Verde y Azul

Termina la década más cálida de la historia

J. L. Ferrer · Verde y Azul

El calentamiento global avanza y de forma incontestable. Los datos que acaba de publicar la Organización Meteorológica Mundial (OMM) no dejan lugar a dudas, pues demuestran que la década comprendida entre 2010 y 2020 será la más cálida de toda la historia, al menos desde que se tienen registros. No solo eso, sino que los seis años más calientes están también dentro de esa década. De hecho, el propio 2020 en el que todavía nos encontramos está a punto de convertirse en uno de los tres años con mayores temperaturas desde que hay constancia.

Pero los efectos no se notan solo en tierra firme. También los océanos están perdiendo sus condiciones naturales a pasos agigantados. El 2020 una ola de calor afectó a más del 80% de los océanos mundiales, lo que tuvo importantes efectos sobre los ecosistemas marinos, ya afectados por una mayor acidez de las aguas por la absorción de crecientes cantidades de dióxido de carbono.

El informe provisional de la OMM sobre el estado del clima en el mundo, basado en las contribuciones de numerosos expertos y organizaciones internacionales, demuestra que millones de personas resultan afectadas en todo el globo por fenómenos como el calor extremo, los incendios forestales y las inundaciones, además de una temporada inusualmente activa de huracanes en el Atlántico.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, ha declarado que «en 2020 la temperatura media mundial será alrededor de 1,2º C superior a los niveles preindustriales (1850-1900) y hay al menos una posibilidad sobre cinco de que supere temporalmente los 1,5º C en 2024». «Los años récord de calor han coincidido generalmente con un fuerte episodio de El Niño, como fue el caso de 2016. Actualmente se está desarrollando un episodio de La Niña, que, si bien tiene un efecto de enfriamiento de las temperaturas mundiales, no ha sido suficiente para contrarrestar el calor de este año. Y aunque en la actualidad se dan condiciones propias de La Niña, en este año ya se ha registrado un aumento de las temperaturas casi récord, comparable al récord anterior de 2016», ha añadido Taalas en un comunicado.

(Anomalía de temperaturas en las últimas décadas)

Además, las esperanzas de que las restricciones derivadas del Covid 19 hubieran servido para algo en la lucha contra el calentamiento han sido vanas. A pesar del confinamiento por la pandemia, las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero siguieron aumentando en el conjunto del año, lo que evidencia la magnitud del problema y que no basta un solo año con limitaciones a la actividad industrial y de movilidad motorizada para frenar el calentamiento.

De hecho, otro informe diferente, este del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), señala que el impacto global de la pandemia de coronavirus reducirá este año la emisión de dióxido de carbono (CO2), pero no aplacará la crisis climática a menos que el mundo impulse una recuperación “verde” para superar la devastación de la Covid-19.

“Como resultado de la reducción de viajes, la menor actividad industrial y la menor generación eléctrica este año debido a la pandemia, se prevé que las emisiones de dióxido de carbono caerán hasta un 7 % en 2020”. Sin embargo, subrayó el PNUMA, esa caída “significa sólo una reducción de 0,01 grados centígrados del calentamiento global para 2050”.

Y, además, no impide que “el mundo todavía se dirija hacia un aumento de temperatura mayor de 3 grados centígrados este siglo”, lejos del objetivo de mantener tal incremento por debajo de 2 grados respecto a la era preindustrial.

 

“El año 2020 -afirma el informe- lleva camino de ser el más cálido que se ha registrado. Los incendios forestales, las tormentas y las sequías siguen causando estragos mientras los glaciares se derriten a un ritmo sin precedentes”.

De hecho, el informe refleja que las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero continuaron creciendo por tercer año consecutivo en 2019, cuando alcanzaron un nuevo récord de 59,1 gigatoneladas de equivalente a CO2.

Según el estudio, las emisiones globales de gases de efecto invernadero han subido una media del 1,4 % anual desde 2010, con un avance más rápido del 2,6 % en 2019 debido a un gran aumento de los incendios forestales.

 

 

Joan Lluis Ferrer

Hacer un comentario