Verde y Azul

Aconsejan casas tipo palafito en la costa ante el cambio climático

Expertos aconsejan adoptar en la zonas inundables de España el modelo que se implantó en Nueva Orleans tras el huracán Katrina, construyendo chalets y viviendas unifamiliares sobre pilares. El objetivo es huir de los temporales costeros, cada vez más violentos, y las inundaciones.

Viviendas palafíticas para prevenir las inundaciones ante el cambio climático. El presidente de la Asociación Española de Geógrafos, el catedrático de Geografía de la Universidad de Alicante y climatólogo Jorge Olcina, ha planteado en que la construcción de viviendas en las zonas inundables de España más expuestas al aumento del nivel del mar y, sobre todo, al impacto de la gota fría, debe ajustarse a un modelo urbanístico similar al que se adoptó en Nueva Orleans (EE UU) tras el paso del devastador huracán Katrina en 2005.

Se trata de casas unifamiliares o chalets levantados sobre pilares, con lo cual todas las habitaciones, incluidas cocinas, salones y baños, quedarían elevadas. Solo se permitiría, en algunos casos, que los bajos acogieran las plazas de garaje. Las aseveraciones de Jorge Olcina se producían en el marco de una jornada organizada por el Colegio Territorial de Arquitectos de Alicante para analizar posibles medidas para reforzar la resistencia de los edificios frente a las inundaciones.

«Cuando hablamos de viviendas palafíticas en las zonas inundables de la provincia, nos referimos a chalets y casas unifamiliares levantadas sobre pilares, y dejando todos los bajos libres. En estas zonas también es conveniente contar con parques inundables y depósitos para recoger el agua de la lluvia», explica Olcina.

Casas elevadas respecto de la superficie para prevenir inundaciones. Fuente: ls-architects.com

“Ir retirándose de la costa”

El climatólogo reitera que todas las señales y estudios sobre el cambio climático apuntan a que en los próximos años va a aumentar la intensidad de los temporales marítimos y la virulencia de los episodios DANA. En este sentido, el geógrafo apuesta también por ir retirando, «de forma consensuada», edificaciones de la primera línea de la costa muy sensibles al embate de las olas cuando se produce un temporal.

Los palafitos son viviendas cuyos pilares o estacas son colocados sobre cuerpos de aguas tranquilas como lagos, lagunas y caños (cursos irregulares y lentos por los que desaguan los ríos y lagunas de las regiones bajas), aunque también son construidas en tierra firme y a orilla del mar. El planteamiento en España sería similar, pero sobre tierra firme.

En este sentido, un informe del Laboratorio de Climatología alerta de que la primera línea de la costa mediterránea va a ser la zona que sufra las mayores consecuencias del cambio climático en la franja litoral, pero no ya por el aumento del nivel del mar que se producirá, sino por un incremento sustancial de la frecuencia y violencia de los temporales que barrerán las playas en los próximos 30 años.

Fuertes oleajes y subidas repentinas de la marea que dañan playas y afectan a las construcciones en primera línea. El director del Laboratorio de Climatología de la UA y presidente de los geógrafos españoles, Jorge Olcina, reclama, en este sentido, al Gobierno una revisión urgente de la Ley de Costas «que se modificó en 2013 si tener en cuenta el cambio climático. Es necesario reducir algunas concesiones que se prorrogaron 70 años más y pueden quedar indefensas ante las batidas del mar», destacó Olcina.

Esta es una petición que suscriben también geógrafos de la Universidad de Murcia (UMU), como el doctor Alfredo Pérez Morales: «En lo que se refiere a temporales marítimos de levante, no tengo información de tendencias de los últimos años. Sin embargo, si consideramos que los principales episodios de lluvia de fuerte intensidad horaria son los ocasionados por temporales de levante, sí ha aumentado su intensidad», afirma.

Tormentas más intensas en los próximos años

El geógrafo murciano señala que en un trabajo recientemente publicado en la revista ‘Papeles de Geografía de la Universidad de Murcia’, el profesor de la UMU Pedro Pérez Cutillas estudia los posibles efectos del cambio climático de origen antrópico en el ámbito del clima semiárido de la Península Ibérica. En el estudio baraja varios efectos, como la acentuación de los episodios de lluvias de fuerte intensidad horaria superiores a los 50 litros/m2 en 24 horas y, consecuentemente, de los procesos de inundación para los mismos año.

La primera línea de costa está cada vez más expuesta a los temporales. Foto: Efe

Olcina subraya, por otro lado, que las viviendas deben adaptarse a otra serie de circunstancias relacionadas con el cambio climático. Ante el aumento de las temperaturas es necesario incorporar a las viviendas sistemas eficientes de refrigeración y sistemas de ventilación natural, generando corrientes de aire internas en edificios y viviendas.

Los expertos, por otro lado, advierten de que, al igual que las tormentas van a ser mucho más intensas, también lo serán las sequías, «de ahí que es urgente incorporar sistemas de ahorro de agua en la grifería, y la instalación de depósitos en edificios y urbanizaciones (aljibes)».

Francisco José Benito

3 comentarios

  • Si los pilotes son de madera como los de las fotos, cuando se pudran ya que aqui no se pueden usar los mismos tratamientos preventivos de la madera que en USA, volverán a ser viviendas tradicionales asentadas a nivel del terreno natural.

    • Estimado..voy a respetar su ignorancia..Los pilotes que se ven en las foto, corresponden a viviendas del sur de Chile,que por «cientos » de año se han mentenido, gracias a la nobleza y caracteristica de la maderas que se emplea.Por ejemplo las casas revestidas con Alerce, madera endemica de este pais, duran mas de 100 años…que tal..?

    • Es mas , la foto muestra casas «modernizadas», ya que las originales, como decía cubren completamente la vivienda , llámese forro externo y el techo , no de zinc ni otro material, sino tejuelas de Alerce, sobrexplotada por años que tuvo que ser protegida y prohibida estrictamente su explotacion.