Verde y Azul

Movilización política y vecinal contra un parque eólico marino en Girona

Los alcaldes de las seis poblaciones más directamente afectadas por el proyecto, junto con empresarios turísticos, pescadores y entidades vecinales, han iniciado una movilización popular para tratar de impedir la construcción de un parque eólico marino en el Golfo de Roses, frente a las costas de Girona.

El proyecto, promovido por Blue Float Energy y Sener, contempla la instalación de unos 70 aerogeneradores de 250 metros de altura, situados a unos 24 kilómetros de la costa, con los que suministrar energía limpia a la población.

Sin embargo, la recién constituida plataforma Albera Lliure de Molins considera que esta iniciativa supondrá también un grave perjuicio para la economía local. La Cofradía de Pescadores de Roses ha señalado que los molinos se situarán en un área de pesca de gran importancia que, además, actualmente se encuentra en veda voluntaria para recuperar la población de merluza.

Por su parte, el director del Parque Natural de Cap de Creus, Ponç Feliu, ha señalado en declaraciones al Diari de Girona el impacto que provocaría el parque eólico marino para las aves y los cetáceos.

El sector turístico, a través de la Asociación de Empresarios Náuticos de Empuriabrava y de Empordà Turisme, considera que “debe apostarse por las energías renovables, pero con cuidado”, y afirman que el proyecto en cuestión “quiere empezar la casa por el tejado”.

Acto de protesta contra los parques eólicos en Girona. Foto: Diari de Girona

Hace pocos días, los alcaldes de las seis localidades más afectadas por la iniciativa (Roses, l’Escala, Castelló d’Empúries, Torroella de Montgrí-l’Estartit, Sant Pere Pescador i Cadaqués) pedían que se paralice el proyecto y se dé más información sobre el mismo en relación a su impacto ambiental y sobre las actividades económicas en la zona.

Todos estos ayuntamientos han afirmado ser conscientes “de la necesidad de implementar proyectos que den respuesta a la Ley de Cambio Climático y que contribuyan al cumplimiento del objetivo al cual nos hemos comprometido”, es decir, “que el origen de la energía que consumimos proceda un 50% de energías renovables en 2030”.

Ahora bien, recuerdan que es preciso tener en consideración “criterios sociales, paisajísticos, ambientales y de equilibrio territorial”.

«Consecuencias catastróficas para el turismo»

Por su parte, la Plataforma Albera Lliure de Molins, que está realizando diversas actividades de protesta, recogida de firmas, concentraciones y reuniones, afirma que en realidad este es solo uno de los proyectos que se ciernen sobre el litoral catalán. Existen otros en diferentes fases de tramitación que, a su juicio, suponen igualmente una amenaza para la forma de vida de estas comarcas.

En concreto, hay seis iniciativas de parques eólicos en Jonquera, Cantallops, Agullana, Campany, Darnius i Biure, ya en tierra firme.

Las afectaciones a la economía local y serían “catastróficas para el ecoturismo, las rutas megalíticas y naturales, el turismo rural, la hostelería, el enoturismo, las bodegas y todo el sector agroalimentario, el desarrollo rural y los precios de fincas y viviendas”, señala esta plataforma. Asegura que este proyecto, de llevarse a cabo, “limitaría mucho las posibilidades de futuros proyectos ligados al turismo”.

Por su parte, la empresa promotora ha salido al paso de estas críticas y ha emitido un comunicado en el que afirma que “la transparencia y el compromiso con el territorio son, desde el inicio, las piedras angulares del proyecto”.

De hecho, la empresa afirma que el parque pretende impulsar los intereses de la zona: “El objetivo no es otro que consensuar un proyecto concebido esencialmente como una oportunidad para el Empordà y la demarcación de Girona”, señala la nota.

También aseguran que los molinos tendrán un impacto visual muy bajo, “porque estarán situados a una media de 24 kilómetros de la costa” y, además, “se están evaluando alternativas para alejar el parque de la ubicación planteada inicialmente”.

“Es un proyecto especialmente diseñado para no afectar al ecosistema marino y es respetuoso con las zonas definidas por los parques naturales del Cap de Creus, Aiguamolls de l’Empordà, y Montgrí, Illes Medes y Baix Ter. Se está trabajando con los tres parques para reducir al máximo el impacto sobre la fauna y la flora, así como desarrollar sistemas de regeneración de la biodiversidad en la zona”, agrega.

De forma inminente, los organismos ambientales de la Administración autonómica catalana deben pronunciarse sobre la viabilidad de este proyecto.

Te puede interesar: Surge una plataforma para luchar contra los grandes parques eólicos y fotovoltaicos

 

Joan Lluís Ferrer

4 comentarios

  • Muy patético. Girona esta demasiado acostumbrada a ir de bonita y que paguen la factura el resto de provincias… tarrangona se ha mamado los reactores nucleares y la industria petroquímica, barcelona la central del besós quemando carbón durante 40 años y ahora los ciclos combinados, lleida los embalses… pero Girona está por encima, es intocable. Despúes de que ellos mismos hayan destrozado el litoral para sobre-explotarlo con el turismo ¿qué salvaje puede concebir plantar molinos a 20 km de la costa en una ubicación perfecta para hacerlo? La emergencia climática no van con ellos, su paisaje marino está por encima.

  • Discrepo con el comentario arriba que muestra sarna, desprecio y un sobredosis de emociones pueriles. El AVE, la AP7 yvel MAT pasan por Girona. Hace 20 años el pueblo de Vilamacolum tuvo el peor agua municipal de España debido a la sobre explotación porcina. En el Emporda es una batalla constante mantener el paisaje contra proyectos de polígonos industriales y macro granjas. Usted se equivoca en esto. Donde estoy de acuerdo con el proyecto es que poco impacto visual tendrá esta iniciativa. Una cosa más si los alcaldes de la zona han reaccionado así es porque saben que en la política hay que esforzarse al máximo antes de negociar.
    Infórmese bien antes de decir sandeces.