Verde y Azul
flora canarias

Instan a «erradicar» cabras, conejos y ovejas para salvar la flora de Canarias

La proliferación de herbívoros invasores en Canarias son los responsables de gran parte de los problemas que presenta la flora autóctona, muchas de cuyas especies están amenazadas por estos animales. No es el único factor que pone en peligro esta riqueza ambiental, pero sí uno de los principales y, por ello, los expertos han propuesto medidas concretas para poner a salvo el patrimonio vegetal de Canarias.

“Los herbívoros invasores en Canarias deben ser erradicados, o controlados si lo primero no fuera posible”, se asegura en las conclusiones de un curso sobre ‘Nuevas perspectivas para la gestión de especies de flora y hábitats en las islas Canarias’, ha informado la Universidad de La Laguna.

En el estudio se señala que es “técnicamente viable y urgente erradicar el muflón y el arruí. El ganado asilvestrado tiene que ser eliminado y debe haber un estricto control de la actividad ganadera ilegal por parte de las administraciones competentes”.

Añade que, además, puede suponer un problema de seguridad y salud pública, y “se debe promover, asimismo, la redacción de la normativa necesaria para el control del conejo europeo, con el fin de minimizar su efecto en la flora canaria y en el conjunto de ecosistemas”.

Conejos, cabras y ovejas

Un estudio en el que se comenta que la presencia de herbívoros introducidos invasores como conejos, cabras y ovejas que campan sin control, así como ratas, muflones y arruís, representan la mayor amenaza para la conservación de flora endémica y hábitats de Canarias, informa Efe.

En el curso ‘Nuevas perspectivas para la gestión de especies de flora y hábitats en las Islas Canarias’ participaron especialistas de la conservación de todos los cabildos, del Gobierno de Canarias, de los parques nacionales y de la Universidad de La Laguna.

Conejo. Foto: Shutterstock

Forma parte este curso del proyecto ‘Una estrategia para frenar la pérdida de biodiversidad del ecosistema de alta montaña de Canarias’, dirigido por Juana María González Mancebo, y que tiene el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Este problema, mantenido desde que se introdujeron estas especies invasoras en Canarias, lejos de resolverse se ha ido agudizando con el paso de los años, incrementándose a medida que las especies vegetales endémicas han ido desapareciendo o han quedado refugiadas en los escarpes más inaccesibles, se añade.

También se explica que estos últimos refugios, para muchas especies representan cárceles de donde no pueden escapar para responder al cambio climático, y “sin una gestión activa adecuada muchas especies van camino de la extinción”.

En la nota de prensa se señala que los ecosistemas se empobrecen perdiendo cobertura vegetal hasta dejar el suelo al descubierto, aumentando la erosión, causa principal del proceso de desertización en el que se encuentra buena parte del territorio de las islas Canarias.

Incendios forestales

Los incendios representan otro factor importante de amenaza, ya que producen profundos cambios en la composición y estructura de la vegetación y pérdidas en la biodiversidad (plantas con flores, briofitos, invertebrados), así como en la microbiota y estructura del suelo en todos los ecosistemas de Canarias.

La voracidad y frecuencia de los incendios se ha incrementado debido al cambio climático y a procesos masivos de abandono de las zonas agrícolas, que ahora están cubiertas con vegetación colonizadora altamente inflamable, se subraya en las conclusiones.

Vegetación de Canarias. Foto: Pinterest

La mayor parte de los ecosistemas de Canarias “están empobrecidos, de tal manera que para restaurar su funcionalidad necesitan recuperar la riqueza perdida”.

Eso requiere de gestión integrada y de métodos de actuación adecuados, donde se trabaje simultáneamente con todas las especies endémicas que lo precisen, incluyendo especies amenazadas.

Pero también las invasoras vegetales, evitando siempre el uso de especies no nativas, se añade.

Conservación y restauración de hábitats

Según se dice en las conclusiones, se ha constatado que las acciones desarrolladas hasta ahora en conservación y restauración de hábitats y los trabajos con especies amenazadas son insuficientes.

“La mayoría de las especies de flora endémica no tienen planes de gestión o éstos no se están ejecutando de forma adecuada, a pesar de los esfuerzos del personal dedicado a la conservación”, se explica en el documento.

Por otra parte, los ejemplos de hábitats restaurados de forma integrada son muy escasos, la mayoría de los espacios protegidos no tienen un plan integral de actuación y no se están restaurando para llegar hasta niveles que les permitan responder al proceso de cambio climático en el que estamos inmersos.

A pesar de ello, se reconoce que hay experiencias notables que deben ser recogidas como modelo y que pueden servir de punto de partida para que se desarrollen de manera urgente programas a mayor escala.

Conocimiento científico y técnico

Opinan los autores del informe que se deben consensuar métodos generales de actuación (o en algunos casos específicos), con equipos multidisciplinares (técnicos e investigadores) que se apoyen en las experiencias más exitosas desarrolladas, pero que al mismo tiempo utilicen la experimentación y las bases de datos más actualizadas.

Todo ello con suficiente precaución y basándose en el conocimiento científico y técnico, pero con el ritmo, extensión e intensidad adecuados de trabajo que asegure una gestión activa de los ecosistemas, y las especies que lo requieren.

Foto: Pinterest

“Debemos ser capaces de descubrir el área de distribución actual de las especies restringidas, y conseguir incrementar su abundancia en los ecosistemas”, aseguraron los expertos.

A su juicio es importante que se creen bases de datos de la vulnerabilidad de la flora endémica al cambio climático que expliquen la demografía.

Pero además elaborar listados de especies “que no conviene mezclar o trasegar, evitando hacer intercambios con otras islas, analizando las posibilidades de intercambio entre sectores de la misma isla atendiendo a los conocimientos genéticos y ecológicos. Se debe también mejorar el trabajo en los viveros, con cambios de orientación en las políticas de donación y venta de plantas, donde se siga la trazabilidad geográfica y si es posible genética de las especies”.

Se considera importante y necesaria la vinculación del voluntariado ambiental a la conservación de la flora de Canarias.

Pero todos los proyectos e iniciativas que se lleven a cabo deben estar tutelados y autorizados por la autoridad competente, para evitar efectos indeseados y cumplir con la normativa de aplicación.

Foto principal: ejemplar de muflón (Shutterstock)

Te puede interesar: Así es el plan del Gobierno para evitar la llegada de especies invasoras

3 comentarios

  • Las carreras de cientos de personas en los montes canarios promovidas por los ayuntamientos, las motos los quards y las bicicletas de montaña, las acampadas en lugares no habilitados, el senderismo masivo y la construcción y tala ilegal son otros factores que influyen en el crecimiento, reproducción y hábitat de especies vegetales y animales protegidas. Especialmente en épocas de reproducción y apareamiento en estas últimas. Y nadie hace nada por evitarlo. Primero hay que regular bien, segundo hacer cumplir lo que se regula, empezando por los ayuntamientos, y por último ese control sobre especies invasivas producto de la desidia y el abandono al que han sometido nuestros montes durante años.

    • Lo de los conejos, podría entenderlo.
      Lo de las cabras, ya no.
      La cabaña ganadera y la salvaje en comparación con la que pudiera haber en tiempos prehispánicos no se hasta que punto sería un problema. Ya en las crónicas de la conquista se hablaba de la inmensidad de ganadería que tenían los habitantes de las islas (principal sustento). Tras 500 años se ha mantenido este tipo de actividad, y estoy seguro que con mayor trasiego de ganado, sin que hubiera gran daño. Hoy con una trashumancia menor…, me cuesta creerlo.
      Y lo de los muflones y arruis,..¿ de cuántos ejemplares hablamos en las zonas donde habita, que son las cumbres de preparque o parque nacional. Ya en tiempos prehispánicos y hasta la creación del parque se subían ganados en un número muy superior al que pueda representar esa escasa cabaña salvaje…
      Controlarlo? Lo veo bien,…erradicarlo me parecería ilógico si no es que se quiera ir hacia ese tópico de que es una especie introducida en el medio, donde entonces los primeros en ser erradicados debiéramos ser nosotros, ¿no?

  • Esto ya se pasa de la raya,donde vamos a llegar porfavor. Que se erradiquen los que toman estas deciones sin sentido común.siempre acaban los animales mal parados esto es una auténtica vergüenza. Hay que ser más benevolentes con quien compartimos este planeta, ojalá governaran los animales para darles una buena lección a más de un político o a quien tome este tipo de decisiones.soys malas personas. La vida os dará una buena lección por no tener principios. Se llama karma.