Verde y Azul
muerte burros

Crece la polémica por la muerte de 10 burros antiincendios en Castellón

Lo que empezó como una idea sostenible para mantener desbrozado el sotobosque y evitar incendios ha terminado en una agria polémica y en la muerte de diez animales. Diez de los cincuenta burros introducidos en el parque natural del Desert de Les Palmes (Castellón) hace apenas dos meses han fallecido. La iniciativa, impulsada por la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana, ha generado un escándalo político que se ha saldado de momento con la dimisión del director general de Medio Natural, Benjamín Pérez.

El Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales (Gecen) denunció esta misma semana la muerte de al menos un 20% de los animales introducidos a principios del mes de agosto en este parque natural para luchar contra los incendios forestales.

El responsable del colectivo ecologista, Francisco González, exige explicaciones al departamento que dirige Mireia Mollà, y reprocha la «opacidad» y «falta de transparencia» de la Generalitat en el caso de la muerte de estos burros. Sin embargo, admitió que «este tipo de acciones de control y gestión de montes se hace mucho en Europa, como ya se hacía con bovinos en la zona del Prat-Torreblanca”.

«La idea es buena, pero después de lo que ha pasado en el Desert queremos saber si ha habido alguna negligencia, cuáles han sido las consecuencias de la no adaptación, que ha llevado a que algunos asnos tuvieran un aspecto esquelético, o qué ha ocurrido para que algunos hayan muerto. Habría que saber si alguien ha hecho algo o ha habido algún boicot», señalaba González.

Uno de los asnos del proyecto. Foto: Levante

El proyecto arrancó de manera ambiciosa el pasado agosto y ha finalizado tan solo dos meses después, a principios de octubre tras la advertencia de desnutrición y mal estado de los ejemplares en zonas como la ermita de les Santes de Cabanes. La Generalitat abrió el martes un expediente informativo para esclarecer y tener una «visión clara» de lo sucedido.

Fuentes de la Administración autonómica afirman que la experiencia ha sido «muy corta», y detallan que «el grupo de burros pastaba en una finca privada dentro del Parque Natural, con la autorización de la dirección, para limpiar arbustos y hierbas y evitar así posibles incendios».

Sobre estas muertes, expertos en trabajos ambientales consultados por el diario Levante apuntan que estos asnos domésticos se estresan con facilidad y explican que algunos de los que estaban en el Desert han podido despeñarse por desniveles e, incluso, sufrido ataques de jabalíes, circunstancias que deberá concretar el informe.

Dimisión del director general de Medio Natural

Ayer mismo, la consellera de Medio Ambiente de la Generalitat, Mireia Mollà, anunciaba la dimisión de su director general de Medio Natural, Benjamín Pérez, del que dependía la iniciativa.

En rueda de prensa, Mollà reconocía falta de diligencia y de buena gestión al no comunicar la dirección general de Medi Natural la primera muerte ante las instancias superiores. “Lo que ha sucedido no es ejemplar, pero la actuación que hemos tenido cuando lo hemos sabido, sí lo es”, declaró.

“No puedo resolver una cosa que no sé”, se justificaba Mollà, que reiteró en varias ocasiones que hasta que no vio el primer tweet con la imagen de un burro en muy malas condiciones no había sido informada de ninguna situación de peligro para los animales, ni siquiera cuando ya habían fallecido ocho de los burros.

Parque natural de Castelló donde han sucedido los hechos. Foto: Pinterest

La consellera también señaló que se ha abierto expediente al director-conservador del Parc Natural del Desert de les Palmes, donde se encontraban los animales.

Mollà admite que no ha existido «buena tutela del proyecto». «Esto era digno de ampliar el foco de intervención y elevar correctamente e implicar a veterinarios y autoridades», señaló la máxima responsable de la conselleria.

El PP quiere denunciarlo a la Fiscalía

Lo sucedido ha generado un gran revuelo político. Todos los partidos de la oposición han arremetido contra el gobierno de la Generalitat Valenciana. El PP ha pedido la dimisión de Mireia Mollà y ha anunciado que llevará el caso ante la Fiscalía por si pudieran apreciarse indicios de delito en la actuació de la Administración.

También ha formulado una serie de preguntas parlamentarias para aclarar las circunstancias exactas en las que se han producido estas muertes. El PP considera que la Generalitat ha escatimado tanto dinero en esta acción que ha favorecido este desenlacec.

Por su parte, Ciudadanos ha pedido la comparecencia de la consellera para que aporte más detalles sobre lo ocurrido.

Foto principal: Imagen de un burro. Foto: José Luis Ávila

Te puede interesar: Vacas-bombero: así ayuda el ganado a prevenir incendios forestales

2 comentarios