante no tocar, coger o desbrozar las flores para así evitar una posible dispersión en el medio natural.

Tres gestos que ayudan a erradicar el plumero

Arrancar las plantas pequeñas. Localizar ejemplares de plumero de pequeñas dimensiones y con ayuda de una azada arrancarlos completamente de raíz (nunca en septiembre u octubre). Los restos vegetales deben introducirse –en bolsa cerrada– en un contenedor, ya que si se dejan sobre el terreno podrían volver a enraizar.

Cortar la flor antes de que produzcan las semillas. Durante el mes de agosto, los penachos de flores comienzan a crecer y a ser fecundados –en este momento aún no tienen semillas maduras–. Por ello se sugiere cortarlos con ayuda de una tijera de podar y con cuidado ya que las hojas resultan cortantes en la piel. Las flores deben introducirse en una bolsa cerrada dentro de un contenedor. Esta medida se puede aplicar en grandes pies de plumero que no es posible arrancar con azada.

Registrar citas de plumero en la plataforma de ‘Alerta Plumeros’. El Life Stop Cortaderia cuenta con una plataforma online para el registro de avistamientos de plumero en las zonas de media y alta montaña de Cantabria. Visitando www.stopcortaderia.org/alerta y siguiendo unos sencillos pasos se puede indicar la localización de ejemplares dispersos y aislados que serán eliminados por las cuadrillas del proyecto.

Problemas provocados por esta especie invasora

A nivel ecológico:

–Pérdida de calidad del paisaje.

–Pérdida de biodiversidad.

–Desplazamiento de la vegetación autóctona.

–Modificación de las características fisicoquímicas del suelo.

–Aumento de la probabilidad de incendios.

–Pérdida de conectividad para la fauna, en zonas con densidades muy altas.

A nivel económico:

–Gastos de control de la especie.

–Gastos de recuperación de zonas degradadas.

–Menor productividad de pastos y forestal.

–Deterioro de parajes naturales con el consecuente efecto sobre el turismo.

A nivel social:

–Alergias. Es una gramínea que florece a final de verano. Así que al pico de alergia primaveral al polen de gramíneas se suma un segundo pico hacia el final del verano y en el otoño. Esto disminuye el tiempo de reposo del organismo en ausencia de alérgenos, pudiendo agravar las patologías causadas por el polen de gramíneas.

–Problemas de cortes. Tiene hojas aserradas en los bordes y duras por disponer de cristales de sílice en sus caras.

–Degradación del paisaje. Y, en consecuencia, cambio en los usos del suelo y la transformación de los recursos naturales que conlleva un cambio en las costumbres de la zona afectada. Y afecciones al turismo.

Web del programa Life Stop Cortaderia: http://stopcortaderia.org/

Te puede interesar: Así es el ‘Plumero de la Pampa’ que invade los humedales de España

Foto principal: Juan Plaza / La Nueva España

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).

Hacer un comentario