Verde y Azul

10 razones para apostar ya
por el hidrógeno verde

La hoja de ruta para alcanzar un modelo energético sostenible tiene ya nombre y apellido: hidrógeno verde.

MARTÍN HUERTA NIÑO / ‘Verde y Azul’

Esta fuente de energía, cuya producción no acarrea emisiones de dióxido de carbono, se antoja clave en la transición hacia una economía verde. Representa una alternativa limpia y eficaz a los combustibles fósiles en la movilidad, permite descarbonizar la producción industrial en diversos sectores y tiene múltiples aplicaciones en el ámbito doméstico.

El hidrógeno verde representa además una gran oportunidad para España que, por su fortaleza en el campo de las energías renovables, podría convertirse en una potencia exportadora y dejar de ser un país dependiente energéticamente del exterior.

Para los expertos, que ven en él ventajas de todo tipo, es la solución a muchos de nuestros males.

1
No contamina

El hidrógeno verde se produce a partir de fuentes energéticas de origen renovable, como la eólica o la fotovoltaica y es, por tanto, cien por cien sostenible. Se genera sin emitir dióxido de carbono a la atmósfera a través de un proceso que los especialistas llaman electrólisis y que consiste, básicamente, en utilizar la corriente eléctrica para separar el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua (H2O).

Parque eólico del puerto del Acebo. Aerogeneradores

2
Puede ser almacenado y transportado

Una de las grandes ventajas del hidrógeno verde frente a otros recursos energéticos es que, a diferencia de la electricidad, se puede almacenar durante largos períodos de tiempo y después se puede transportar.

Carlos Funez, responsable de la Unidad de Innovación Abierta del Centro Nacional del Hidrógeno, y Miguel Mayrata, director de Diversificación de Negocio de Redexis, ponen el énfasis en el uso que se puede dar a los parques actuales de energías renovables cuando presentan excedentes de producción.

“En un escenario energético en España en el que las energías renovables van ganando peso, la electrólisis permite que, cuando se desacompasen la oferta y la demanda de electricidad, se pueda aprovechar el excedente de energía eólica o fotovoltaica para transformarlo en hidrógeno verde mediante la disociación del agua en hidrógeno y oxígeno. Ese hidrógeno se puede almacenar y volver a convertirlo en electricidad en los momentos en que no hay viento o no hay sol”, explica Miguel Mayrata.

En este mismo sentido se pronuncia Carlos Funez, que señala que “cuando mi planta fotovoltaica no puede verter a la red, lo que se puede hacer es llevar esa electricidad al electrolizador junto con agua, rompo la molécula de agua en hidrógeno y oxígeno, y ese hidrógeno verde lo almaceno”. “Ese hidrógeno lo puedo almacenar de forma comprimida, lo puedo licuar, lo puedo mezclar con otros componentes para generar compuestos químicos. Al final, es una energía que puedo almacenar, que puedo transportar si es necesario y que puedo usar cuando lo precise”, añade.

Fernando Palacín, director gerente de la Fundación del Hidrógeno de Aragón, lo considera “un complemento ideal para las energías renovables,X que dependen de recursos intermitentes, como el viento o el sol. Y ahora, con el hidrógeno verde, tenemos la oportunidad de almacenar esa energía a gran escala”.

Los tanques de hidrógeno comprimido pueden almacenar energía durante largos períodos de tiempo y pueden evitar así la pérdida de los excedentes de energía que producen las fuentes renovables.

3
Permite descarbonizar el transporte

“El uso del hidrógeno y las pilas de combustible en movilidad son esenciales para completar la descarbonización del transporte”, concluye el informe Hidrógeno, clave para un modelo energético sostenible que acaba de presentar la Fundación Redexis.

Cuando se utiliza el hidrógeno, que es el elemento químico más abundante en el planeta, solo se produce vapor de agua en lugar de los gases de efecto invernadero que emiten los actuales combustibles fósiles. Mayrata asegura que “un vehículo con pila de combustible, lo único que expulsa por el tubo de escape es agua porque el hidrógeno, al combinarse con el oxígeno, vuelve a formar agua”. “La gran solución al uso de los hidrocarburos es el uso de hidrógeno en la movilidad”, añade.

El hidrógeno podría también reemplazar en el futuro, sin emisiones de CO2, a las fuentes de energía que, en la actualidad, impulsan los barcos, los trenes y los aviones.

4
Hace posible una industria menos contaminante

Hoy en día y desde hace muchos años, sectores industriales como el petroquímico, el del acero o los fertilizantes emplean hidrógeno, pero los expertos lo llaman “hidrógeno marrón” porque, aún hoy, emite dióxido de carbono en su producción. El hidrógeno verde o renovable brinda la oportunidad de descarbonizar los sectores con más emisiones.

El proyecto más potente hasta la fecha en España es el que desarrollan Iberdrola y Fertiberia, que va a permitir, con una inversión de 150 millones de euros, la construcción de la mayor planta de hidrógeno verde para uso industrial en Europa y que entrará en funcionamiento en 2021.

5
Tiene numerosos usos en casa y en el comercio

Al ser fácilmente almacenado y transportado, el hidrógeno verde puede también destinarse al consumo doméstico y comercial, sustituyendo a los actuales combustibles fósiles X a la hora de proporcionar electricidad, calefacción o agua caliente.

Las viviendas y los comercios que cuenten, por ejemplo, con recursos de energía renovable como las placas solares, podrán almacenar los excedentes, ahorrar costes y cuidar el medio ambiente al mismo tiempo.

6
Puede aprovechar las redes actuales de gas natural

El uso del hidrógeno verde va más allá de la electricidad que nos ilumina y podría extenderse también a los circuitos de gas natural. Carlos Funez señala que “lo que se está haciendo a nivel europeo es inyectar un porcentaje de hidrógeno dentro de la red de gas natural para que llegue a casa un porcentaje de hidrógeno renovable y dejemos de importar parte del gas natural que importamos a día de hoy en los consumos que tenemos en los domicilios y en los comercios”.

El estudio de la Fundación Redexis sostiene que “una incorporación progresiva de soluciones de hidrógeno puede conducir a la reutilización de las infraestructuras gasistas existentes”

7
Puede convertir a España en un gran productor internacional

Todos los especialistas consultados coinciden en señalar la oportunidad que el hidrógeno verde representa para nuestro país. “España tiene un potencial enorme. Se trata de producir hidrógeno renovable y España es una potencia en la producción de energía renovable”, asegura Funez.

Mayrata se pronuncia en esta misma línea. “España está especialmente preparada porque tenemos mucho recurso solar, porque tenemos mucho recurso eólico, porque tenemos mucha agua y porque hay una apuesta decidida del Gobierno, a través del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y de la Estrategia a Largo Plazo para Descarbonización, en la que se plantea llegar al 2050 con un sistema eléctrico cien por cien renovable”, afirma.

Más allá de la indudable ventaja que supone la prioritaria protección del medio ambiente, en el futuro el hidrógeno verde podría suponer para las empresas españolas una oportunidad de negocio a través de la producción, el almacenamiento y la venta internacional de los excedentes de hidrógeno verde.

8
Abre otro filón, el de las tecnologías del hidrógeno

“Hay una posibilidad que es tan importante, o más. Tenemos la oportunidad en España no solo de crear hidrógeno verde sino también de desarrollar la tecnología que se emplea para producir hidrógeno verde”, apunta Fernando Palacín.

El director gerente de la Fundación del Hidrógeno de Aragón cree que “no debemos perder nuestra independencia energética del resto del mundo creándonos una dependencia tecnológica porque tengamos que comprar tecnología fuera”. Aboga, por tanto, porque sean empresas españolas las que apuesten cuanto antes por desarrollar y comercializar la maquinaria necesaria para producir hidrógeno renovable.

PUERTO PAJARES.TRAFICO.TORRETAS TENDIDO ELECTRICO Y CAPILLA DE LAS NIEVES.

9
Puede hacer que España diga adiós a su histórica dependencia energética

En la medida en que España sea capaz, en el futuro, de producir hidrógeno verde y aplicarlo a la movilidad, las industrias, los comercios y los usos domésticos, se iría reduciendo en paralelo la actual dependencia energética que hoy nos lleva a importar petróleo y gas natural.

“Es el gran valor del hidrógeno verde. Podemos tener un combustible limpio, creado a partir de recursos naturales, sin depender de terceros países ni de importar ni comprar a nadie. Podemos tenerlo en España con nuestro sol y nuestro viento”, recuerda Fernando Palacín.

“Gracias al hidrógeno podríamos ser independientes energéticamente del exterior”, apostilla Miguel Mayrata.

10
Permitiría dar un impulso a la ‘España vaciada’

Fernando Palacín le ve al hidrógeno, además, una ventaja más para nuestro país: “Se da la circunstancia de que muchos de los parques eólicos y fotovoltaicos se están implantando en lo que llamamos la ‘España vaciada’. Si además de estos parques, somos capaces de producir hidrógeno en estos territorios, estaríamos dándole más actividad económica y mayores perspectivas a estas zonas. El hidrógeno es una oportunidad para reindustrializar el tejido empresarial español”.

Y es que la inversión empresarial en hidrógeno está llamada a producir desarrollo, generar riqueza y crear puestos de trabajo.

Hacer un comentario

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.