Verde y Azul
Iberdrola energía renovable

Iberdrola lanza un plan de inversión histórico de 75.000 millones de euros en energía renovable

Iberdrola ha lanzado un plan de inversión histórico de 75.000 millones de euros para el período 2020-2025, con el objetivo de duplicar su capacidad renovable. Del total, 14.300 millones se destinarán a España y la mitad -más de 7.000 millones- irán destinados al desarrollo de nuevos proyectos renovables.

La empresa es líder en energía renovable en nuestro país, con una capacidad instalada de más de 16.700 MW renovables hasta septiembre de 2020; un volumen que en el mundo se eleva a más de 33.000 MW.

La iniciativa se presenta por parte de la compañía como una contribución decisiva a la recuperación económica, por su efecto dinamizador en el tejido industrial y en el empleo.

Iberdrola va a realizar esta inversión histórica con la finalidad de adelantarse y aprovechar las oportunidades de la revolución energética que afrontan las principales economías del mundo. Según la información facilitada desde la empresa, el 90% de esta inversión -68.000 millones de euros- será orgánico, e irá dirigido a consolidar su modelo de negocio, basado en más energías renovables, más redes, más almacenamiento y más soluciones inteligentes para sus clientes. El resto, 7.000 millones de euros, corresponden a la adquisición recientemente anunciada de la compañía americana PNM Resources.

El programa para los próximos seis años, el mayor de una empresa española, está previsto que contribuya a la dinamización del tejido industrial y el empleo en los países donde el grupo opera. Así lo manifestó el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en la presentación del plan. Según sus palabras, «nuestro modelo de negocio, tras 20 años anticipando la transición energética, nos sitúa como un agente tractor clave en la transformación del tejido industrial, impulsando con nuestra experiencia, compromiso social y capacidad financiera, un modelo de crecimiento económico sostenible a largo plazo capaz de hacer frente a los retos actuales de la sociedad».

Cabe reseñar que, en el caso concreto de España, las inversiones programadas alcanzarán casi los 14.300 millones de euros, un 21% del total del grupo. A renovables se destinarán más de 7.000 millones y a redes, 4.500.

La estrategia inversora de Iberdrola, junto a su política de eficiencia, le permitirá seguir registrando un crecimiento rentable durante el periodo mencionado, mientras mantiene la solidez financiera y la retribución a sus accionistas. El grupo prevé obtener un beneficio bruto de explotación de 15.000 millones de euros a 2025, lo que supone incrementar en 5.000 millones de euros el obtenido en 2019, registrando un crecimiento medio anual acumulado del 7%. El beneficio neto, por su parte, se elevaría a 5.000 millones, tras crecer anualmente durante el periodo entre un 6% y un 7%.

El grupo también ha revisado al alza las perspectivas para 2022, pese a lo que está suponiendo la pandemia. Así, el beneficio neto se situará entre 4.000 y 4.200 millones, frente al rango de entre 3.700 y 3.900 previsto inicialmente.

Proyectos estratégicos

Iberdrola ha iniciado la tramitación de su primer gran proyecto fotovoltaico en la provincia de Alicante, el parque FV Alhorines, con una inversión cifrada en más de 24 millones de euros. La instalación, ubicada en Villena, contará con una potencia de 50 megavatios (MW) y será capaz de producir energía limpia para abastecer a más de 25.000 hogares, evitando así la emisión a la atmósfera de 15.700 toneladas de CO2 por cada año que opere.

El nuevo boom que experimentan las energías renovables está siendo auspiciado en parte por el Gobierno valenciano, que impulsó el pasado verano un cambio legislativo para allanar el camino a la instalación de parques renovables agilizando la tramitación de los proyectos. Se trata en definitiva de adelgazar el proceso burocrático con tal de hacer el territorio más atractivo para los fondos de inversión que buscan desplegar proyectos considerados como estratégicos para la Comunidad Valenciana. A este respecto, aunque Iberdrola ya había proyectado el parque de Villena, desde la compañía sí esperan que esta nueva estrategia del Consell contribuya a acelerar la puesta en marcha de la planta fotovoltaica de Villena.

La planta impulsada por esta firma energética supone uno de los proyectos más ambiciosos en la provincia de Alicante en materia de renovables. Estará integrada por 111.000 módulos fotovoltaicos que ocuparán una extensión aproximada de 52 hectáreas, en concreto en el área de La Encina. La electricidad generada será vertida a la subestación Alhorines. Desde la compañía valoran que su puesta en funcionamiento permitirá contribuir a la dinamización del tejido industrial local, ya que su construcción involucrará hasta a 250 profesionales.

La empresa, explica, ha realizado un Estudio de Integración Paisajística de la planta en el que se ha incluido un Plan de Participación Pública, algo que ha permitido implicar a los vecinos y al público en general en la integración del proyecto en el entorno, según subrayan desde Iberdrola. Esta actuación, matizan, se incorpora dentro de los compromisos adquiridos con Villena.

Los paneles solares ocuparán 52 hectáreas y la construcción de las instalaciones involucrará a 250 profesionales

El proyecto que se desarrollará en la provincia se suma al que la compañía también ha anunciado que está tramitando en el Valle de Ayora-Cofrentes (Valencia) y la intención, aseguran fuentes de la empresa, es seguir creciendo en la Comunidad. De esta forma, Iberdrola «contribuye en la consolidación de un modelo en el que las empresas de la provincia y la generación de empleo se orienten a sectores de futuro, como son las energías renovables», destacan desde la firma.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, trasladó este compromiso al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante una visita a instalaciones de la compañía, en la que explicó que la autonomía cuenta con «todo lo necesario para seguir liderando la transformación del sistema energético, con más energía renovable», y compartió su deseo de «seguir creciendo, continuar estimulando el tejido industrial de la región, crear empleo y aportar valor a los valencianos».

En la Comunidad Valenciana, Iberdrola gestiona más de 2.000 MW de potencia instalada renovable, hidroeléctrica en concreto, como es el caso del complejo de Cortes-La Muela, la mayor central de bombeo de Europa.

Hacer un comentario