Verde y Azul

Fotografías de altos vuelos: estas son las mejores imágenes de aves del año

SEO/BirdLife ha elegido las mejores imágenes de aves del año presentadas a la XIV edición del Concurso FotoAves. Fotografías de altos vuelos. La instantánea de un macho de avutarda hubara (Chlamydotis undulata) protagonizando un cortejo es la ganadora del certamen, convocado por la organización de las Jornadas Ornitológicas de SEO/BirdLife, que concluyeron ayer, lunes. La fotografía lleva por título ‘El galán del llano’ y fue tomada en Canarias por José Juan Hernández.

El concurso, que se celebra desde 2007, premiar a las mejores fotografías de aves entre los aficionados y profesionales de todo el mundo. En esta ocasión han participado más de 500 fotógrafos y fotógrafas, que presentaron un total de 1.532 fotografías tomadas en quince países de cinco continentes, desde Nueva Zelanda hasta Cánada.

SEO/BirdLife aprovechará la imagen ganadora, los cuatro accésit y las once finalistas para ilustrar su calendario solidario de 2022, que estará disponible en las próximas semanas. Estos son los ganadores:

‘El galán del llano’

‘El galán del llano’. Foto: Juan José Hernández / SEO/BirdLife

José Juan Hernández utilizó una técnica de ‘barrido’, lo que permitió reflejar el dinámico comportamiento de exhibición del macho, desplegando su plumaje en un impresionante cortejo. Ese fue uno de los aspectos que más valoró el jurado: la instantánea, además de tener un valor estético elevado, transmite “aspectos relevantes sobre la forma de vida o comportamiento del ave”.

“Para poder captar este comportamiento tuve que colocar un escondite a ras del suelo. El uso de una velocidad de obturación baja siguiendo la carrera del animal me permitió reflejar este comportamiento de cortejo”, señala el autor.

‘El sonido del bosque’

‘El sonido del bosque’. Foto: José Manuel Castrillo / SEO/BirdLife

José Manuel Castillo fotografió a un urogallo (Tetrao urogallus). Es una imagen minimalista, en la que el autor quiso representar “el futuro tan oscuro e incierto que tiene el urogallo en nuestro país, pero a la vez mostrar un rayo de esperanza para revertir el declive de esta gran especie”.

El jurado destaca la “limpieza y sutileza” de la imagen captada en clave baja, que genera “una atmósfera evocadora”. Y añadie: “A pesar de que en ella no se observan árboles ni detalles del urogallo, su contemplación nos traslada inmediatamente a un profundo y denso bosque, en el que los primeros rayos del día iluminan el perfil de este fabuloso macho”.

‘Pez volador’

‘Pez volador’. Foto: Sebastián Molano Robledo / SEO/BirdLife

Sebastián Molano Robledo logró captar un momento de pura esencia fotográfica. Un martín pescador (Alcedo atthis) capturando una presa. El jurado subraya que recibe decenas de fotografías de esta especie cada año, pero esta era especial. Destaca gracias “al efímero instante captado, ese momento mágico de una acción que transcurre a milésimas de segundo en el que pez parece flotar ingrávido en el pico del ave”.

El autor logró captar “lo que el ojo no ve”, un movimiento “rapidísimo e impredecible”. Asegura que conseguir detener el momento justo en el que la captura está “en el aire” se convirtió en un reto. “Unas salen desenfocadas, movidas, desencuadradas… hasta que consigues la imagen soñada”.

‘La panda’

‘La panda’. Foto: Pau Nuñez Santos / SEO/BirdLife

Pau Núñez Santos tomó la imagen en Volunteer Point, una reserva situada en las Islas Falkland, en la que se encuentra una colonia de pingüino rey (Aptenodytes patagonicus) con unas 2.000 parejas. “Es toda una experiencia natural contemplar a estos magníficos animales en sus idas y venidas mientras te ignoran, a veces individualmente o generalmente en grupos de varios individuos como en este caso, situados cerca del borde de la playa, que fotografié desde un punto de vista bajo para resaltar su aspecto y actitud, un día ventoso y nublado bastante habitual en la zona”, rememora.

Los miembros del jurado destacan la “calidad compositiva” de la instantánea. “La toma abierta y baja ayuda a reflejar esa idea de ‘panda’ con la que el autor ha denominado la fotografía. Los contrastes entre el oscuro cielo, arena clara y el plumaje de las aves aportan cierto dramatismo que ayudan a transportar al espectador al medio un tanto inhóspito en el que viven estas aves”.

‘Cara a cara’

‘Cara a cara’. Foto: Francisco Javier Sánchez Cabecera / SEO/BirdLife

Francisco Javier Sánchez Cabecera fotografió a unas garcetas comunes (Egretta garzetta). “Me encanta recrearme con la atmósfera de la fotografía, meterme en ella y sentarme tranquilamente a contemplar sus infinitas posibilidades. El visor, se convierte en una pantalla de cine, donde jugueteo con luminarias y parámetros a mi antojo. Y claro está, si has disfrutado recreando el escenario, los protagonistas, sean quienes sean, acabaran luciendo y poniendo la guinda al pastel. Para ese momento, estate atento e intuitivo, solo te quedará una cosa, pulsar el botón del arte”, apunta.

La opinión del jurado: “Una imagen de tremenda fuerza visual y meritoria composición. El enfrentamiento de las dos garcetas y el fuerte contraluz que hace destacar tanto el banco plumaje de las aves como las gotas de agua que salpican la acción, logran que esta fotografía destaque e impacte”.

Finalistas

‘El vuelo del cuco’. Foto: Mario Cea Sánchez / SEO/BirdLife

Las obras finalistas fueron ‘Estoicismo’, de Alfredo Conde San José; ‘Capuchino en blanco y rojo’, de Jorge Ruiz del Olmo; ‘El vuelo del cuco’, de Mario Cea Sánchez; ‘El ojo, de Javier Lafuente; ‘Una mirada al cantábrico’ de Egoitz Ikaza; ‘Águila imperial en vuelo’ de Tomás Calle; ‘Zorzal alirrojo entre ramas rojas’, de Miguel Vallespir Castello; ‘Cortejo en la nieve’, de José Manuel Grandío; ‘Amanece’, de Carlos Cifuentes Torres; ‘Hojas que regresan’, de Aitor Badiola Manero; y ‘Relevos de vida’, de José Juan Hernández.

El jurado subraya que tiene cada vez más difícil el reto de elegir las mejores obras presentadas, ya que la calidad se incrementa año tras año. “En muchas de esas fotografías los autores logran aunar la técnica, el conocimiento de las especies y la visión artística para dar lugar a lo que solo puede calificarse como obras de arte”, destaca.

Ya se ha convocado el concurso FotoAves 2022, con 2.000 euros en premios. Las imágenes deberán cumplir con el código ético de AEFONA.  «Ante todo buscamos premiar imágenes que reflejen de forma honesta y respetuosa la vida de nuestras aves. No se aceptarán imágenes para cuya toma se hayan empleado reclamos, uso de cebo vivo, fotomontajes,  fondos artificiales, aves en cautividad o semilibertad, y salvo las excepciones reflejadas en las bases: fotografías de nidos«, señalan los convocantes. Las imágenes deben presentarse en formato jpg, sin marcos ni marca de agua, con unas dimensiones mínimas de 3.600 px en su dimensión mayor.

Bases del Concurso FotoAves 2022: https://seo.org/concurso-fotoaves-2022/

Código ético de AEFONA: https://www.aefona.org/wp-content/uploads/2019/06/Codigo-etico-de-AEFONA.pdf

Te puede interesar: Siete consejos para iniciarse en la observación de aves

Foto principal: ‘Hojas que regresan’, de Aitor Badiola Manero, finalista de FotoAves 2021.

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).

Hacer un comentario