Verde y Azul
microplásticos bebés

Hallan tasas de microplásticos inesperadamente altas en las heces de bebés

Los microplásticos (pequeñas piezas de plástico de menos de cinco mm de tamaño) están en todas partes, desde el polvo que hay en el interior de las viviendas hasta los alimentos y el agua embotellada. Por eso, no es sorprendente que los científicos hayan detectado estas partículas en las heces de personas y mascotas. Ahora, además, los investigadores han descubierto que los bebés tienen en sus heces mayores cantidades de un tipo de microplástico que los adultos.

Los microplásticos han pasado a convertirse en uno de los principales problemas de contaminación generados por el ser humano y se encuentran en todo el planeta. Puede decirse que son omnipresentes. Estas partículas de menos de cinco milímetros también están presente en las personas, pero ahora se ha descubierto algo realmente impactante: los bebés tienen mayores concentraciones de microplásticos en sus heces que los adultos que viven en su misma zona.

Esta investigación, publicada en Environmental Science & Technology Letters, ha sido llevada a cabo en bebés y adultos de Nueva York. De media, los investigadores han detectado más microplásticos en las heces de seis bebés de un año que en las heces de 10 adultos.

Al analizar el meconio -las primeras heces- de tres recién nacidos de Nueva York, los expertos comprobaron que tenían concentraciones más cercanas a las de los adultos.

Este descubrimiento hace pensar a los investigadores que los bebés tienen una mayor exposición a los microplásticos que los adultos, posiblemente debida al uso de utensilios con los que se alimentan y beben, los chupetes o los juguetes de plástico que los bebés mastican durante la dentición.

Tras este hallazgo, los autores indican en un artículo que sus datos «respaldan la necesidad de realizar más estudios con un tamaño de muestra más grande para corroborar y ampliar» su investigación.

En este caso, el equipo de científicos, dirigido por el pediatra Kurunthachalam Kannan de la Universidad de Nueva York, buscaba evaluar la exposición humana a dos tipos comunes de microplásticos: el tereftalato de polietileno (PET), que se usa para fabricar envases de alimentos y ropa, y el policarbonato (PC), que se emplea en juguetes y botellas.

Tras recolectar muestras de heces de seis bebés de un año y diez adultos, así como meconio de tres bebés recién nacidos, comprobaron que cada muestra fecal contenía al menos un tipo de plástico, pero lo que más les sorprendió fue la diferencia entre adultos y niños de un año.

«Las concentraciones de PET fueron significativamente más altas en las heces de los bebés que en las de los adultos, mientras que las concentraciones de microplásticos de PC no fueron significativamente diferentes entre los dos grupos de edad», escriben los autores de la investigación.

Entre las posibles causas de estas altas concentraciones, los expertos apuntan a los utensilios que emplean los bebés para comer o la ropa que muerden. «Se sabe que los bebés de un año se tragan con frecuencia ropa y productos de plástico. Además, los estudios han demostrado que la fórmula para bebés preparada en biberones puede liberar millones de microplásticos, y muchos alimentos procesados para bebés se envasan en recipientes de plástico que constituyen otra fuente de exposición en bebés de un año», apuntan los investigadores.

«Además, los textiles son una fuente de microplásticos de PET. Los bebés a menudo mastican y chupan telas y, por lo tanto, la exposición de este grupo de edad a los microplásticos presentes en los textiles es una preocupación mayor», concluyen.

Estudio de referencia: 10.1021/acs.estlett.1c00559

Te puede interesar: Microplásticos por tierra, mar y aire

Hacer un comentario