Verde y Azul

El nitrógeno de los fertilizantes ¿causa del aumento de la celiaquía?

Un estudio científico revela que el aumento del nitrógeno en los fertilizantes para el trigo puede estar detrás del aumento de casos de celiaquía en el mundo. El uso de este elemento para fertilizar dichos cultivos se ha multiplicado por diez desde los años 60.

El trigo es el cultivo más abundante del mundo y sigue siendo el principal grano alimentario para la humanidad. Sus plantaciones ocupan actualmente una superficie de 217 millones de hectáreas en todo el mundo. Y, aunque su consumo directo ha bajado en los últimos años, el aumento de la harina usada como aditivo en los alimentos ha causado un incremento de la ingesta anual per cápita.

Ahora bien, ingerir gluten, que es una proteína del trigo, puede causar intolerancias y alergias entre los consumidores. La celiaquía es una de las afecciones más importantes. Aunque la ciencia sigue investigando cuáles son las causas de esta reacción, parece que están relacionadas con la cantidad y la calidad del gluten, así como un amplio espectro de factores: infecciones intestinales, alimentación infantil…

Ahora, un grupo de científicos ha relacionado la celiaquía con el progresivo incremento que está experimentando la utilización de nitrógeno en los fertilizantes agrícolas usados en los cultivos de trigo.

Desde los años 60 hasta ahora, el uso mundial de nitrógeno para estos usos se ha multiplicado por diez. El exceso de nitrógeno para fertilizar los cultivos de trigo transfiere al grano y a la harina mayores cantidades de gliadina, que es una proteína que interviene en la formación del gluten.

El estudio ‘Could global intensification of nitrogen fertilisation increase immunogenic proteins and favor thre spread of coeliac pathology?’, publicado en la revista Foods por el investigador del CREAF y del CSIC Josep Peñuelas, aporta importantes pistas sobre este proceso.

El trabajo revela que la ingesta per cápita de harinas en las últimas décadas ha permanecido más o menos constante, pero, en cambio, la concentración de gliadinas en el trigo ha aumentado.

Ello ha provocado que el consumo medio de gliadina por persona haya aumentado también.

Peñuelas ha declarado al blog del CREAF: “La fertilización con nitrógeno se traduce en un posible problema directo de salud global”. Aunque se muestra prudente y recuerda que hay pocos estudios aún sobre el tema, advierte de la importancia del descubrimiento. “Nosotros no hacemos el estudio médico, sino que avisamos de una nueva consecuencia. La relación que hemos identificado no implica la existencia de una única causa directa. Puede haber otros factores, si bien este es importante”, señala.

“La fertilización con nitrógeno que estudiamos los ecólogos tiene efectos muy relevantes sobre los microorganismos y el funcionamiento de la tierra, y nosotros añadimos que también tiene un efecto sobre la salud humana”, añade.

Los datos sobre demanda y aplicación de fertilizantes nitrogenados en la agricultura mundial revelan un aumento muy notable. En concreto, la última Conferencia Internacional de la Iniciativa de Nitrógeno revela que el consumo global de los fertilizantes nitrogenados creció un 33% entre los años 2000 y 2013.

Otros indicadores demuestran que hay diferencias entre las distintas regiones del mundo a la hora de analizar esta intensificación del nitrógeno, siendo mayor en Asia y menor en Europa.

Según el autor del estudio, “todo hace pensar que tenemos otro factor de riesgo provocado por un mundo más rico en nitrógeno a través del aumento de gliadinas del trigo, un factor de riesgo importante que puede explicar, al menos en parte, el aumento de la prevalencia de la celiaquía”.

“El cambio global nos está conduciendo a un cambio de la salud global”, afirma.

Artículo de referencia:

http://blog.creaf.cat/es/noticias/excesiva-fertilizacion-cultivos-trigo-nitrogeno-alta-prevalencia-celiaquia/

Estudio de referencia:

https://www.mdpi.com/2304-8158/9/11/1602

Te puede interesar: El glifosato, un herbicida en el centro de la polémica

Te puede interesar: El suelo, tesoro de biodiversidad

 

Joan Lluís Ferrer