Verde y Azul

Exigen prohibir la pesca de marrajos en el Atlántico Norte: España líder en capturas

La Liga para los Tiburones del Atlántico y el Mediterráneo (SLAM por sus siglas en inglés) ha mostrado su “profundo descontento” con la Unión Europea (UE) y Estados Unidos porque han vuelto a obstaculizar un acuerdo para la protección del tiburón marrajo (Isurus oxyrinchus) en las negociaciones de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT). Exigen la prohibición total de la pesca de marrajos en el Atlántico Norte, donde España es el país que más ejemplares captura.

Los tiburones y las rayas se encuentran entre los animales más vulnerables y a la vez subprotegidos de los océanos. Muchas poblaciones de estas especies han sufrido una desbocada sobrepesca, lo que ha puesto en peligro ecosistemas enteros.

La Liga ha lanzado la voz de alarma: “Los tiburones y las rayas del Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo están particularmente asediados. La mayoría de los países carece de límites de captura y en otros casos no se cumplen. Se necesitan urgentemente mejoras en la gestión de la pesca nacional e internacional para proteger a estas especies vulnerables de la sobrepesca y el cercenamiento de las aletas.

Contra todo ello, SLAM reclama límites de captura de tiburones y rayas que se alineen con el asesoramiento científico; protecciones estrictas para especies en peligro de extinción; y prohibiciones estrictas y aplicables de inmediato sobre el cercenamiento de aletas de tiburones.

Ejemplar de marrajo. Foto: pexels

Durante las negociaciones de la ICCAT, ocho países, Canadá Gabón, Sierra Leona, Reino Unido, Senegal, Taiwán, Guinea Bissau y Gambia propusieron la prohibición de capturar marrajos en el Atlántico Norte gravemente sobreexplotados, tal y como los científicos llevan aconsejando desde hace tiempo.

Obtuvieron el apoyo de Noriega, Japón y Argelia, pero UE y Estados Unidos se negaron a secundar la propuesta e insistieron en mantener su postura de no adhesión para continuar con los desembarcos de la especie. Recibieron como respuesta la oposición del resto de los países.

La recuperación de la especie podría tardar cinco décadas

La actitud de la UE y Estados Unidos provoca un nuevo retraso a la hora de establecer un consenso y permite que continúe la “pesca no sostenible” de esta población. La situación es límite: incluso si la pesca se detuviera de inmediato, los científicos de ICCAT estiman que la recuperación de los marrajos o makos podría extenderse durante cinco décadas.

“El agotamiento de los marrajos del Atlántico Norte es una de las crisis de conservación de tiburones más atroces pero con solución del mundo”, señala Sonja Fordham, presidenta de Shark Advocates International, un proyecto sin fines de lucro de The Ocean Foundation.

Área de distribución del marrajo. Fuente: UICN

“Centrados en los intereses económicos a corto plazo, la UE y los Estados Unidos han frustrado repetidamente la adopción internacional de una prohibición total que los científicos consideran fundamental para revertir el grave declive de la población”, denuncia Fordham.

“Esta obstrucción es especialmente desalentadora dado el creciente número de gobiernos que están tratando de proteger a la especie antes de que sea demasiado tarde”, añade.

Los marrajos dientudos constituyen una especie de tiburón especialmente apreciada por su carne, sus aletas y su interés deportivo, pero su lento crecimiento los hace excepcionalmente vulnerables a la sobrepesca.

España, el país que más marrajos captura

Son muchos los países que pescan marrajos sin estar sujetos a cuotas de pesca internacionales. Así, España, Marruecos, Portugal y Estados Unidos, en ese orden, son los que más desembarcos de marrajos del Atlántico Norte realizan.

Según la SLAM, los Estados miembros de la UE fueron responsables del 74% de los desembarcos registrados en 2020, pero hubieran bastado únicamente los desembarcos de España durante 2020 para que se produjera una sobrepesca de la población.

Subasta de marrajo (Isurus oxyrinchus) en el puerto pesquero de Vigo. Foto: José Antonio Gil Martínez

“La UE se centra en los marrajos muertos y desechados para justificar su oposición a la prohibición, pero no informa de los marrajos que desechan en sus buques”, señala el colectivo.

Estados Unidos, por su parte, sí propone excepciones para matar marrajos vivos, pero los desembarcos recreativos de este país aumentaron 13 toneladas entre 2019 y 2020. Canadá, mientras tanto, prohibió unilateralmente la retención de marrajos del Atlántico Norte el año pasado.

Reino Unido lidera los esfuerzos para conservar a los tiburones

“Durante mucho tiempo, el Reino Unido ha liderado los esfuerzos de conservación de los tiburones dentro de la UE y es emocionante ver cómo el país se ha consolidado como una potencia independiente a la hora de proteger a los marrajos”, afirma Ali Hood, director de conservación de Shark Trust.

“Sin embargo, el brexit dejó un vacío dentro de la UE que los Estados miembros aún no están dispuestos a subsanar. Mientras la Comisión Europea sigue insistiendo a favor de los palangreros y poniendo trabas a la ciencia, los marrajos siguen siendo los más perjudicados”, resalta.

“Todo ello para conseguir unos pocos cientos de toneladas que no suponen gran cosa para los buques en sí pero que pueden conducir a esta amenazada población al borde del abismo”, añade Hood.

Durante los próximos meses se seguirá negociando para tratar de acordar un plan de conservación en la reunión anual de ICCAT, que se celebrará en noviembre.

El marrajo es un tiburón de entre 3,5 y 4 metros de longitud y hasta 750 kilos de peso, muy activo y robusto. Pese a su amplia distribución, que incluye los océanos Pacifico, Atlántico e Índico, así como los mares Rojo y Mediterráneo, su supervivencia está en grave peligro por la sobrepesca.

El marrajo en la lista roja de la UICN: https://www.iucnredlist.org/species/39341/2903170

Te puede interesar: El mundo ha perdido el 71% de sus tiburones desde 1970 por la sobrepesca

https://verdeyazul.diarioinformacion.com/el-mundo-ha-perdido-el-71-de-sus-tiburones-desde-1970-por-la-sobrepesca.html

 

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).

Hacer un comentario