Verde y Azul

La contaminación del aire vuelve a los niveles pre-Covid

Según se van relajando las restricciones en algunos países y se reanuda la actividad regular, los niveles de dióxido de nitrógeno en la atmósfera están volviendo a los niveles anteriores al COVID-19, según acaba de dar a conocer la Agencia Espacial Europea (ESA). Los datos recogidos por su satélite Copernicus-Sentinel así lo demuestran.

A lo largo de 2020, se utilizaron los datos recogidos por este satélite para confirmar una disminución en la contaminación del aire, hecho que coincidió con los cierres nacionales implementados para detener la propagación del coronavirus.

El 23 de enero, el mundo vio entrar en vigor el primer bloqueo por coronavirus en Wuhan, China, en un esfuerzo por detener la propagación de la enfermedad. Este bloqueo sentó el precedente para medidas similares en otras ciudades del país, poniendo fin a las actividades diarias, incluida la industria y el tráfico. Se cerraron fábricas y otras industrias y se confinó a las personas en sus hogares. A continuación, se pusieron en marcha medidas similares en todo el mundo durante las siguientes semanas y meses.

Como resultado, los satélites detectaron una reducción significativa de los contaminantes del aire en China. Esto incluyó la reducción de las emisiones de dióxido de nitrógeno, un gas contaminante producido principalmente por el tráfico y la combustión de combustibles fósiles en los procesos industriales.

Ahora, más de un año después, cuando las restricciones se han suavizado, el nivel promedio de contaminantes del aire se ha recuperado y está aumentando nuevamente.

Los mapas muestran las concentraciones medias mensuales de dióxido de nitrógeno, derivadas de datos del satélite Copernicus Sentinel-5P, en las partes central y oriental de China en febrero de 2019, febrero de 2020 y febrero de 2021. El mapa muestra la fluctuación de los niveles entre los tres períodos, con rojo oscuro que indica altas concentraciones de nitrógeno.

Los datos indican que las concentraciones de dióxido de nitrógeno en Pekín cayeron alrededor de un 35% entre febrero de 2019 y 2020, antes de volver a niveles similares en febrero de 2021. De manera similar, en Chongqing, el dióxido de nitrógeno se redujo aproximadamente un 45% entre febrero de 2019 y febrero de 2020, antes de regresar hasta casi duplicar los números pre-COVID.

Claus Zehner, director de la misión Copernicus Sentinel-5P de la ESA, dice en un comunicado: «Esperábamos que la contaminación del aire se recuperara a medida que se levantaran los bloqueos en todo el mundo. Las concentraciones de dióxido de nitrógeno en nuestra atmósfera no dependen únicamente de la actividad humana. Las condiciones climáticas como la velocidad del viento y la cobertura de nubes también afectan esos niveles, sin embargo, una gran cantidad de estas reducciones se deben a la flexibilización de las restricciones. En las próximas semanas y meses, esperamos aumentos de las concentraciones de dióxido de nitrógeno también en Europa «.

Estos datos han sido proporcionados por el instrumento Tropomi, instalado en el satélite Copernicus Sentinel-5P, la primera misión de Copernicus dedicada a monitorear nuestra atmósfera.

Comunicado original de la ESA:

http://www.esa.int/Applications/Observing_the_Earth/Copernicus/Sentinel-5P/Air_pollution_returning_to_pre-COVID_levels

Te puede interesar: La humanidad se confina, el planeta se recupera

 

Hacer un comentario