Verde y Azul

Joe Biden olvida su promesa de volver a proteger el lobo en EEUU

La administración del presidente Joe Biden parece dispuesto a mantener la decisión de su antecesor Donald Trump de suspender la protección del lobo gris en la mayor parte de EEUU. Sin embargo, altos funcionarios federales de vida silvestre han declarado que existe una creciente preocupación por las agresivas normativas sobre caza de lobos que se han aprobado en los estados del oeste de los Grandes Lagos y el norte de las Montañas Rocosas.

Las poblaciones de lobo situadas bajo protección federal experimentaron un notable repunte en diversas partes de EEUU durante las últimas décadas, después de haber sufrido graves pérdidas por la caza excesiva y las trampas a principios del siglo XX.

La eliminación del régimen de protección previsto en la Ley de Especies en Peligro de Extinción se había estado preparando durante años y se aprobó finalmente en los últimos días del mandato de Trump. Según el subdirector de Servicios Ecológicos del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EEUU, Gary Frazer, fue una decisión correcta.

Hace pocos días, los abogados de la Administración pidieron a un juez federal en California que rechazara una demanda presentada por grupos ecologistas que pedía reimplantar la protección del lobo. Esa petición presagia un cambio en la promesa de Joe Biden, que en su primer día en el cargo dijo que iba a revisar la medida adoptada por Trump, según informan en phys.org Matthew Brown y John Flesher.

Pero el panorama está cambiando desde que se suspendió la protección. Frazer sugirió que el gobierno federal podría tomar medidas para restaurar dicha protección si la disminución de la población vuelve a poner al lobo de EEUU en el camino de la extinción. «Ciertamente, algunas de las cosas que estamos viendo son preocupantes», dijo.

El oeste americano, a por el lobo

El Estado de Wisconsin, por ejemplo, actuó rápidamente para reducir el número de lobos en su territorio, después de que un grupo a favor de la caza con estrechos vínculos con el Partido Republicano ganara una orden judicial que permitía a los cazadores matar 218 lobos en cuatro días.

Cazador de lobos en EEUU. Foto: Pixabay

Mientras tanto, las instituciones dominadas por los republicanos en Idaho y Montana han flexibilizado las reglas de caza para permitir tácticas que son rechazadas por muchos expertos en vida silvestre, como la caza de lobos por la noche y desde el aire, así como el pago de cantidades económicas por lobos muertos, actuaciones que recuerdan las recompensas que los llevaron a casi la extinción hace décadas.

Frazer dijo que los diferentes estados han adoptado un enfoque común: tienen organismos públicos sobre vida salvaje cuyos componentes son designados con criterios políticos con el objetivo de aprobar medidas para reducir las poblaciones.

Los comisionados de vida silvestre del estado de Montana han introducido hace pocos días cambios en las reglas de caza para adaptarse a las nuevas leyes estatales que permiten el uso de trampas para matar lobos, así como la caza nocturna y el uso de cebos, métodos criticados como poco éticos por algunos cazadores y ex funcionarios.

Las nuevas reglas van más allá de lo recomendado por los expertos estatales en vida silvestre, quienes, por ejemplo, querían limitar el uso de trampas a tierras de titularidad privada.

El vicepresidente de la Comisión de Pesca y Vida Silvestre de Montana, Patrick Tabor, un firme defensor de los cazadores, dijo al votar a favor de los cambios que estaba orgulloso de la caza y añadió que el relajamiento de las restricciones sobre el lobo «permiten dar más oportunidades a los cazadores, porque el lobo es un animal increíblemente difícil de cazar».

La población de lobos en el Medio Oeste ha crecido hasta más de 4.400 lobos, según cifras del gobierno, aunque son cuestionadas por algunos científicos que dicen que los funcionarios subestiman a los lobos muertos por cazadores furtivos.
Lo cierto es que ha habido una creciente frustración en los últimos años entre los productores de ganado y los cazadores por los ataques al ganado y a la caza mayor. En Wisconsin, una junta controlada por los republicanos estableció la cuota de caza en el estado en 300 animales cada otoño, rebasando el límite de 130 animales recomendado por los administradores estatales de vida silvestre.

El fiscal general demócrata de Wisconsin está tramitando una orden judicial para destituir al presidente de dicha junta, cuyo mandato expiró en mayo. El gobernador demócrata, Tony Evers, ha designado ya un sucesor, pero el titular se niega a dimitir hasta que el Senado confirme el nuevo nombramiento. Y el Senado, dominado por republicanos, no ha celebrado una audiencia sobre el nombramiento.

Foto: Pixabay

Cientos de lobos son actualmente cazados todos los años anualmente en Montana, Idaho y Wyoming. La población de las Montañas Rocosas del Norte se ha mantenido estable, con más de 3.000 animales, según los funcionarios de vida silvestre, porque los lobos se reproducen con mucho éxito y pueden vagar por grandes áreas de tierra salvaje en esas regiones escasamente pobladas.

Algunos gobernantes estatales tienen la intención de reducir esa cifra para frenar los ataques contra el ganado y proteger los rebaños de caza mayor, de los que se alimentan los lobos. En cambio, los partidarios de recuperar la protección del lobo advierten que esas medidas pueden reducir el número de lobos a niveles insostenibles, y también sería una amenaza para las manadas de los estados cercanos, que tienen poblaciones interconectadas.

El debate sigue abierto y en las próximas semanas se sabrá si el lobo en el oeste de EEUU vuelve a estar o no bajo protección federal.

Te puede interesar: El Estado de Idaho (EEUU) quiere matar al 90% de sus lobos

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario