Verde y Azul
tortugas marinas

Liberadas 59 tortugas marinas en Málaga, Tarragona e Ibiza

Continúa el aumento de desoves de tortugas marinas en las playas del Mediterráeno español, algo totalmente infrecuente pero que desde hace unos años va en aumento, debido a los efectos del cambio climático. Este verano se han detectado al menos seis nidos de tortuga boba y otros diez intentos de puesta en la costa mediterránea española. Durante los últimos días, además, se ha procedido a la liberación de casi 60 ejemplares de tortuga en Marbella, Tarragona e Ibiza después de un periodo de cría de un año para garantizar su supervivencia.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, dentro de las actuaciones del proyecto Life Intemares, ha participado en la liberación de 10 crías marcadas (provistas de transmisor) de tortuga boba (Caretta caretta) de un año de edad, cinco de ellas en el litoral andaluz y otras cinco en el catalán, aunque el número total es mayor, pues no todas incluyen transmisor.

Las sueltas de las tortugas han tenido lugar en la playa de Vila-Seca (Tarragona) y en la playa de Cabopino (Marbella), donde se han liberado en total 39 ejemplares. En esta última acción ha participado el personal del Área de Especies Marinas del Miteco. Los ejemplares liberados proceden de las puestas de hembras de tortuga boba halladas en las playas de Algeciras (Cádiz) y Vila-Seca en 2020.

A finales de julio de este mismo año, se liberaron otros 25 ejemplares en la playa tarraconense de Vila-Seca.

Tortugas liberadas en Málaga. Foto: Bioparc

Tras un año de permanencia en el programa de cría en cautividad, han sido liberados en las playas en las que se hallaron los nidos, ya que, tras su maduración, las hembras volverán, con una alta probabilidad, a anidar en el lugar en el que nacieron. De esta manera se fomenta que se den nuevos episodios de anidación en nuestras costas y se apoya la conservación de la especie a nivel global.

Diez de las tortugas cuentan con un dispositivo electrónico adaptado a su tamaño y peso con el fin de realizar su seguimiento vía satélite y obtener información de su comportamiento en el mar durante sus primeras etapas de vida. A esta fase se la conoce como «los años perdidos» de las tortugas por la falta de información sobre la especie durante este periodo de gran importancia en su desarrollo.

Con la implicación del Ministerio, comunidades autónomas litorales, centros científicos y de recuperación y universidades, esta acción permitirá obtener información para impulsar medidas para la protección de estos reptiles marinos, actuaciones de seguimiento y líneas de investigación.

El recorrido de las tortugas será visible a través de Internet, gracias a la plataforma web de seguimiento SeaTurtle, creada por la comunidad científica internacional para apoyar las labores de investigación y conocimiento conjunto para la gestión y protección de las tortugas marinas en el mundo.

Suelta de tortugas en Ibiza. Foto: Vicent Marí

Esta acción, enmarcada en el proyecto Life Intemares que coordina la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, permitirá estudiar la supervivencia y comportamiento en el mar de las crías de tortuga boba, una especie vulnerable que anida en las playas españolas del Mediterráneo de forma cada vez más habitual.

Otras 15 tortugas liberadas en Ibiza

Al margen de estas sueltas, otras 15 tortugas marinas han sido liberadas estos días en Ibiza (Baleares) por la conselleria de Medio Ambiente del gobierno autonómico. Al igual que sus congéneres liberadas en Tarragona y Málaga, las tortugas ibicencas tenían un año edad y habían sido localizadas en julio de 2020 en una playa de la isla, donde se produjo el desove. Un vecino avisó de esta puesta, en la que se encontró un centenar de huevos.

Este año, en Baleares no ha habido ningún desove registrado, sólo un intento en la isla de Formentera. El año pasado, en cambio, se registraron tres puestas de huevos.

Las actividades de seguimiento desarrolladas durante el verano han permitido localizar y proteger seis nidos de tortuga boba en diferentes localizaciones de la costa mediterránea española, como Tarragona, Barcelona o Almería.

Uno de los casos más llamativos fue el de una tortuga que intentó desovar sin éxito en Salou (Tarragona), pero sí lo consiguió en la playa tarraconense de Calafell con una puesta de 146 huevos, 85 de los cuales fueron traslocados en la misma playa, lejos de la línea de marea para evitar el riesgo de inundación. El resto se trasladaron a incubadoras artificiales para garantizar su supervivencia.

Otro caso de éxito fue la puesta en Arenys de Mar (Barcelona) de 142 huevos. En Almería también hubo una puesta de tortuga boba, en una cala cercana a la playa de Carboneras, donde nacieron 20 crías.

Ejemplar de tortuga marina, lista para ser liberada. Foto: Vicent Marí

Aunque la costa mediterránea española no ha sido hasta ahora un área de nidificación frecuente de tortugas marinas, la distribución de las anidaciones de tortuga boba se ha ampliado y ahora incluye también las costas del Mediterráneo occidental -italianas, francesas y españolas y del norte de África-. Estudios científicos apuntan a que podríamos encontrarnos ante un proceso de adaptación de la especie, derivado de los efectos del cambio global.

Debido al mayor calentamiento de las aguas del Mediterráneo oriental, lugar preferente de cría de esta especie, el número de hembras que están naciendo es tan grande frente al número de machos que compromete la reproducción de la especie. Por este hecho, la tortuga marina está desplazando su área de cría hacia las aguas del Mediterráneo occidental.

Las autoridades recuerdan que, en caso de observar una tortuga marina en la arena de la playa, debe evitarse al máximo molestarla, lo que incluye no tocarla, no hacerle fotos con flash y no interrumpir su camino. Debe llamarse inmediatamente al 112.

Te puede interesar: ¿Qué hacer si vemos una tortuga marina en la playa? No molestarla y llamar al 112

Hacer un comentario