Verde y Azul
firmas Mar Menor

Ya son 150.000 las firmas que exigen protección para el Mar Menor

El Mar Menor de Murcia, la laguna salada más grande de Europa, sufre todo tipo de impactos ambientales y, al mismo tiempo, la acción de las administraciones públicas para frenar esta situación se demuestra claramente insuficiente. Por ello, la iniciativa ciudadana emprendida para lograr tramitar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en el Congreso de los Diputados para preservar la zona va obteniendo cada vez más apoyos: en poco tiempo ha logrado 150.000 firmas.

El calígrafo Joan Quirós ha creado la ‘firma’ del Mar Menor siguiendo los trazos de sus corrientes marinas. Los flujos que siguen esas corrientes dentro de la gran laguna, una vez pasadas al papel, parecen dibujar una rúbrica. Este concepto, plasmado en un vídeo editado por la Universidad de Murcia, tiene como objetivo impulsar la recogida de firmas que se lleva a cabo en España para que la laguna tenga personalidad jurídica.

La ‘firma’ que dibujan las corrientes del Mar Menor

De momento, ya se han reunido 150.000 firmas (entre ellas, la del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez) para pedir que se declare el Mar Menor como zona protegida a través de la novedosa vía del reconocimiento de su ‘personalidad jurídica’, dando así una oportunidad real a su recuperación ambiental.

La campaña, creada entre una veintena de profesionales de la creatividad y un grupo de alumnos de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Murcia, ha contado con el apoyo de la Facultad de Biología y el asesoramiento de la Clínica Jurídica de la Universidad de Murcia.

El Mar Menor es la laguna de agua salada más grande de Europa. Situada en la costa de la Región de Murcia, es un tesoro natural disfrutado por los habitantes de la zona y los miles de turistas que la visitan cada año.

Sin embargo, se encuentra gravemente amenazada por un exceso de nutrientes en sus aguas (eutrofización) a causa del impacto de la actividad agraria y la presión urbanística. Una crisis ecológica y social que, lejos de solucionarse, pone sobre relieve el fracaso del actual sistema jurídico de protección.

La contaminación de las aguas causa escenas como esta. Foto: Agencias

El objetivo de los promotores de la campaña es conseguir tramitar una Iniciativa Legislativa Popular (LPI), que es un sistema previsto en la ley para que, reuniendo un determinado número de firmas en todo el país, se puede proponer en el Congreso de los Diputados la aprobación de una ley.

En concreto, se necesita medio millón de firmas. Una vez reunida la cantidad necesaria, se examina la validez de las rúbricas y puede llegarse a debatir en el Congreso esta propuesta, de modo que, si obtiene los votos suficientes, puede convertirse en ley.

En este sentido, la profesora de Filosofía del Derecho de la UMU y una de las impulsoras de la iniciativa, Teresa Vicente, ha explicado este martes, durante la presentación del vídeo, que han recogido desde el inicio de la campaña, en diciembre de 2020, unas 150.000 firmas, entre ellas las del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Se alarga el plazo hasta finales de octubre

Vicente ha anunciado que el Congreso de los Diputados ha ampliado en tres meses más el plazo de recogida de apoyos, por lo que tendrán hasta finales de octubre de este año para llegar al medio millón de firmas, esperando “dar el salto” con la difusión nacional y el apoyo de instituciones, partidos y municipios.

En la web oficial de la campaña se indican todos los puntos de España donde se puede firmar.

Respecto a la iniciativa de la ‘firma’ del Mar Menor, que se plasmará de forma simbólica el 8 de junio, el catedrático de Ecología de la UMU, Ángel Pérez Ruzafa, ha valorado su puesta en marcha, pero ha advertido de las dificultades que se encontrará en su camino.

“El simple hecho de que una persona tenga personalidad jurídica no garantiza que se haga lo mejor para cada uno de nosotros. En un ecosistema va a ser mucho más difícil y, aunque se solventaran las dificultades de tipo jurídico que va a tener, tendrá muchas dificultades a la hora de su aplicación”, ha detallado.

Tras asegurar que tiene “más fe en el ecosistema que en las personas” y que el tiempo les va dando la razón, Pérez Ruzafa ha remarcado que sigue habiendo una “discrepancia” entre la gestión de las medidas de mejora del ecosistema del Mar Menor y la “política” de las distintas administraciones competentes.

Así, ha explicado que el comité de asesoramiento científico del Mar Menor se sigue reuniendo de forma habitual, redactando informes de la evolución de su estado ecológico y planteando medidas. “Otra cosa es lo que se termina haciendo”, ha advertido.

La intensiva urbanización de su litoral ha agravado los problemas. Foto: Agencias

Teresa Vicente ya indicó con anterioridad, cuando se impulsó esta iniciativa, que “el diagnóstico del estado ecológico del Mar Menor es el de una agonía en peligro inminente de colapso, comprometiendo sus valores naturales, paisajísticos, turísticos, culturales y espirituales, y la solidaridad para las generaciones futuras».

«La propuesta de dar personalidad jurídica y reconocer derechos al Mar Menor como entidad de natural supone una novedad en el Derecho, que ya ha sido llevada a cabo por otros países, como Colombia, India, Nueva Zelanda o la ciudad de Toledo en el estado de Ohio, en EEUU”, añadió.

La figura de la personalidad jurídica para un espacio natural nace del reconocimiento del valor ecológico propio del ecosistema del Mar Menor y de la necesidad de protegerlo y hacer valer su derecho propio a existir, a ser reparado el daño causado y a poder desarrollarse según su propia estructura natural, afirma la investigadora.

Expone también que la urgencia de esta nueva figura jurídica viene dada por la ineficacia de las figuras y leyes de protección, que han fracasado ante los problemas y amenazas que sufre el Mar Menor.

Un vídeo para demostrar que el Mar Menor, pese a todo, está vivo

El montaje audiovisual, en el que se ve a Quirós navegando por el Mar Menor junto con investigadores para recoger los datos hidrodinámicos de la laguna, forma parte de un proyecto conjunto de las facultades de Biología, Comunicación y Documentación y Derecho, en el que han participado 104 alumnos.

Los estudiantes cursaron cuatro asignaturas relacionadas con el proyecto e impartidas por profesores de la universidad murciana y cinco profesionales de Murcia, Madrid y Valencia, tras lo cual se seleccionaron a 24 finalistas, que asistieron a un seminario del que salió el grupo de cuatro alumnos, que ganaron con la idea de que la laguna tuviera su firma a partir de las corrientes marinas, que hacen un doble bucle.

La campaña publicitaria, diseñada por una agencia de publicidad y comunicación para ser difundida por toda España, concluirá en junio y pretende incrementar el ritmo de firmas para la Iniciativa Legislativa Popular (ILP), que requiere de 500.000 apoyos para que sea tramitada por el Congreso de los Diputados.

Web de la campaña: https://ilpmarmenor.org/

Te puede interesar: Batería de medidas ambientales para rehabilitar el Mar Menor

 

 

 

Joan Lluís Ferrer