Verde y Azul
combustible pesqueros

Denuncian que la UE subvenciona el combustible contaminante de los pesqueros

La flota pesquera de la UE, si bien emite cerca de 7,3 millones de toneladas de CO2 a través de la quema de combustible, se beneficia cada año de una rebaja fiscal de entre 759 y 1.500 millones de euros, gracias a las subvenciones de los impuestos sobre el combustible de los pesqueros, según un informe publicado por la campaña Our Fish, una ONG europea que lucha contra la sobrepesca en los mares.

El informe Climate Impacts & Fishing Industry Profits From EU Fuel Tax Subsidies, que calcula las subvenciones fiscales a los combustibles fósiles recibidas por toda la flota pesquera de la UE y presenta estudios de casos de Francia, España, Portugal, Italia y los Países Bajos, concluye que «los dañinos buques pesqueros, ávidos de combustible, son los que más se benefician de estas perversas subvenciones», mientras que el clima, las pesquerías y los pescadores a pequeña escala son quienes pagan las consecuencias.

«Cada año se paga a los sectores más destructivos de las flotas pesqueras de la UE por producir millones de toneladas de CO2. Mientras el ciudadano medio europeo debe pagar el impuesto sobre el combustible para usar su propio coche, el sector pesquero evita pagar entre 759 millones de euros y más de 1.500 millones de euros en impuestos cada año», ha declarado Rebecca Hubbard, directora de programas de Our Fish. «Estas exenciones fiscales de la UE no solo agravan la sobrepesca y ponen en peligro la salud de los océanos, sino que avivan el cambio climático y sus repercusiones, que perjudicarán aún más a los pescadores de pequeña escala con escaso impacto».

Foto: Pinterest

«En la industria pesquera, las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente han generado un sistema sesgado que incentiva a los buques y flotas más grandes a realizar prácticas que dañan activamente el entorno marino y agotan los ya amenazados recursos pesqueros», afirmó Grace O’Sullivan, diputada del Parlamento Europeo y ponente del VIII Programa de Acción en materia de Medio Ambiente de la UE.

«Se trata de algo inaceptable y supone un obstáculo crucial a la hora de lograr la reducción de emisiones y la adopción de medidas correctoras imprescindibles para hacer frente a la crisis climática y de la biodiversidad», añadió.

«El Parlamento Europeo ha votado a favor del VIII Programa de Acción en materia de Medio Ambiente (PAM) y yo he sido elegida como la principal negociadora de la institución. El objetivo es establecer como fecha límite el año 2025 para la eliminación de las subvenciones a los combustibles fósiles y 2027 para suprimir otras subvenciones perjudiciales para el medio ambiente en la UE», continuó. «De los resultados de la siguiente fase del proceso, las negociaciones a tres bandas con el Consejo Europeo y la Comisión, que se están llevando a cabo, depende el éxito y el avance de esta posición».

A juicio de esta entidad, el VIII PAM representa una oportunidad para que la UE establezca plazos vinculantes y decisivos con el fin de eliminar progresivamente las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente, poner fin a la práctica de conceder exenciones fiscales y malgastar el dinero público. «Todo ello contribuye a la destrucción de los ecosistemas marinos, ya de por sí vulnerables, y pone en desventaja a los pescadores de pequeña escala, más sostenibles y de menor impacto, así como a sus familias y comunidades», concluyó O’Sullivan.

Foto: Pinterest

«Llegados a este punto de la emergencia climática, cada tonelada de CO2 cuenta. En virtud de la nueva Ley Europea del Clima, la UE tiene la obligación de eliminar la mayor cantidad de CO2 posible para alcanzar la neutralidad climática en 2050», dijo Hubbard. «Se trata de una oportunidad para propiciar una rápida transición hacia una pesca baja en carbono y de bajo impacto al velar por que la industria pesquera pague los impuestos que le corresponden».

«La revisión de la Directiva sobre fiscalidad de la energía propone un pequeño impuesto nominal para la industria pesquera, pero esta medida no servirá para frenar la crisis climática ni para recuperar los sobreexplotados e insalubres mares  de la UE. Las exenciones fiscales para la industria pesquera deberían eliminarse por completo de la directiva revisada y todos los productos energéticos deberían gravarse en función de su contenido energético y de carbono. De este modo, se aumentaría paralelamente el presupuesto de los Estados miembros de la UE y se ayudaría a financiar una transición hacia un sector pesquero más sostenible que no conlleve un coste para el planeta», concluyó Hubbard.

Informe íntegro: https://drive.google.com/drive/folders/1-FR5kBJJAp-j8zpb6Z9O_AcE2p5BgeOq?usp=sharing

Te puede interesar: La ONU empeora el diagnóstico sobre la situación climática

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

1 comentario