Verde y Azul

El turismo puede perder hasta un 6% de cuota de mercado en 2030 por el cambio climático

La pérdida de confort por el exceso de calor y el retroceso de las playas debido al cambio climático juegan en contra del turismo en el Mediterráneo y, en cambio, podría favorecerlo en el norte. Sin embargo, muchos turistas que llegan a España desde el norte de Europa podrían preferir veranear en sus propios países o en otros de su propia área, donde el clima será más benigno.

La industria turística española podría perder entre un 4,8 y un 6% de la cuota de mercado actual dentro de tan solo nueve años (en 2030) como consecuencia del cambio climático. Así lo recoge, citando numerosos estudios, el documento ‘Impactos y riesgos derivados del cambio climático en España’, que acaba de hacer público el Ministerio para la Transición Ecológica y que es una auténtica radiografía de cómo afectará este fenómeno en todos los órdenes de la vida nacional.

“Se prevé que el aumento de las temperaturas y la falta de confort térmico provoque un descenso en la llegada de turistas de hasta el 20% en 2080 a favor de otras zonas más al norte, como el propio litoral cantábrico, así como la pérdida de peso relativo del turismo de sol y playa”, señala el informe.

Es decir, los lugares más afectados por esta bajada turística debido al excesivo calor y otros factores serán el sur y levante de España, mientras que las zonas del norte o del interior podrían verse beneficiadas por esta situación.

El turismo podría verse beneficiado en el norte, en detrimento del sur de España. Foto: Pinterest

El informe añade en otro momento que “las condiciones climáticas de las regiones mediterráneas para la práctica de actividades turísticas al aire libre se podrían deteriorar principalmente a partir de 2050 en verano, pero a la vez podrían mejorar en primavera y otoño”.

Esto podría provocar “que la temporada alta de los destinos de sol y playa españoles se desplazara fuera de los meses de julio y agosto tradicionales, alargando así la temporada turística”. Sin embargo, hay que tener en cuenta al mismo tiempo que los países del norte de Europa, “podrían experimentar una mejora de las condiciones climáticas en los meses de verano de forma apreciable a partir de 2070”, y justamente son países de los que proceden muchos turistas que vienen a España. Esos turistas podrían preferir veranear en sus propios países o en los vecinos, que disfrutarán de temperaturas más benignas.

El informe alude a otros estudios que ya alertan sobre este fenómeno, como el de los profesores Bujosa y Roselló que ya en 2011 alertaban de que la mayoría de las provincias costeras del Mediterráneo serían las más perjudicadas por esta bajada de turistas debido al cambio climático. Con un aumento de 1ºC de temperatura, “la predisposición de los turistas a visitar estos destinos disminuiría tanto en temporada alta como en todas las temporadas”, en su opinión. Las provincias del Norte, añaden, se beneficiarían de ello, con subidas de afluencia turística.

Otro estudio del equipo formado por Heinz, Metzger y Moreno de 2009 alertaba que la llegada de visitantes a España podría descender un 14% hacia 2060 (respecto a 2004) sobre todo en verano por la pérdida de confort.

Las olas de calor serán cada vez más frecuentes, según los expertos. Foto: Agencias

Por otra parte, los expertos han evaluado una pérdida en el PIB del 0,73%, tomando como referencia 2010, si no se aplican medidas de adaptación.

El Ministerio de Transición Ecológica recuerda que también la erosión de las playas irá en contra el turismo. En concreto, esta pérdida de superficie de playa supondrá una reducción de sus servicios recreativos, con el consiguiente daño económico al sector.

En concreto, según si el escenario climático es más moderado o más dramático, el aumento del nivel del mar podría hacer que las playas vean reducida su capacidad de carga entre un 33% y un 55%. No obstante, este impacto no se distribuirá de forma homogénea, sino que variará según las regiones de España. Una de las zonas más afectadas sería la Costa Brava.

El valor recreativo de las playas, que se calcula a partir de la superficie de playa disponible y de las horas potenciales de uso, se vería también reducido en lugares como Asturias como consecuencia del retroceso inducido por el cambio climático. Algunas playas en dicha comunidad autónoma estarían incluso en peligro, pero, en todo caso, los años cuantificados para la industria se miden en cientos de millones de euros.

También te puede interesar: El impacto del cambio climático sobre el turismo

 

Joan Lluís Ferrer

Hacer un comentario

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.