Verde y Azul
huracanes atlántico norte

Los huracanes aumentan en el Atlántico norte desde hace 150 años

Modelos climáticos han corroborado que los huracanes del Atlántico norte (pero no en el resto del planeta) han aumentado en frecuencia durante los últimos 150 años, tal y como han demostrado los registros históricos recientemente analizados por un equipo de investigadores.

En particular, los grandes huracanes, y los huracanes en general, son más frecuentes hoy que en el pasado. Y, además, aquellos que tocan tierra parecen haberse vuelto más violentos, con un potencial más destructivo, según un nuevo estudio del Massachusetts Institute of Tecnology (MIT) publicado en Nature Communications.

Curiosamente, si bien el Atlántico norte ha experimentado un aumento general de la actividad de las tormentas, no se observó la misma tendencia en el resto del mundo. El estudio confirma que la frecuencia de ciclones tropicales en el conjunto del planeta no ha cambiado significativamente en los últimos 150 años.

«La evidencia apunta, como lo hizo el registro histórico original, a aumentos a largo plazo en la actividad de los huracanes en el Atlántico norte, pero no a cambios significativos en la actividad global de los huracanes», dice en un comunicado el autor del estudio Kerry Emanuel, profesor de Ciencias Atmosféricas.

«Ciertamente, esto modificará la interpretación de los efectos del clima en los huracanes, pues algo sucedió en el Atlántico Norte diferente al resto del mundo, y puede haber sido causado por el calentamiento global, que no es necesariamente uniforme a nivel mundial», añadió.

La nueva investigación calculó la actividad de los huracanes en el pasado utilizando una reducción de escala dinámica, una técnica que el equipo desarrolló y ha aplicado durante los últimos 15 años para estudiar el efecto del clima en los huracanes.

La técnica comienza con una simulación climática global con poco detalle e incorpora después en este modelo un modelo de resolución más fina que simula características tan pequeñas como huracanes. Luego, los modelos combinados se alimentan con mediciones del mundo real de las condiciones atmosféricas y oceánicas.

Finalmente, Emanuel llevó a cabo una simulación realista con «semillas» de huracán para ver cuáles de ellas se convierten en tormentas en toda regla.

Foto: Francisco Balderas

Para el nuevo estudio, Kerry Emanuel incorporó un modelo de huracán en un «reanálisis» climático, un tipo de modelo climático que combina observaciones del pasado con simulaciones climáticas para generar reconstrucciones precisas de patrones y condiciones climáticas pasadas.

«Elegimos utilizar este enfoque para evitar cualquier tendencia artificial provocada por la introducción de observaciones progresivamente diferentes», explica Emanuel.

Aumento inequívoco, con un paréntesis reciente

Ejecutó un modelo de huracán integrado en tres reanálisis climáticos diferentes, simulando ciclones tropicales en todo el mundo durante los últimos 150 años. En los tres modelos, observó «incrementos inequívocos» en la actividad de los huracanes en el Atlántico norte.

«Ha habido un aumento bastante grande de la actividad en el Atlántico desde mediados del siglo XIX, algo que no esperaba encontrar», dice Emanuel.

Dentro de este aumento general en la actividad de las tormentas, también observó una «sequía de huracanes», un período durante las décadas de 1970 y 1980 en el que la cantidad anual de estos fenómenos disminuyó momentáneamente.

Foto: ESA

Esta pausa en la actividad de las tormentas también se puede ver en los registros históricos, y el grupo de Emanuel propone una causa: los aerosoles de sulfato, que eran subproductos de la combustión de combustibles fósiles, probablemente desencadenaron una cascada de efectos climáticos que enfriaron el Atlántico Norte y suprimieron temporalmente la formación de huracanes.

«La tendencia general durante los últimos 150 años fue el aumento de la actividad de las tormentas, interrumpida por esta sequía de huracanes», señala Emanuel.

«Sobre este aspecto, tenemos más información de por qué hubo esa sequía de huracanes que sobre el aumento continuo y a largo plazo de estos fenómenos, iniciada en el siglo XIX. Eso sigue siendo un misterio y tiene que ver con la cuestión de cómo el calentamiento global podría afectar a los futuros huracanes del Atlántico”, concluyó.

Estudio de referencia: https://www.nature.com/articles/s41467-021-24268-5#Fig1

 

Hacer un comentario