Verde y Azul
batería sin cobalto

Fabrican la primera batería sin cobalto para coches eléctricos

Para fabricar baterías que hagan funcionar los coches eléctricos, los ordenadores y los teléfonos móviles hace falta cobalto, al menos con la tecnología actual. Es un mineral que se obtiene sobre todo como subproducto de la minería del níquel y el cobre. El coste de su extracción, que en un 60% se realiza en la República Democrática del Congo, es muy elevado, tanto desde el punto de vista medioambiental como en términos de explotación de los trabajadores de estas minas. Pero ahora se ha logrado fabricar en serie una batería sin cobalto.

La minería del cobalto genera un gran impacto ecológico, por la propia actividad de extracción, que desfigura literalmente una gran superficie de territorio, como por los vertidos contaminantes que causa el proceso.

Pero más dramática aún es la despiadada explotación que sufren las personas que trabajan en estas explotaciones, muchas de ellas niños. Además de los constantes peligros de derrumbe y otros accidentes, se vulneran las normas de seguridad y de derechos humanos, según han denunciado organizaciones, como Amnistía Internacional.

Según UNICEF, con datos de 2014, unos 40.000 niños trabajaban en las minas de este país extrayendo material para la fabricación de cobalto para baterías. Es la cara más amarga de la nueva movilidad eléctrica y de los dispositivos electrónicos.

Niños trabajando en la extracción de cobalto. Foto: Agencias

Pero esto puede cambiar. Ahora, SVOLT Energy Technology, un fabricante líder de baterías para vehículos eléctricos en China, ha presentado la primera batería sin cobalto del mundo que ha logrado producir en serie. Ya se ha instalado con éxito en el nuevo vehículo ORA Cherry Cat de Great Wall, que se exhibe en el Salón del Automóvil de Chengdu de este año.

Se espera que los vehículos con batería sin cobalto salgan a la venta en el mercado chino en breve plazo.

Autonomía de 600 kilómetros

El paquete sin cobalto SVOLT montado en vehículos utiliza módulos MEB de plataforma estándar, materiales de aislamiento térmico de grado aeroespacial y tiene un diseño liviano. El pack ha superado exhaustivas pruebas de rendimiento y de seguridad, y datos como la fuga térmica superan con creces los requisitos de las normas nacionales, ha informado la empresa.

El pack sin cobalto puede alcanzar un total de 82,5KWh de electricidad, una densidad de energía de 170Wh/kg y una autonomía de más de 600 kilómetros en condiciones normales de temperatura.

También permite una aceleración de 0-100 km/h en menos de cinco segundos, clasificación de impermeabilidad IP67, así como una alta retención de energía y una velocidad de calentamiento rápida en condiciones de baja temperatura.

La nueva batería de SVOLT sin cobalto. Foto: Svolt

SVOLT ha dedicado varios años de investigación a la tecnología de I + D sin cobalto y ha invertido más de 500 millones de yuanes (77,25 millones de dólares) en financiación de I + D, más de 1.200 trabajadores de I + D y 120 expertos en materiales y baterías.

Las reservas de cobalto se acaban

La sostenibilidad del cobalto es un tema que continúa en el centro de la controversia, ya que las reservas globales están limitadas a solo 7,1 millones de toneladas. Según las predicciones de los expertos, después de 2026 el cobalto será escaso y su precio seguirá subiendo.

Además, el aumento continuo de los costes ha restringido seriamente el desarrollo de la industria. Por ello, los fabricantes buscan desde hace tiempo alternativas para eliminar su dependencia a largo plazo del cobalto y evitar ser víctimas de limitaciones por los gigantes de este mineral.

Más de la mitad del cobalto del mundo se extrae en las minas de Katanga Copperbelt en la República Democrática del Congo, y una proporción sustancial (estimada en 15-20%) es extraída por mineros artesanales, sometidos a menudo a condiciones de explotación laboral. “La batería sin cobalto SVOLT puede ayudar a los mineros artesanales vulnerables al promover el avance de sus derechos humanos”, señala la empresa.

Desde 2020, el pack sin cobalto se ha probado en carretera en el prototipo del nuevo modelo de coche ORA. Ha superado muchas pruebas de rendimiento del vehículo, como la prueba de resistencia en carretera, el rendimiento de carga y descarga del vehículo, la aceleración rápida, la degradación del rendimiento y la inspección completa del aislamiento del paquete de baterías del vehículo.

El nuevo modelo que lleva la batería sin cobalto. Foto: ORA

El kilometraje de prueba acumulado ha alcanzado los 800.000 kilómetros y los datos de prueba son “excelentes”.

SVOLT es una empresa de alta tecnología en la industria global de baterías para vehículos eléctricos y tiene como objetivo “proporcionar un fácil acceso a la energía sostenible para toda la humanidad”.

Artículo de referencia: https://www.prnewswire.com/news-releases/svolt-unveils-worlds-first-series-production-cobalt-free-battery-to-be-assembled-in-vehicles-at-chengdu-motor-show-2021-301365031.html

Te puede interesar: Baterías eléctricas o combustibles fósiles: ¿Qué perjudica más al medio ambiente?

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario