Verde y Azul
canada ola de calor

Cientos de muertos en Canadá por la ola de calor

La ola de calor que vive el sudoeste de Canadá está cobrándose muchas víctimas mortales, que ya se cuentan por cientos en la Columbia Británica, epicentro de este fenómeno. Veinte personas murieron en un solo día, cuando se rozaron los 50ºC de temperatura en el segundo país más frío del mundo. Los expertos asocian este fenómeno con el cambio climático causado por el hombre.

Canadá registró este martes su temperatura más alta de la historia al alcanzar los 49,5 grados centígrados en el municipio de Lytton, en la provincia de Columbia Británica, mientras la Policía confirma que hay decenas de muertos por la extraordinaria ola de calor que vive el oeste del país.

El récord se alcanzó en el tercer día consecutivo de este episodio climático, en el que Lytton ha batido su récord de temperatura, tras registrar el domingo y el lunes 46,6 y 47, grados centígrados, respectivamente, si bien este martes 29 se llegó a casi 50º C, registro que se alcanzó a las 16.20 horas (hora local).

Antes de anotar estos máximos, la mayor temperatura registrada en el país habían sido 45 grados centígrados marcados en 1937 en Midale, en la provincia de Saskatchewan, informa el medio canadiense CBC.

Columbia Británica y partes de la provincia de Alberta están siendo de las más afectadas por las elevadas temperaturas sin precedentes.

Según CBC News, en la Columbia Británica se han registrado alrededor de 500 fallecimientos durante los primeros cinco días de la ola de calor, lo que supone el triple de la cifra que suele registrarse habitualmente por estas fechas, aunque nunca se había llegado a un calor tan extremo. No se descarta que este número pueda aumentar.

La Policía de Metro Vancouver -una subdivisión administrativa de la provincia de Columbia Británica, que comprende el Área Metropolitana de Vancouver- ha informado de que ha respondido a más de un centenar de casos de muertes súbitas desde que el calor extremo se apoderó de la provincia.

Desde el viernes 25 de junio y hasta el martes 29 la Policía de Vancouver ha recibido notificaciones de más de 65 muertes súbitas desde el pasado viernes. El propio martes se registró una veintena de fallecimientos.

«Vancouver nunca ha experimentado un calor como este y, lamentablemente, decenas de personas están muriendo a causa de él», lamentó el portavoz de la Policía de Vancouver, Steve Addison, quien agregó que los oficiales están haciendo «lo posible» por llevar a cabo su labor, pero se encuentran «al límite».

La Real Policía Montada de Canadá en la ciudad de Burnaby, también en Columbia Británica, ha indicado que han recibido llamadas por 25 muertes desde el lunes, siendo muchos de los fallecidos y fallecidas personas mayores.

La historia se repite en otros puntos del oeste del país y las autoridades insisten en el aumento de las muertes a causa del calor extremo.

Muchos lugares de Norteamérica, incluido el estado de Oregón, en el oeste de Estados Unidos, han registrado también temperaturas récord locales muy por encima de los 40º C durante la reciente ola de calor.

Consecuencia del cambio climático

Sin el cambio climático inducido por el hombre, hubiera sido casi imposible alcanzar estas temperaturas récord en el oeste de los Estados Unidos y de Canadá.

Esta es la opinión de Nikos Christidis, científico climático de la Met Office del Reino Unido, quien en un comunicado de la Organización Meteorológica Muncial (OMM), añadió: «Las posibilidades de que esto ocurra de forma natural son una vez cada decenas de miles de años. En el clima actual, un junio extremadamente caluroso es común y es probable que ocurra dos veces en tres décadas».

Las temperaturas extremas representan una gran amenaza para la salud de las personas, la agricultura y el medio ambiente en una región que no está acostumbrada a ese calor y donde muchas personas no tienen aire acondicionado.

Debido a la situación creada en esta región de Canadá, existe un riesgo de derretimiento de glaciares, con los peligros que ello conlleva.

Armel Castellan, meteorólogo de Environment and Climate Change Canadá, ha declarado: «Esto aún no ha terminado. Yukon y los Territorios del Noroeste han registrado sus temperaturas más altas de todos los tiempos no solo en junio, sino en cualquier momento del año. Estamos estableciendo récords que no tienen por qué establecerse tan temprano en la temporada de verano».

El calor intenso, especialmente cuando se combina con rayos, aumenta el riesgo de incendios forestales.

El calor es causado por una combinación de un patrón de bloqueo atmosférico significativo que ha dado lugar a una cúpula de calor, con baja presión a ambos lados, y que no se mueve a lo largo de la corriente en chorro.

Esta ola de calor se produce inmediatamente después de otra histórica, hace menos de dos semanas, que arrasó el desierto del suroeste de EEUU y California con máximos históricos.

Olas de calor en el hemisferio norte

Otras partes del hemisferio norte ya están experimentando condiciones excepcionales de principios de verano caluroso que se extienden desde el norte de África, la Península Arábiga, Europa oriental, Irán y el continente indio noroccidental.

Las temperaturas máximas diarias excedieron los 45° C en varios lugares y alcanzaron los 50 en el Sahara. El oeste de Libia registró temperaturas más de 10° C por encima del promedio de junio.

Rusia occidental y las áreas alrededor del mar Caspio también han experimentado temperaturas inusualmente altas debido a la presencia continua de una gran área de alta presión.

En algunas partes de la región, incluida Moscú, se espera que las temperaturas alcancen los 30° C durante el día y se mantengan por encima de los 20° C durante la noche.

Se espera que las áreas más cercanas al Mar Caspio experimenten temperaturas que alcancen los 40° C y se mantengan por encima de los 25° C por la noche. Es probable que se establezcan algunos récords de temperatura de todos los tiempos durante esta ola de calor.

Estas condiciones climáticas extremadamente cálidas de principios del verano se están produciendo en un contexto de cambio climático inducido por el hombre, con temperaturas globales ya 1,2° C más altas que los niveles preindustriales.

«Las olas de calor son cada vez más frecuentes e intensas a medida que las concentraciones de gases de efecto invernadero provocan un aumento de las temperaturas globales. También nos estamos dando cuenta de que comienzan antes y terminan más tarde y están cobrando un precio cada vez mayor en la salud humana «, dijo Omar Baddour, Jefe de la División de Políticas y Vigilancia del Clima de la OMM.

Te puede interesar: El cambio climático está detrás del 30% de las muertes por calor en España

 

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.