Verde y Azul

Descubren bacterias marinas que degradan el petróleo en el Ártico

El creciente tráfico de embarcaciones y actividades industriales en las regiones Árticas aumentan el riesgo de derrames accidentales de hidrocarburos. Ahora, sin embargo, los científicos han descubierto cómo determinadas bacterias son capaces de degradar de forma natural el petróleo y otras sustancias.

Las bacterias marinas en las gélidas aguas del Ártico canadiense son capaces de biodegradar el petróleo y el combustible diesel, según un nuevo estudio publicado en Applied and Environmental Microbiology, una revista de la Sociedad Estadounidense de Microbiología.

La secuenciación genómica reveló un potencial inesperado para neutralizar hidrocarburos mediante linajes de bacterias como Paraperlucidibaca, Cycloclasticus y Zhongshania, según el coautor de la investigación, Casey Hubert, profesor asociado de geomicrobiología de la Universidad de Calgary. Estos organismos «pueden representar actores clave en la respuesta a los derrames de petróleo en el Ártico».

«El estudio también confirmó que proporcionar nutrientes puede mejorar la biodegradación de los hidrocarburos en estas condiciones de bajas temperaturas», dijo el Dr. Hubert.

Los investigadores simularon la neutralización de derrames de petróleo dentro de botellas, en las que mezclaron lodo de los primeros centímetros del lecho marino con agua de mar artificial, y añadieron diesel o petróleo crudo, junto con diferentes nutrientes en diferentes concentraciones.

Trabajadores luchando contra un derrame de hidrocarburos. Foto: Agencias

Los experimentos se realizaron a 4 ° C, para aproximarse a la temperatura en el Mar de Labrador, y se llevaron a cabo durante varias semanas.

«Nuestras simulaciones demostraron que las bacterias que degradan el petróleo son los primeros organismos de la naturaleza que responden ante un derrame de petróleo», manifestó Hubert.

Y es que los derrames de petróleo en el medio marino subártico frente a la costa de Labrador, Canadá, son cada vez más probables, debido a la posible producción de petróleo y al aumento del tráfico de barcos en la región.

La secuenciación de genes después de estas simulaciones de derrames reveló una disminución de la diversidad microbiana y el enriquecimiento de bacterias que se diferenciaban por el producto del petróleo.

La secuenciación metagenómica reveló que bacterias como Paraperlucidibaca y Cycloclasticus albergan capacidades previamente desconocidas para la biodegradación de alcanos. La secuenciación genómica y de amplicones juntos sugiere que Oleispira y Thalassolituus degradaron los alcanos del diesel, mientras que Zhongshania y el nuevo linaje PGZG01 contribuyeron a la biodegradación de alcanos del petróleo crudo.

Explotación de hidrocarburos en el Ártico. Foto: Krichesky

«Estas aguas permanentemente frías están experimentando un aumento de la actividad industrial relacionada con el transporte marítimo y las actividades del sector de petróleo y gas en alta mar», dijo el Dr. Hubert, quien opina que es preciso encontrar métodos para hacer frente a eventuales derrames.

La costa de Labrador, donde se llevó a cabo el estudio, es un lugar muy importante para los pueblos indígenas que dependen del océano para alimentarse y, a diferencia de lo que ocurre en regiones más cálidas situadas más hacia el sur, aquí ha habido una escasez de investigación sobre biorremediación, señaló el Dr. Hubert.

«A medida que el cambio climático extiende los períodos sin hielo y se produce una creciente actividad industrial en el Ártico, es importante comprender las formas en que el microbioma marino del Ártico responderá si hay un derrame de petróleo o combustible», indicó el Dr. Hubert.

Eso es especialmente importante, ya que «esta región sigue siendo vasta y remota, por lo que la respuesta a emergencias por derrames de petróleo sería complicada y lenta».

Estudio de referencia: DOI: 10.1128/AEM.00800-21

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario