Verde y Azul

La Comisión Europea abre 33 expedientes por contaminación atmosférica en Estados miembros

La Comisión Europea (CE) ha abierto 33 expedientes por contaminación atmosférica en Estados miembros. El director general del Servicio Jurídico de la CE, Daniel Calleja, ha desvelado que hay 16 Estados de la Unión Europea (UE) ante el Tribunal de Justicia y 17 procedimientos más en fase precontenciosa por la mala calidad del aire.

“En el ámbito de la calidad del aire es en el área que más actuaciones hay por parte de la Comisión Europea”, añadió Calleja en el EU Clean Air Forum (Foro Aire Limpio de la Unión Europea), que se celebra en Madrid, organizado por la oficina española de la Comisión Europea.

El coordinador del informe sobre el ozono de Ecologistas en Acción, Miguel Ángel Ceballos, durante el turno de preguntas posterior al debate, preguntó por la posibilidad de agilizar los procedimientos existentes y que “no transcurran 11 años de incumplimiento”, como –según el portavoz– es el caso de Madrid con el valor límite de dióxido de nitrógeno (NO2).

En este sentido, Calleja explicó que “el procedimiento escrito concluyó en noviembre del año pasado” y que la siguiente etapa consiste en la vista oral, las conclusiones del abogado general y la sentencia del tribunal, pero detalló que se espera que “en el primer semestre del año 2022 tengamos una decisión”.

El ministro para la Transición Climática, Medio Ambiente y Democracia participativa de la Región de la Capital de Bruselas, Alain Maron, relató que el Tribunal condenó a Bruselas por no cumplir con los niveles de contaminación atmosférica y eso motivó “la implantación en 2018 de una de Zona de Bajas Emisiones”, así como la futura prohibición de motores de gasolina para el año 2025.

Madrid y Barcelona superan los niveles máximos

El presidente del Foro de Jueces de Medio Ambiente de la Unión Europea, Luc Lavrysen, defendió la importancia de que “todo el mundo tenga derecho ir a juicio para denunciar cualquier situación que incumpla una ley europea” y aseguró que en los últimos años “se han abierto las puertas de los juzgados para estos temas” ambientales.

Contaminación en Madrid. Foto: David Castro/El Periódico

Lavrysen puso el ejemplo de Bruselas, donde una estación de medición de calidad del aire estaba rota y los ciudadanos consiguieron por medio de una demanda judicial que la estación fuese sustituida.

La directora general de la Organización Europea de Consumidores, Monique Gossens, aprovechó para recordar que “la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publicó un estudio que indica que los niveles de contaminación en Madrid y Barcelona están por encima de la normativa europea” y que “no ha habido respuesta”, por lo que existe un “derecho de compensación” para los ciudadanos que se han visto dañados por esta falta de acción.

Según las autoridades comunitarias, la contaminación atmosférica supone el mayor riesgo medioambiental para la salud en la Unión Europea (UE). “La contaminación atmosférica daña gravemente la salud de los ciudadanos europeos.

Cada año, cerca de 400 000 personas mueren de forma prematura debido a las concentraciones excesivas de contaminantes atmosféricos tales como las partículas de polvo, el dióxido de nitrógeno y el ozono”, recoge una auditoría del Tribunal de Cuentas Europeo publicado en 2018.

“Durante treinta años aproximadamente, la UE ha contado con una legislación en materia de aire limpio que establece los límites a las concentraciones de contaminantes atmosféricos. Sin embargo, la mala calidad del aire sigue siendo común actualmente en la mayoría de Estados miembros de la UE y en muchas ciudades europeas”, recoge el documento.

Una legislación «poco estricta»

El Tribunal detectó que los ciudadanos europeos todavía respiran un aire nocivo debido principalmente “a una legislación poco estricta y a la aplicación poco adecuada de las políticas”.

Las recomendaciones del Tribunal tienen por objeto reforzar la Directiva sobre la calidad del aire ambiente y fomentar que la Comisión Europea y los Estados miembros adopten medidas complementarias y eficaces como la mejora de la coordinación de las políticas y de la información pública.

Foto: Digital Vision

La Directiva sobre la calidad del aire ambiente de 2008 es el pilar de la política de aire limpio de la UE, puesto que establece las normas de calidad atmosférica relativas a la concentración de contaminantes en el aire.

Según el Tribunal, las medidas de la UE para proteger la salud humana de la contaminación atmosférica no han tenido los efectos esperados. El ingente coste humano y económico todavía no se ha traducido en medidas adecuadas en toda la UE.

En las últimas décadas, las políticas de la UE han contribuido a reducir las emisiones, pero el progreso de la calidad del aire no ha mejorado al mismo ritmo y aún se dan efectos considerables en la salud pública, tal y como han reconocido las autoridades de Bruselas.

Las normas de calidad del aire de la UE se establecieron hace casi veinte años y algunas de ellas son mucho menos estrictas que las directrices de la OMS y el nivel que sugieren los últimos datos científicos sobre los efectos en la salud humana. Además, la contaminación atmosférica puede estar “subestimada», ya que es posible que «no se vigile en los lugares adecuados”, señalan los auditores.

Informe sobre contaminación atmosférica: https://op.europa.eu/webpub/eca/special-reports/air-quality-23-2018/es/

Te puede interesar: La contaminación genera un gasto de 430.000 millones de euros al año en Europa

Foto principal: EFE

Hacer un comentario