Verde y Azul

Lanzan una app para identificar y proteger nidos en zonas urbanas

Hoy más que nunca se pone de manifiesto la necesidad de tener unas poblaciones más amables, más saludables y más resilientes. Y la presencia de aves ayuda a lograr ese objetivo. Lo afirma la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), que acaba de lanzar la segunda edición de su campaña ‘SOS Nidos’, ideada para alertar a la población sobre la pérdida de lugares de nidificación, una circunstancia que se ha convertido en una de las principales amenazas para las aves urbanas.

La ciencia ya ha demostrado que la presencia de aves promueve en el ser humano emociones positivas e incluso más bienestar psicológico que el dinero, tal y como ha concluido el estudio ‘La importancia de la diversidad de especies para el bienestar de los humanos en Europa’, recientemente publicado por investigadores alemanes. Pero el número de ejemplares en las ciudades disminuye año a año. Y cada primavera se registran nuevas denuncias por destrucción de nidos.

SEO/BirdLife resalta que dañar o destruir los nidos, aun estando vacíos, así como dañar, molestar o inquietar intencionadamente a las aves para impedir su reproducción, es ilegal. “Puede suponer la imposición de multas o incluso llegar a constituir un delito contra la fauna castigado con hasta dos años de prisión y con multas de entre 3.001 y 200.000 euros”, subraya.

La ONG ambientalista, fundada en 1954 y que tiene como objetivo la conservación y el estudio de las aves y sus hábitats, achaca la destrucción de nidos, en la mayoría de los casos, a ”una falta de conciencia y conocimiento por parte de la ciudadanía, los propietarios de edificios, los administradores de fincas o los técnicos”.

Subraya que en los últimos años se están incentivando y subvencionando por parte de las administraciones públicas las obras de rehabilitación de edificios en el marco de programas de mejora de la eficiencia energética, por lo que la destrucción de nidos se está incrementando, “con el apoyo, además, de dinero público en muchas ocasiones”.

Nido de cigüeñas. Foto: Pixabay

Los dirigentes de SEO/BirdLife están convencidos de que si los propietarios de los edificios, los administradores de las comunidades de vecinos, los técnicos, los arquitectos y el resto de los agentes que intervienen en esas obras conocieran de forma previa la existencia de las aves y se pudieran establecer protocolos de prevención, esta problemática se vería muy reducida.

Una app para localizar nidos

Por ello han creado la aplicación Censos SEO/BirdLife, disponible para dispositivos móviles y en formato web, que permite registrar la presencia de nidos de aves en pueblos y ciudades.

“Hemos creado una aplicación de manejo muy sencillo, que permitirá a muchas personas voluntarias registrar nidos o colonias de cría y que, con el tiempo, ayudará a proteger a las especies de fauna que habitan edificios e infraestructuras gracias a la mejora del conocimiento de sus lugares de nidificación”, afirma Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife.

“Los datos de los censos urbanos serán de acceso libre para las administraciones públicas y, en su caso, para los propietarios, arquitectos y técnicos involucrados en los procesos de construcción o reforma de edificios y por ello se espera que con el tiempo se convierta en una herramienta de gran utilidad para la protección de las especies que habitan en los entornos urbanos”, apunta Beatriz Sánchez, responsable del programa de Biodiversidad Urbana de SEO/BirdLife.

Esta aplicación forma parte de la campaña ‘SOS Nidos, Tu no harías esto’, que tiene como principal protagonista al vencejo común, declarado Ave del Año 2021. Una campaña de sensibilización que persigue concienciar a todos los actores implicados en el problema y ofrecer soluciones para la convivencia con las aves silvestres que habitan en áreas humanizadas, que en su mayoría son aves migratorias, protegidas por la legislación. Y que están experimentando “un progresivo descenso de sus poblaciones en los últimos años”, alerta SEO/BirdLife.

Numerosas especies de golondrinas, aviones y vencejos anidan en fachadas. Foto: Pixabay

Así ocurre, por ejemplo, con la golondrina común, el avión común, el vencejo común, el vencejo pálido, el cernícalo primilla, la cigüeña blanca e incluso el gorrión común. “Casi todas regresan a sus mismos lugares de cría cada primavera, tras pasar el invierno en latitudes más cálidas, y en ocasiones se encuentran con sus nidos destruidos tras su largo viaje”, apunta la ONG.

Ante una acción ilícita contra el medio ambiente, como es la destrucción de nidos, SEO/BirdLife invita a la ciudadanía a que lo ponga en conocimiento de los agentes forestales y de medio ambiente de su comunidad autónoma –llamando al 112– o comunicándolo a la Guardia Civil –llamando al 062–. Además, pone también al alcance de la ciudadanía su portal de denuncia ambiental para que de una manera fácil y rápida pueda realizar la denuncia.

SEO/BirdLife atendió el año pasado, a través de la primera edición de campaña SOS Nidos, 79 consultas sobre cómo actuar en casos destrucción de nidos; intervino directamente en 36 casos, y cursó 23 denuncias a agentes forestales, Seprona, Fiscalía y otras autoridades competentes. Y eso en un año de pandemia y confinamiento.

Además, a través de su portal de denuncia ambiental recibió 20 notificaciones sobre destrucción o expolio de nidos, 17 de las cuales fueron remitidas al Seprona, cuatro a agentes medioambientales y una a una comunidad autónoma.

Ejemplos de buenas prácticas

En el marco de la campaña SOS Nidos, el pasado 18 de marzo se celebró el seminario web ‘Protección de especies silvestres que habitan en entornos urbanos’, que reunió a más de 300 personas, entre técnicos de administraciones locales y regionales, arquitectos, empresas y miembros de asociaciones locales.

El encuentro sirvió para detallar buenas prácticas de convivencia y protección de especies silvestres que habitan en edificios, como las que se aplican en el Reino Unido, donde las aves y sus nidos están estrictamente protegidos por una normativa estatal y las administraciones locales ofrecen información específica para promotores de proyectos urbanísticos.

Asimismo, se presentaron algunas medidas desarrolladas en España (edificios históricos de Segovia, ordenanza municipal de Medio Ambiente de Almansa, iniciativas de conservación de la biodiversidad del Ayuntamiento de Madrid, protección del cernícalo primilla en Extremadura, programa de aves protegidas y edificios en Barcelona…), que muestran que es posible compatibilizar la protección de los patrimonios cultual y natural.

“Estas experiencias demuestran que las autoridades locales pueden actuar de forma efectiva para la conservación de la biodiversidad de sus municipios, a pesar de que la legislación de protección de especies silvestres no es muy explícita sobre sus competencias”, concluyó Beatriz Sánchez.

Soluciones para la convivencia con aves urbanas

–La suciedad producida por las golondrinas se puede paliar colocando una simple balda o bandeja de protección bajo los nidos, e incluso con una limpieza periódica de la zona en la que se sitúa.

–Para las colonias de aviones, que suelen hacer numerosos nidos en una misma fachada, existen sistemas de recogida de excrementos muy efectivos y que resultan a la larga más económicos que la retirada de los nidos. En algunos casos, también es suficiente con realizar una limpieza periódica de la fachada o el suelo.

–En el caso de los nidos de cigüeña, solo es preciso retirar los nidos en casos muy puntuales. Una solución es en rebajar el peso del nido fuera del periodo de cría y retirar parte de los materiales. También existen estructuras en forma de cesta que permiten a las aves construir sus nidos evitando daños en la cubierta.

–Con relación a los daños que se producen a las aves en la reforma o rehabilitación de edificios, SEO/BirdLife apuesta por establecer protocolos y mecanismos que permitan compatibilizar la conservación del patrimonio edificatorio y cultural con el patrimonio natural que alberga.

Página de referencia: https://seo.org/sosnidos/

Te puede interesar: ¿Por qué el vencejo ha sido declarada Ave del Año en España?

 

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).