Verde y Azul
solarducto

El primer ‘solarducto’ del planeta unirá Australia y Singapur

Oleoductos, gasoductos… son conducciones que recorren el planeta transportando contaminación. Pero ya está proyectado el primer ‘solarducto’ del mundo, que unirá Darwin (Australia) con Singapur en un recorrido de 5.000 kilómetros por cable submarino bajo el mar. De este modo, la ciudad asiática y el norte de Australia serán abastecidos por energía fotovoltaica gracias a un proyecto de proporciones faraónicas que anticipa cuál es el futuro inmediato que aguarda al sector.

Y es que, en opinión de los expertos, esta iniciativa ayuda a hacerse una idea de cómo será el suministro de energía en las próximas décadas. Se trata de una iniciativa sin comparación en todo el planeta, por sus dimensiones y cifras. La inversión necesaria es de 22.000 millones de dólares y se prevé inaugurar en 2027, si bien ya han comenzado los trabajos.

La mayor parque solar de captación de energía fotovoltaica estará instalado en el Territorio Norte de Australia, con abundante radiación solar y espacio físico, pues se trata de una zona desértica de gran extensión. A su vez, Singapur, el receptor de la energía, es una urbe de gran tamaño que ha decidido dar un paso decisivo en su descarbonización, en sintonía con lo que impone la nueva realidad climática y las exigencias derivadas de los acuerdos internacionales.

Trazado del cable submarino. Foto: PowerLink

El proyecto se denomina Australia-Asia PowerLink y es promovido por la empresa australiana Sun Cable. Ella será la encarga de construir un gigantesco parque fotovoltaico de nada menos que 12.000 hectáreas en un terreno desértico 800 kilómetros al sur de Darwin.

El lugar es uno de los que más horas de sol tienen de todo el planeta y alojará nada menos que entre 17 y 20 Gigavatios de generación de energía solar de pico y unos 36-42 Gwh de alamacenamiento en baterías.

Esas cifras de generación suponen multiplicar prácticamente por diez el tamaño de la mayor instalación de energía solar actualmente existente en el mundo, que es el parque de Bhadia, en India, que tiene 2,24 Gw. Además, la capacidad de almacenamiento multiplica por 30 la del proyecto más ambicioso hasta ahora existente.

Lugar donde se instalará el megaparque solar. Foto: PowerLink

Desde el megaparque fotovoltaico de Darwin la energía será transportada mediante tendidos aéreos por tierra firme hasta la costa, y luego continuará hasta Singapur bajo el mar mediante un cable submarino de corriente continua de alto voltaje, describiendo un recorrido sinuoso a través del fondo oceánico de Indonesia.

Está previsto que suministre hasta 3,2 Gw de energía limpia despachable, lo que, según la web informativa de la empresa, permitirá proporcionar hasta el 15% de toda la electricidad que consume la ciudad de Singapur, alimentando de este modo hasta tres millones de viviendas.

Como es normal, la gran ventaja será para el medio ambiente, puesto que las emisiones de CO2 necesarias para este suministro eléctrico se reducirán en nada menos que 11,5 millones de toneladas, lo que equivale directamente a retirar de la circulación 2,5 millones de coches.

Esta es una iniciativa que ha recibido el apoyo de los gobiernos de Australia y Singapur. Actualmente, el proyecto está en fase de prospección de los fondos marinos afectados y de recaudación del capital necesario, un aspecto que está previsto cerrar en 2023, para iniciar la construcción acto seguido.

El objetivo es que la energía producida se venda ya en Darwin en 2026 y llegue a los hogares de Singapur en 2027.

Web del proyecto: https://suncable.sg/australia-asia-power-link/

Te puede interesar: Arabia Saudí, el país del petróleo, se pasa a las energías renovables

 

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario