Verde y Azul

¿Qué es el biogás, la energía renovable más desconocida?

Este es un gas que se obtiene de desperdicios orgánicos (residuos de la ganadería, por ejemplo) y es la única energía renovable que puede utilizarse para cualquiera de las grandes aplicaciones energéticas. En Europa hay 18.000 plantas instaladas, pero en España se encuentra en estado larvario todavía.

El biogás es, junto con el sintegás y el hidrógeno, uno de los tres gases renovables existentes, es decir, que se obtienen a partir de materias primas o fuentes renovables.

En el caso del biogás, este se consigue a partir de materiales orgánicos biodegradables, como residuos domésticos, lodos de depuradoras de aguas residuales urbanas o de deyecciones ganaderas (excrementos del ganado) y agroindustriales. En cuanto a su composición química, está formado principalmente por metano (CH4) y dióxido de carbono (CO2), lo que lo convierte en una excelente fuente de energía.

Para obtener el biogás, la materia orgánica tiene que pasar por un proceso de ‘digestión anaerobia’ (sin oxígeno), un proceso de descomposición en el que una gran cantidad de residuos biodegradables (estiércoles, excedentes de cosechas, purines…), mediante la acción de una serie de bacterias, la descompone en un conjunto de productos gaseosos que conforman el biogás, donde prolifera el metano, según explica el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), adscrito al Ministerio para la Transición Ecológica.  El resultado es, simplemente, energía verde, esencialmente empleada para la producción de electricidad y calor.

Por otro lado, estos ‘digestiones anaerobios’ no solo son capaces de producir biogás a partir de la materia orgánica, sino que también desarrollan biofertilizantes útiles para el campo y efluentes depurados (aguas residuales tratadas).

De manera que estas plantas no son solo productoras de biogás sino que contribuyen a eliminar sustancias contaminantes e insalubres y, sobre todo, reducen significativamente la emisión de metano a la atmósfera, considerado un gas un gas de efecto invernadero.

Por estos motivos, la institución adscrita al Ministerio para la Transición Ecológica apuesta por el establecimiento de plantas de biogás junto a las grandes granjas de ganado bovino y porcino, como una solución para problemas recurrentes en este tipo de instalaciones como los malos olores además de ser una fuente de autoabastecimiento de energía y fertilizantes.

¿Por qué es importante el biogás?

El biogás tiene una gran importancia porque es la única energía renovable que tiene puede emplearse en cualquiera de las grandes aplicaciones energéticas, ya sea como carburante, como fuente de energía eléctrica o térmica. Si se purifica, puede convertirse en biometano, por lo que podría incorporarse en las infraestructuras de gas natural existentes, tanto de transporte como de distribución.

Sus usos, por tanto, son múltiples: En una caldera para producir calor o electricidad, en motores o turbinas para generar electricidad, en pilas de combustible o como combustible de automoción, entre otros.

“Dado que el CHtiene un potencial de calentamiento global 21 veces superior al CO2, el aprovechamiento apropiado del biogás tiene un gran potencial para contribuir a reducir emisiones de gases de efecto invernadero”, destaca el IDAE. En la composición del biogás, entre el 50% y el 70% es metano, por lo que de ahí subyace su aprovechamiento energético, ya que su poder calorífico supera al gas natural.

De residuo a energía

Además, por su método de obtención, a partir de deshechos que tenían como destino final acabar descomponiéndose en los vertederos, el biogás es otro contribuyente de la economía circular, especialmente en lo referido a la producción de energía y calor, frente al uso de materias primas de origen fósil como, por ejemplo, el petróleo.

Según la Asociación Española de Biogás, la producción de biogás es una práctica muy extendida en Europa, recomendada en ciertas directivas del Parlamento Europeo por sus beneficios medioambientales. Actualmente, en la Eurozona funcionan ya más de 18.000 plantas de biogás. Por el contrario, ese desarrollo continúa latente en España, que sigue a la cola de Europa, con menos de cinco.

No obstante, el Ministerio para la Transición Ecológica trabaja ya en la ‘Hoja de Ruta de Biogás’,  incluida en el marco del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030, con el objetivo de  ser la herramienta nacional que dé impulso al desarrollo de este biocombustible y mejorar la competitividad del país en el entorno europeo.

 

Ana I. Montañez

1 comentario

  • En Zaidin. Provincia de huesca hay una. Nueva pero sin estrenar .En Torrente fe Cinca tambien en Huesca. Se monto una no se estreno hoy esta medio desmantelada En esta zona existe mucha ganaderia desaprovechada